Energía

Consenso político a favor de la cogeneración

Desde que en julio de 2013 el Gobierno de Rajoy diera luz verde a la reforma energética para atajar el déficit de tarifa, el sector de la cogeneración no ha vuelto a ser el mismo. Fruto del paquete de medidas adoptado, este sector, que suma el 25 por ciento del consumo nacional de gas y el 12 por ciento de la generación eléctrica, vivió el cierre y cese de operación de dos de los seis gigavatios de cogeneración instalados.

Seis años después, el sector espera que el nuevo Ejecutivo que salga tras las elecciones del 10-N apueste, entre otras medidas, por la cogeneración para la transición por su "condición de tecnología de generación a gas más eficiente en línea con el resto de países más industrializados". En este sentido, reclama medidas regulatorias que aseguren la "continuidad operativa de las plantas en funcionamiento entre 2020 y 2025 mientras se desarrolla un nuevo marco regulatorio con nueva asignación de régimen retributivo en el que las plantas puedan ejercer su actividad y planificar sus inversiones", y que en la revisión del Plan Nacional Integrado de Energía Clima (PNIEC) "se dé marcha atrás al cierre de más de 1 GW de cogeneraciones a gas".

Aunque son numerosas las manifestaciones que los distintos partidos políticos han hecho sobre la cogeneración, lo cierto es que hasta la fecha el sector solo ha recibido una serie de "señales dispersas" que no se han visto reflejadas en un desarrollo legislativo específico, tal y como señaló Blanca Perea, responsable de Energía de FTI Consulting, durante el Congreso Anual de Cogeneración, celebrado a finales de octubre en Madrid.

En este sentido, Perea pidió una "visión a medio plazo"para que los agentes puedan trabajar en dotar de flexibilidad y dar más eficiencia energética, lo que requerirá "importantes esfuerzos económicos" para la sustitución de equipos por otros más eficientes y en su integración con las renovables. "El sector tiene este compromiso encima la mesa -afirmó- pero hay que generar un espacio abierto entre todos".

Las tres asociaciones organizadoras del evento -Cogen Europe, Acogen y Cogen España-, montaron una mesa de debate a la que invitaron a los representantes de energía de siete formaciones políticas -solo acudieron cuatro de ellas- para conocer de primera mano sus planteamientos sobre el sector de la cogeneración durante la transición energética. Moderada por Rubén Esteller, director Adjunto de elEconomista y director de elEconomista Energía, los representantes de PP, Ciudadanos, PNV y Vox consideran a la cogeneración una "palanca de competitividad y descarbonización de la economía española" y fueron unánimes en la necesidad de poner en marcha una "regulación estable, predecible y segura" que permita al sector jugar un papel relevante en esta transición.

No hay que descartar ninguna tecnología

El portavoz de Energía del Grupo Parlamentario Popular, Alberto Herrero, señaló que la cogeneración tiene "un peso mayúsculo" y es uno de los sectores más importantes para "multiplicar, sumar y hacer de la eficiencia energética una realidad". Afirmó que "no apostar por la cogeneración es no apostar por el futuro" y aseguró que, en los planes del PP, no entra descartar ninguna tecnología: "todas son posibles, todas tienen su momento, todas son capaces de aportar al mix energético español". El representante del PP calificó al gas como el "combustible por excelencia de la cogeneración y una fuente de futuro que hay que seguir desarrollando" y por eso, añadió, "hay que impedir que el gas sea una de las tecnologías que quede retrasada".

El portavoz adjunto de la Comisión de Medio Ambiente de Ciudadanos, Miguel Díaz, afirmó que la cogeneración ha de ser "una de las patas fundamentales" en el desarrollo energético de España que, como sucede con otros sectores, "necesita mejorar". En este sentido, señaló que los reguladores deben "garantizar esa estabilidad jurídica" que permita a toda esta industria "renovar el parque de cogeneración, invertir fuerte en nuevas tecnologías que permitan hacer la transición hacia la descarbonización completa del sector y utilizar un gas verde para conseguir que se considere a la cogeneración una fuente renovable" y todo ello, añadió, "bajo el prisma de un modelo energético fruto de grandes acuerdos y del consenso general que garantice el cumplimiento de los objetivos a 2050".

Partiendo de la base de que todas las fuentes de energía deberán ser renovables en los próximos años, una de las propuestas que el representante de Ciudadanos puso sobre la mesa es que todos los edificios de la administración pública -alrededor de 3.000- se abastezcan de fuentes cien por cien renovables y de cogeneración de alta eficiencia.

Idoia Sagastizábal, portavoz de Energía del PNV, señaló que uno de los pilares de su programa electoral es "impulsar la eficiencia energética" y, para conseguirlo, "hay que afrontar la reducción del consumo desde la educación". Afirmó que la cogeneración es "imprescindible para el desarrollo energético sostenible" y consideró necesaria la puesta en marcha de una "estrategia a corto y medio plazo con un plan de acción para esta tecnología".

Asimismo, abogó por incorporar nuevas instalaciones de cogeneración de alta eficiencia "porque eso reducirá los costes energéticos de la industria y permitirá ganar en competitividad". Hasta la fecha, según la representante del PNV, Euskadi ha alcanzado una potencia instalada de 493 MW de cogeneración en 88 plantas, "aunque nuestro objetivo es llegar a los 558 MW en 2030". Para ello, señaló, "contamos con ayudas a la inversión y al ahorro energético como las destinadas a mejoras de equipamientos en instalaciones de cogeneración".

Sagastizábal cree que el PNIEC "da por amortizada la cogeneración" y, por tanto, habría que proponer "nuevas medidas en ese sentido". Apostó por la puesta en marcha de un Plan Renove y por fomentar la cogeneración con renovables. El Plan de Energía y Clima, en su opinión, no tiene en cuenta el mapa de calor y por eso propuso que se mantenga el porcentaje de calor aportado por la cogeneración a la industria y que evolucione en función de sus necesidades de competitividad.

El debate finalizó con la intervención de la portavoz de la Comisión de Industria y miembro de la Comisión de la Transición Ecológica de Vox, Patricia Rueda, que señaló que la sociedad española "desconoce los beneficios de la cogeneración para que pueda poner en valor lo que esta tecnología hace por la industria" y habló de la necesidad de tomar medidas y de contar con un Plan Nacional de Energía.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.