Empresas y finanzas

Bankinter, BBVA y Abanca, los únicos bancos españoles que son rentables

  • Las tres entidades logran capear el temporal y superan el 10% de ROE exigido

La complejidad del entorno y algunas dificultades sobrevenidas están provocando que la banca española no consiga de manera generalizada la rentabilidad que exigen los mercados. Estos requieren al sector un nivel de retorno del capital cercano al 10%, pero únicamente tres entidades sobrepasan este umbral.

Según los datos publicados por los propios grupos financieros, sólo Bankinter, BBVA y Abanca complacen las expectativas de los inversores y de los supervisores. En los dos últimos casos, su logro también está apoyado en parte en operaciones extraordinarias que han impulsado sus resultados en 2018. En concreto, BBVA ha sumado ganancias adicionales de 640 millones por la venta de su filial chilena, mientras que Abanca continúa usando activos fiscales que sitúan su carga impositiva muy por debajo de la media del sistema y ayudan a registrar un crecimiento mayor de su cuenta.

Bankinter lidera con una amplia distancia la rentabilidad de la banca, con un ROE del 13,19% gracias la mejora de sus márgenes y de sus niveles bajos de provisiones y saneamientos. Su modelo de actividad permiten a la entidad naranja ofrecer al mercado unos retornos muy superiores.

BBVA, por parte, cerró el año pasado con una rentabilidad del 11,6%. Sin el extraordinario de Chile, la cifra hubiera sido inferior. En cuanto al indicador de Abanca, este se sitúa en el 10,1% después de haber firmado el segundo mejor resultado de su corta historia. El grupo gallego nació en 2014 fruto de la fusión de las antiguas cajas gallegas, que fueron adjudicadas al venezolano Juan Carlos Escotet, y Banco Etcheverría.

El resto de entidades tiene, según sus propios datos, una rentabilidad mucho más baja. Santander cuenta con un ROE del 8,21%, mientras que CaixaBank, del 7,7%. Los costes de la integración del británico TSB, que se dispararon por los fallos tecnológicos, han colocado al Sabadell como el banco con el menor retorno del capital, de apenas un 2,6%.

Todas las entidades pretenden en los próximos años elevar estos ratios para alcanzar los requerimientos y superar la barrera del 10%, que se considera el coste de capital del sector. Ante la presión de los mercados y el atraso en una pronta y rápida subida de los tipos de interés en la zona euro, los reguladores está instando al sector a un nuevo proceso de concentración. Hasta la fecha, Unicaja y Liberbank, que cuentan con una rentabilidad media del 4%, han anunciado su intención de abordar una fusión, con el fin de poder sobrevivir en este entorno de dificultades y ganar escala.

El BCE ya ha dejado caer que no empezará a mover el precio oficial del dinero hasta bien entrado 2020, un hecho que frena las expectativas de las entidades para elevar la rentabilidad. Sin embargo, la limpieza acelerada de los balances por parte de todo el sistema con la venta masiva de activos improductivos -ligados al ladrillo- podría compensar el lastre que está suponiendo los tipos bajo cero. Desde hace tiempo, la banca reclama una subida de las tasas porque su política está causando ya más daños que beneficios al crecimiento económico al obligar al sector a ser más prudente.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.