Empresas y finanzas

Thomas Cook se hunde un 60% tras anunciar un rescate de 850 millones

  • El fondo chino Fosun negocia recapitalizar la firma y tomar una posición de control
  • La operación implica una fuerte dilusción para el resto de los inversores
  • Deja en el aire el plan de venta de activos tras no recibir las ofertas esperadas
Logo de la compañía en una tienda

Thomas Cook ha dado un giro de 180 grados a su plan de supervivencia tras no encontrar en el mercado el interés esperado en su aerolínea y otros negocios, que puso en venta para lograr liquidez. El touroperador anunció a principios de junio conversaciones con el fondo chino Fosun Tourism para cerrar la venta de alguno de sus activos, negociaciones que finalmente han desembocado en un rescate en toda regla. Fosun, que es el principal accionista de Thomas Cook con el 17% del capital, tomará el control tras una ampliación de capital. El grupo chino ultima una macroinyección de 850 millones de euros (750 millones de libras) en el touroperador británico para asegurar su supervivencia en un momento complicado.

La operación, que supone un balón de oxígeno para la compañía, no ha sentado nada bien en el mercado, que la ha recibido con una caída del 59,47% al cierre de la sesión hasta situarse por debajo de los seis peniques. Un desplome en unas pocas horas que se suma a las caídas acumuladas en el último año. Así, desde enero de 2018 la firma ha perdido más del 95% de valor en bolsa. Los inversores huyen del capital del touroperador porque, entre otras cosas, la inyección de Fosun se traducirá en una dilución significativa de los demás accionistas.

"Los actuales accionista se verán significativamente diluidos como parte de la recapitalización"

"Los actuales accionista se verán significativamente diluidos como parte de la recapitalización", informa la compañía en un comunicado. Y es que, tal y como explica, tras la recapitalización el chino Fosun pasará a tener una participación de control en el negocio de Viajes del grupo y una minoritaria en la aerolínea. "La propuesta requerirá una reorganización de la propiedad de los operadores", señala el touroperador que, en el contexto de la operación, ha pactado con los principales bancos acreedores la conversión en patrimonio "una cantidad significativa" de la deuda bancaria y de los bonos. "Los principales bancos acreedores apoyan la recapitalización y están negociando con el grupo los términos, que no afectará a los acreedores comerciales", informa el grupo británico.

Fosun tendrá una participación de control en Viajes del grupo y una minoritaria en la aerolínea

Pese a la dilución prevista, Thomas Cook ha dejado una puerta abierta a que los demás accionistas participen en el rescate acatando las decisiones de Fosun y los acuerdos con las entidades financieras. "Los accionistas pueden tener la oportunidad de participar en la recapitalización a través de la inversión junto con Fosun y la conversión de los acreedores financieros en los términos que se acuerden", apunta en este sentido en un comunicado a la bolsa de Londres.

Cambio de planes

El rescate de Fosun deja en pausa el plan de reestructuración de la compañía, que lleva meses tratando de vender parte de sus activos para lograr liquidez y hacer frente a sus compromisos y operativa de la próxima temporada. En este punto, y ante los problemas para encontrar un comprador, el consejo del touroperador ha explicado que ha decidido cambiar de estrategia y buscar una "recapitalización completa de negocio para poder realizar nuevas inversiones". "Desde que comenzó la revisión, el entorno operativo en el mercado de viajes europeo se ha vuelto cada vez más desafiante. Esto ha impactado en la posición financiera del grupo" y e su capacidad de crear valor con la aerolínea y Viajes de forma satisfactoria, explican.

La compañía lleva en problemas unos años y últimamente ha visto su negocio se ha visto lastrado por la incertidumbre del Brexit, la olas de calor y la relentización de la economía. "Los clientes del Reino Unido están retrasando la contratación de sus vacaciones de verano debido al estancamiento político. La ola de calor del año pasado también redujo la demanda de los clientes por el sol de invierno y el entorno comercial débil también afectó" según el presidente ejecutivo Peter Fankhauser, en mayo cuando anunció unas pérdidas de 1.500 millones de libras.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0