Energía

Crash energético: La inversión cae en 400.000 millones, la mayor caída de la historia

  • La Agencia Internacional de la Energía certifica un retroceso del 20% por el coronavirus

La Agencia Internacional de la Energía ha dado a conocer hoy su informe sobre inversión en energía. Según indica el documento, el coronavirus ha supuesto un retroceso de 400.000 millones de dólares en inversión (un 20%), lo que supone la mayor caída registrada en la historia para este año 2020. A principios de año, el seguimiento que realiza la Agencia de los anuncios de las empresas y de las políticas relacionadas con la inversión sugería que los gastos de capital en energía en todo el mundo podrían aumentar en un 2% en 2020 pero el coronavirus y la caída del petróleo han cambiado completamente el escenario.

Según el informe, las energías renovables necesitarán más que duplicar su ritmo inversor en los próximos años para poder alcanzar los objetivos de cambio climático.

Al mismo tiempo, las decisiones de inversión en carbón han caído desde el año 2015 pero, sorprendentemente, se mantiene su crecimiento. A lo largo del primer trimestre se han aprobado nuevas plantas principalmente en países asiáticos como China.

Para la Agencia internacional de la Energía, la actual situación económica supondrá un fuerte incremento en los niveles de deuda, lo que supondrá un riesgo para las inversiones en energías limpias en los países menos desarrollados. En estos países, las empresas estatales representan prácticamente la mitad del volumen inversor.

Las revisiones de los gastos previstos han sido particularmente brutales en el sector del petróleo y el gas, en el que estimamos una caída interanual de las inversiones en 2020 de alrededor de un tercio. Esto ya ha provocado un aumento de los préstamos, así como la probabilidad de que la restricción del gasto continúe hasta bien entrado 2021.

El sector eléctrico ha estado menos expuesto a la volatilidad de los precios, y los recortes anunciados por las empresas son mucho más bajos, pero la Agencia estima una caída del 10%. Además, las fuertes reducciones en la venta de automóviles y en la construcción y la actividad industrial van a detener el progreso en la mejora de la eficiencia energética.

En general, China sigue siendo el mayor mercado para la inversión y un importante marcador de las tendencias mundiales; la disminución estimada del 12% en el gasto energético en 2020 se ve atenuada por la reanudación relativamente temprana de la actividad industrial tras las fuertes medidas de bloqueo adoptadas en el primer trimestre. En los Estados Unidos se observa una mayor caída de las inversiones, de más del 25%, debido a su mayor exposición al petróleo y el gas (alrededor de la mitad de todas las inversiones energéticas de los Estados Unidos se realizan en el suministro de combustibles fósiles). La disminución estimada de Europa es de alrededor del 17%, y las inversiones en redes eléctricas, energía eólica y eficiencia se mantienen mejor que la energía solar fotovoltaica distribuida y el petróleo y el gas, que registran fuertes caídas. Los países en desarrollo, especialmente los que cuentan con importantes industrias de hidrocarburos, son los que sufren los efectos más dramáticos de la crisis, ya que la disminución de los ingresos pasa más directamente a la reducción de los fondos para la inversión.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin