Energía

La primera planta piloto de baterías de España estará lista en mayo

Aunque en las últimas semanas se había barajado la posibilidad que España sería el país elegido para albergar la cuarta fábrica de baterías china de Europa para el sector del automóvil -ganando así la partida a Alemania, Hungría, Polonia y Rumanía, que también compiten por hacerse un hueco en este nicho de mercado-, lo cierto es que, según señaló la ministra de Industria en funciones, Reyes Maroto, durante la visita que una delegación de empresas chinas realizó por diferentes regiones de nuestro país a mediados de noviembre, "de momento no es seguro, aunque esperamos que sea más pronto que tarde". Suscríbete gratis a elEconomista Energía

Sin embargo, la construcción de la primera fábrica de baterías en España podría estar más cerca que nunca y vendría de la mano de una empresa española, según ha confirmado a elEconomista Energía Joaquín Chacón, consejero delegado y fundador de Albufera Energy Storage, compañía con sede en Madrid, centrada en el desarrollo de baterías de aluminio, tanto en movilidad eléctrica como en el sector de las renovables.

"Si los planes siguen su curso -ha señalado Chacón a nuestra publicación en mayo del año que viene anunciaremos la primera línea de producción a pequeña escala de baterías aluminio-ion en España para aplicaciones estacionarias (autoconsumo, generación distribuida, ayuda a la red para la integración de las renovables) como base de la construcción de la primera fábrica que esperamos tener lista en 2021". Actualmente, la empresa está negociando con varias comunidades autónomas la localización de la planta, que muy probablemente se levantará cerca de la capital. "Hablamos de una fábrica pequeña, para atender mercados regionales, con capacidad de producción en el entorno de los 2 a 4 GWh al año", indica Chacón.

La compañía cuenta con una segunda línea de trabajo, la batería de aluminio-aire, que se postula como una de las candidatas para el vehículo eléctrico, y que está desarrollando con otras entidades europeas con la previsión de que salga al mercado en 2025. Una tercera línea de trabajo es la batería aluminio-azufre en estado sólido -considerada la batería del futuro-, con contactos bastante avanzados con Reino Unido, Islandia y Canadá para la construcción de fábricas en el largo plazo.

Gran potencial de desarrollo

España reúne muchas condiciones para tener fábricas de baterías. En primer lugar, señala el CEO de Albufera, "porque la industria española, tanto de automoción como de renovables, es muy potente". Además, añade Chacón, "se da la circunstancia de que los países asiáticos están viendo que el tema asociado a las emisiones y la logística de traer baterías de litio desde Asia hasta Europa es muy costoso y están empezando a pensar en poner ellos mismos sus propias fábricas en Europa". Hasta la fecha, España no ha realizado ninguna inversión al respecto, a diferencia de otros países, como Alemania, que ya han invertido alrededor de 1.000 millones de euros.

Compañías como Samsung y LG han planteado proyectos en Europa del Este "y a España la tienen en el punto de mira porque, potencialmente, es un país muy interesante para ellos a la hora de atender el mercado europeo y por los vínculos de España tanto con Latinoamérica como con el Norte de África", explica el fundador de Albufera.

La Comisión Europea ha definido las baterías como uno de los ejes fundamentales de desarrollo del Continente en el futuro y ha diseñado una estrategia común para el almacenamiento para hacer un uso eficaz de la investigación y la innovación y establecer un marco legislativo de apoyo. En junio pasado lanzó la iniciativa Batteries Europe en un intento de impulsar la innovación e investigación en el campo de las baterías con el propósito de evitar que Europa se quede atrás. Esta iniciativa, junto con la Alianza Europea de Baterías (EBA), creada en 2017, plantea la creación de una cadena de valor sostenible en Europa con capacidad para competir por un mercado que se calcula en 250.000 millones de euros anuales en 2025.

En esta línea, la Comisión ha abierto dos líneas de trabajo con los diferentes interlocutores. Para llevarlas a cabo, "Bruselas ha pedido crear una plataforma tecnológica única en el sector en cada país", explica Chacón.

En España, se han puesto en marcha un par de iniciativas en los dos últimos años: la creación de la Asociación Empresarial de Pilas, Baterías y Almacenamiento Energético (Aepibal) y la recién creada Plataforma Tecnológica BatteryPlat con el objetivo de colocar a España a la vanguardia europea y mundial del almacenamiento de energía. Estas plataformas tecnológicas nacionales, explica el CEO de Albufera, "se reunirán en una gran plataforma tecnológica europea, que tendrá representación de todos los países, y será el interlocutor válido de la Comisión para tomar decisiones en materia legislativa, de normativa y de financiación".

Hace un par de meses, se presentó en Bruselas el borrador de un estudio sobre el sector del almacenamiento que se está realizando en los 28 Estados miembros y que incorporará las demandas de las organizaciones del sector. En el caso de España, explica Chacón, "dicho estudio se inició a petición del Gobierno con la intención de reunir, en un documento, el potencial científico e industrial que tiene España en el sector, con datos concretos, y desarrollar una agenda de trabajo para los próximos años, con líneas claras en coordinación con el Ministerio de Transición Ecológica e Industria para ver las necesidades del sector y saber hasta dónde queremos llegar y cómo hacerlo". El informe final, que estará listo en el plazo de uno a dos años, "ofrecerá una radiografía del sector de las baterías y del almacenamiento de energía en Europa, que permitirá tomar decisiones más concretas de dónde hay que trabajar más", concluye el fundador de Albufera.

En Estados Unidos las cosas se han frenado últimamente debido a la posición de su presidente. Donald Trump no cree en el tema del cambio climático "y como todo lo que tiene que ver con baterías está relacionado con el clima -vehículo eléctrico y mayor integración de renovables en la red eléctrica tradicional-, se está quedando un poco descolgado", argumenta Chacón. Es cierto que permanecen algunos grupos interesantes de inversión, sobre todo en California, pero con poca actividad a nivel mundial a día de hoy.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0