Empresas y finanzas

Azca y las cuatro torres se disputan los grandes alquileres empresariales de Madrid

  • Son las únicas que tienen espacios de más de 3.000 m2 de oficinas
  • Los espacios de 'coworking' atraen a los mayores inquilinos
El complejo Azca. Foto: Archivo.

El mercado de oficinas se encuentra en plena ebullición, cerrando 2018 con una contratación de algo más de 600.000 metros cuadrados, que a pesar de suponer un descenso del 10% respecto a los datos de 2017, es una buena cifra para el sector. "A partir de los 500.000 metros cuadrados consideramos que nos encontramos en un mercado sano", explica Ana Zavala, directora Nacional de Agencia Oficinas de Savills Aguirre Newman.

La experta apunta además que en el último trimestre de 2017 se cerraron cinco grandes operaciones extraordinarias de entre 20.000 y 30.000 metros cuadrados, la mayor parte con la Administración como protagonista, que empujaron al alza la cifra total.

Zavala asegura que la buena salud del sector de oficinas, que es "un buen termómetro de la economía", se mantendrá este año. "El año 2019 está siguiendo la senda de los dos ejercicios anteriores, y si no hay ningún factor que lo desestabilice, seguramente nos situaremos, al menos, en el mismo nivel que en 2018. Va a ser un buen año", apunta.

El único problema con el que se pueden topar las empresas que quieran implantar sus sedes en Madrid o necesiten ampliar oficinas es la falta de espacio. En la capital, a cierre de enero, la tasa de disponibilidad se situaba en el 9,82%. "Este ratio es mucho menor en la zona prime y el CBD (Central Business District) donde nos encontramos con tasas del 2,89% y del 7,78%, respectivamente", explica la directiva.

"Aunque la demanda media es de unos 1.000 metros cuadrados, la complicación llega para las operaciones de más de 2.500 metros cuadrados en prime y CBD, ya que no hay tantos edificios con esta disponibilidad", apunta Zavala, que señala que cualquier empresa que necesite este volumen tendrá que pasar por la zona de Azca o las Cuatro Torres. "Va a ser el año de estas dos áreas, donde hay una disponibilidad de unos 50.000 m2 y 30.000 m2, respectivamente", concreta.

En este sentido, la experta apunta que cuando salga adelante el proyecto de Madrid Nuevo Norte, que supondrá la ampliación del Paseo de la Castellana en cinco kilómetros, Azca va a situarse como la zona central de oficinas en la ciudad. Los edificios de esta área han sido sometidos además a una completa renovación con Castellana 77, Castellana 81 de Gmp y Torre Europa, de Infinorsa, a la cabeza.

"La demanda que quiere estar dentro de Madrid es mucho más profesional de lo que lo era hace años y es mucho más exigente", apunta la experta, que señala que cada vez tienen más peso los certificados de sostenibilidad, ya que "las empresas saben que esto les genera ahorros en el consumo y por eso están dispuestas a pagar rentas superiores". Además, el bienestar de los empleados se ha convertido también en un factor clave. "Antes, el encargado de buscar las oficinas era el director financiero y hoy es el de recursos humanos", destaca Zavala, que apunta que las oficinas se han convertido en un factor importante para retener el talento en la empresa.

Los grandes patrimonialistas han sabido responder ante las nuevas demandas de los inquilinos y en los últimos años han apostado por la renovación de sus edificios, así como por la promoción mediante rehabilitaciones integrales.

Regresa el prealquiler

"La renovación del parque está generando una subida de rentas, si bien, no se está llegando en ningún caso a los precios previos a la crisis, cuando se alcanzaban los 42 euros por metro cuadrado. Nosotros en prime estamos detectando máximas de 33 euros dentro de la M30, en ubicaciones muy concretas y oficinas pequeñas. Mientras que fuera de la M30 se alcanzan los 17 euros por m2", explica la directiva.

La baja disponibilidad de grandes espacios de calidad ha traído de vuelta el mercado del prealquiler, especialmente en grandes operaciones. Así, aunque la mayor parte de las demandas son de unos 1.000 m2, Zavala explica que "hay algunas en el mercado de unos 10.000 m2 con un perfil tecnológico y financiero".

"Ante la escasez de espacios superiores a los 3.000 m2 los edificios que están en proyecto, tanto en rehabilitación como en nueva construcción, están cerrando contratos de prealquiler para entregas que se van a producir en seis meses e incluso un plazo mayor", explica Zavala, que concreta que "cualquier edificio que esté renovado y con buenas comunicaciones, previsto para entregar este año o principios de 2020, se alquila muy rápido", apunta.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.