Empresas y finanzas

Eli Lilly compra la empresa oncológica Loxo por 8.000 millones

Foto: Archivo

La farmacéutica norteamericana Eli Lilly and Company ha adquirido la firma oncológica Loxo por 8.000 millones de dólares (unos 6.900 millones de euros), según ha informado la compañía en un comunicado. Las acciones de la primera han llegado a perder un 2% en la apertura de la sesión, aunque cerca del mediodía en Nueva York han pasado a terreno positivo, acompañando el desempeño del Dow Jones.

En concreto, Lilly lanzará una oferta pública para adquirir todas las acciones en circulación de Loxo Oncology por un precio de compra de 235 dólares (205 euros) por acción, lo que supone una prima del 68% respecto al precio de cierre del pasado 4 de enero. La operación se espera que esté cerrada a finales del primer trimestre de 2019, a la espera de la aprobación de los órganos regulatorios.

Loxo Oncology es una firma biofarmacéutica centrada en el desarrollo y comercialización de medicamentos altamente selectivos para pacientes con cánceres genómicamente definidos.

La presidenta de Lilly Oncology, Anne White, se ha congratulado por esta adquisición. "Lilly Oncology se compromete a desarrollar medicamentos innovadores e innovadores que marcarán una diferencia significativa para las personas con cáncer. Esta compra representa una oportunidad e inmediata para ampliar nuestra cartera de medicamentos", ha subrayado.

Por su parte, el jefe de operaciones de Loxo Oncology, Jacob Van Naarden, se ha mostrado "muy contento" de este acuerdo con un equipo con el que comparten el "compromiso de garantizar que la ciencia emergente llegue a los pacientes". "Confiamos en que el trabajo que hemos comenzado continuará prosperando en las manos de Lilly", ha deseado.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.