Empresas y finanzas

Brufau (Repsol) critica la apuesta climática de Pedro Sánchez

  • "Vayamos con cuidado, no somos tan relevantes", sentenció
  • La Junta le reelige por última vez como presidente de Repsol
  • Los socios aprueban el pago de 0,95 euros por título, un 5,56% más
El presidente de Repsol, Antonio Brufau. | Efe.

Antonio Brufau, presidente de Repsol, ha criticado esta mañana el liderazgo climático que está asumiendo el Gobierno de Pedro Sánchez, durante la celebración de la Junta General de accionistas de la empresa, en la que se ha aprobado su última reelección para un mandato de cuatro años y el pago de un dividendo con cargo a 2018 de 0,95 euros brutos por título, un 5,56% más

Brufau centró casi toda su intervención en exponer su recelo sobre la política climática del Gobierno. Señaló que los objetivos de reducción de CO2 de España son más ambiciosos de los que le otorga la UE; si Bruselas nos asigna una reducción de las emisiones del 14% en 2030, el país, de un modo "loable" ha decidido multiplicar ese objetivo en 2,4 veces, reduciendo sus emisiones una de cada tres toneladas actuales. "¿Cuáles van a ser los costes?", se preguntó.

Luego desgranó cuatro preguntas para deberían hacerse: ¿Somos conscientes de cuál es el teatro de operaciones?, en alusión de que la UE sólo emite el 10% del CO2 global. ¿España puede reducir un tercio de sus emisiones de CO2 en 13 años? ¿Se reducen las emisiones o simplemente se trasladan a otras países?, en alusión a la deslocalización de las empresas. ¿Qué impacto va a tener en la industria española? El presidente aseveró: "vayamos con cuidado; no somos tan relevantes".

Después expuso los ejes de la apuesta de Repsol con vistas a la transición energética: seguir una senda coste-eficiente; no "despreciar" la tecnología, en alusión a que España está apostando sólo por algunas tecnologías "no del todo desarrolladas", rechazando otras; aplicar los principios de la libre competencia, reduciendo la "excesiva" regulación, que disminuye la competencia; y poner el énfasis en el ciudadano.

E indicó que Repsol "totalmente comprometida con los objetivos de la Cumbre de París", tiene ya unos objetivos climáticos ambiciosos, como reducir sus emisiones un 40% en 2040 y que para ello ya emplea herramientas como asignar un precio a la tonelada de CO2, que en la actualidad asciende a 25 euros y que para 2025 es de 40 euros, manteniendo sus niveles de rentabilidad.

Sólida evolución

El consejero delegado, Josu Jon Imaz, se centró en la evolución de la compañía, que consideró "sólida", destacando la actualización de su Plan Estratégico 2018-2020, como la retribución al accionista, que crecerá un 8% anual hasta alcanzar el euro por acción al final del período.

Recordó los objetivos marcados para 2025, como alcanzar más del 15% del mercado mayorista de gas en España, más del 5% en el mercado minorista de gas y electricidad -ya tiene 870.000 clientes-, y disponer de 4,5 GW de generación eléctrica baja en emisiones, de gas y renovables. Insistió en que estos planes se autofinancian en un escenario, denominado ácido, con el crudo a 50 dólares por barril, sin afectar a su posición financiera.

También se refirió a los resultados del último ejercicio, en el que el resultado neto creció un 10%, alcanzando los 2.341 millones de euros, gracias al buen desempeño de todos los segmentos de negocios. E hizo hincapié en la reducción experimentada de la deuda, del 45% durante el ejercicio, para dejarla en unos 3.400 millones, obteniendo mejoras en la calificación crediticia.

Imaz también tuvo palabras sobre el comportamiento ambiental en relación a las emisiones, al apoyo a la economía circular -"tenemos más de 160 iniciativas en marcha"- y a su participación, junto con otras 13 empresas petroleras, la iniciativa OGCI, con un fondo para invertir 1.300 millones de dólares hasta 2026 en eficiencia energética, emisiones de metano y en tecnologías de captura y almacenamiento de carbono.

Cambios en el Consejo

Antonio Brufau fue reelegido para su último mandato de cuatro años al frente de la compañía, de acuerdo con lo que anunció el pasad mes de marzo; cuando abandone la Presidencia, en 2023, acumulará 19 años en el cargo. También renovaron el consejero delegado, Josu Jon Imaz y los consejeros José Manuel Loureda, John Robinson West y Henri Philippe Reichstul.

La Junta también aprobó la reducción del Consejo de Administración, que se reduce a 15 miembros. A él se han incorporado dos consejeras externas independientes, Aránzazu Estefanía Larrañaga y María Teresa García-Milà Loveras, con lo que ya hay cinco mujeres en el órgano de Gobierno de la empresa. Y lo han abandonado Luis Carlos Croissier y Ángel Durández.

Los socios también aprobaron el pago de un dividendo de 0,525 euros brutos por título, con la opción de cobrar en efectivo o en nuevas acciones. Esta cantidad se añade a los 0,425 euros por título ya abonados. En total, la petrolera ha distribuido 0,95 euros por título, un 5,56% más que en 2017.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

A Favor
En Contra

Qué mayor se le ve.

Puntuación 4
#1
Carlos
A Favor
En Contra

Brufao cómo te has envejecido...igual que a Pedrito Sanchez que le ha caído los años encima.En algo coincidís.

Puntuación 3
#2