Seguros

Santalucía y Mapfre desisten de fusionar sus negocios funerarios

Santalucía y Mapfre han decidido romper su acuerdo de fusión de sus negocios funerarios por las condiciones impuestas por Competencia a la operación.

Las condiciones impuestas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a la fusión de los negocios funerarios de Mapfre y Santalucía ha hecho que ambas entidades desistan de la operación.

La decisión de Mapfre y Santalucía

Aunque Competencia aprobaba la unión, las condiciones impuestas en la resolución publicada e pasado mes de septiembre han sido las detonantes de la decisión; tal y como expresa Mapfre en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores el pasado viernes 29 de octubre:

Con fecha 5 de junio de 2019 Santalucía y Mapfre formalizaron un acuerdo para el desarrollo conjunto de sus respectivos negocios funerarios en España, en los términos que se describían en la comunicación enviada a la CNMV en dicha fecha.

La ejecución del acuerdo estaba condicionada a la aprobación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Con fecha 8 de septiembre de 2021, se notificó a Santalucía la resolución de dicha autoridad en la que, si bien se aprobaba la operación, se subordinaba la misma al cumplimiento de diversas condiciones.

Tras el análisis y valoración de la resolución dictada por la CNMC, en especial de sus condiciones, Santalucía y Mapfre han decidido desistir de la operación descrita. La resolución del acuerdo no conlleva consecuencia económica alguna para las partes, y supone que ambos grupos continuarán, como hasta la fecha, gestionando sus negocios funerarios en solitario.

Ambos grupos aseguradores continuarán prestando sus servicios funerarios de forma independiente, tal y como señalan al regulador del mercado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.