Empresas y finanzas

Guillermo Ulacia (Confemetal): "Los precios de la electricidad ponen en riesgo a la industria"

  • "En Confemetal queremos desarrollar una estrategia industrial para España"
Guillermo Ulacia. Foto: eE

Guillermo Ulacia, presidente de Femetal Asturias, se presenta este martes a la presidencia de Confemetal en sus primeras elecciones con candidatos en 40 años. El actual presidente, José Miguel Guerrero, que sustituyó a Antonio Garamendi quien no acabó su mandato, también concurre a las mismas.

¿Cuál es el objetivo de su candidatura para Confemetal?

Pensamos que estamos en un entorno económico, social y medioambiental que requiere un proceso de adaptación para el sector del metal. En Confemetal queremos desarrollar una estretegia industrial de España en la que el sector del metal sea protagonista. En la mayoría de las ocasiones vemos productos terminados, como puede ser un vehículo o un tren en el que nos desplazamos, pero para que se den todas esas infraestructuras detrás está el metal. Estamos convencidos de que los mecanismos de descarbonización, de digitalización y de economía circular no se pueden hacer sin el papel protagonista del sector del metal. Estamos orgullos del legado industrial, es difícil entender la industria de España y del mundo sin el sector del metal, pero en ocasiones pensamos que forma parte del presente y del pasado y que esto tiene menos futuro porque vamos camino de los intangibles, pero creemos que no. No se va a poder conseguir esos objetivos del futuro sin una participación activa del metal.

¿Hay un problema en el sector por los precios de la electricidad?

En Confemetal están fabricantes, comercio y los servicios. Prácticamente cubrimos toda la cadena de valor con diferentes sectores como pueden ser el material básico o el aluminio. El principal propósito del Estatuto de los electrointensivos es definir quienes pueden ser los electrointensivos, no solamente los grandes, y quien entraba además de definir las condiciones para tener un precio de energía eléctrica competitivo, en igualdad de condiciones que se tiene en Europa.

El factor de coste va del 3% hasta el 40% y cada día son superiores. No puedes trasladar esto a tus clientes porque estás en competencia internacional y se te crea una desventaja competitiva que hay que corregir. El Estatuto, de momento, ha hecho una buena definición, pero no ha conseguido definir cómo vamos a alcanzar ese precio de energía competitiva. Y esa es la asignatura pendiente. Ha habido avances con la incorporación de varios conceptos y la exoneración de pagar el impuesto. Hay avance en decir que habrá una mayor dotación de compensación de costes indirectos, no se ha llegado al límite de 225 millones que autoriza la Comisión Europea. Nos hemos quedado en 73 millones con la posibilidad de ir a 100 millones y ver si se podría añadir o no. Pensamos que es el momento de apostar para conseguir esas ayudas y que ese incentivo llegue a las empresas y además Europa lo ha aceptado.

¿Qué pasa para que el Gobierno no destine este dinero?

Habrá limitaciones presupuestarias, pero hay que pensar cual es el condicionante y ver cómo superarlo.

¿Y fijar una senda?

Todo esto no es una transición. Llevamos muchos años pero es cierto que los costes de energía eléctrica han ido mejorándose, aunque como consecuencia de los impuestos que soportamos es cierto que en Europa el precio de la energía eléctrica ha subido bastante más que el precio de otras regiones con las que competimos como Asia o Estados Unidos y esto ya no es que nos haga vender menos productos o estemos en desigualdad de condiciones, sino que nos está provocando unos ajustes de empleo y poner en riesgo la industria.

¿Cree que las patronales deben dar a conocer los sueldos de sus Ejecutivas?

Se debe avanzar siempre hacia la transparencia en todo tipo de organizaciones, pero concebida como algo útil. Estoy a favor de la trasparencia. Hay que tener en cuenta que los datos que se hagan públicos no puedan beneficiar a los competidores en un mercado libre.

¿Se ha olvidado el objetivo del 20% del PIB industrial?

Europa se planteó salvar la siderurgia al principio y de ahí se pasó a la industria en general y se marcó este objetivo. Una vez que se ha marcado no se ha hecho ningún plan concreto ni se ha definido una estrategia para alcanzarlo y se ha quedado en la declaración.

¿Cómo van las agendas sectoriales con el Gobierno?

Hasta ahora los Gobiernos han querido huir de la política de ganadores y perdedores. Por eso la política industrial cayó en desuso. Vamos a dejar de hablar de eso y fuimos a políticas horizontales: formación, digitalización, fiscalidad. Al ser transversales afectan a todos. Ahí nos hemos sentido cómodos, pero hay un momento en el que la fiscalidad o la energía afectan de distinta manera y no tenemos mecanismos de medida. No estamos evaluando el beneficio coste.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0