Empresas y finanzas

Cabify se alía con el taxi para entrar en Santander y da la espalda a las VTC

  • La plataforma será intermediaria para contratar el servicio pero sin precio cerrado
  • Un centenar de taxis de la capital niegan tener alguna relación con la firma

Si no puedes con el enemigo únete a él. Cabify ha dado el primer paso para integrar al taxi en su aplicación aunque eso le haya hecho renunciar a su histórico aliado: las VTC.

La plataforma ha anunciado que empezará a dar servicio a los taxistas en la ciudad de Santander a partir de hoy (25 de abril) por lo que los cántabros serán los primeros españoles en poder pedir un taxi a través de la famosa aplicación contra la que han luchado el gremio, con mayor o menor éxito, en Barcelona, Valencia, Madrid o Andalucía. El taxi de Santander por su parte ha asegurado que reniega de la aplicación y que "no hay pacto, se han equivocado de ciudad". 

Esta alianza no solo permite a Cabify entrar en un nuevo nicho de mercado sino que le abre la puerta de Santander convirtiéndose en la novena ciudad española en la que opera. Ya está presente en Valencia, Alicante, Málaga, Sevilla, A Coruña, Murcia, Madrid y Barcelona. A la Ciudad Condal volvió hace poco reconvertida en empresa de transporte tras adquirir la propiedad de las licencias de VTC y las flotas de coches y así poder salarse el periodo de precontratación de 15 minutos. La plataforma también está pensando en cambiar su modelo de negocio en Valencia, donde el periodo de precontratación y las limitaciones a la operativa de las VTC entrarán en vigor después de las elecciones, si es que se mantiene el decreto.

"Con este proyecto nuestro objetivo es reforzar el taxi como una alternativa más al uso del vehículo privado en las ciudades y aprovechar el reconocimiento de la marca Cabify en España para integrar este servicio y dinamizar todavía más su uso. Colaborar con el sector del taxi es lo natural para nosotros", aseguró Mariano Silveyra, presidente de Cabify en Europa. En este sentido, el directivo quiso animar al resto del gremio español a sumarse a la plataforma. Todo un reto debido a la guerra abierta por el gremio al considerarles su principal competencia.

Cabify operará en exclusiva con los taxis que trabajan en Cantabria (según Fomento hay una flota de 515 vehículos) por lo que no servirá para solicitar el servicio de las más de 190 VTC que tienen licencia en la comunidad autónoma. Así, a diferencia de lo que sucede en el resto de las provincias en las que están presente, no será competencia del gremio. La firma no ha querido informar de cuántos taxis se han incorporado ya a la plataforma mientras muchos de ellos han empezado a asegurar que no han llegado a ningún acuerdo con Cabify. En concreto, unos 220 taxistas que operan en la capital niegan alguna relación con la tecnológica fundada por Juan de Antonio.

El servicio que ofrecerá la plataforma en Santander será similar al de las VTC aunque no podrá dar el precio cerrado. "Cabify también ofrecerá al usuarios una estimación del coste total de trayecto, aunque el precio final será fijado por el taxímetro", explica la compañía. Así, se podrá contratar el taxi, saber por dónde va y cuánto tarda en llegar y pagar a través de la aplicación por vía electrónica y luego enviará una factura al mail con el recorrido realizado.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.