Empresas y finanzas

Miguel Gutiérrez (La Libreta): "Llevamos dos años con el auge de los podcast, pero la 'pasta' sigue sin moverse"

  • "Cada minuto del Nodcast supone más o menos una hora de trabajo"
  • "Cada capítulo tiene una audiencia, al menos, de más de 10.000 personas"
  • "Sé que hay cientos de periodistas que escuchan el Nodcast cada semana"
Miguel Gutiérrez, fundador de La Libreta de Van Gaal. Imagen de Alberto Martín
Madrid

El periodista Miguel Gutiérrez creó en 2004 el blog La Libreta de Van Gaal, dedicado al análisis de prensa en un principio, aunque finalmente se especializó en la crítica deportiva. Su trabajo constante durante tantos años le ha convertido en la principal referencia de España en este campo.

Su éxito como auditor de la prensa deportiva le llevó a colaborar con Onda Cero durante cinco años, donde hacía una sección en el programa Radio Estadio, en el que mantenía el espíritu del blog, capaz de mezclar con habilidad la crítica y el sentido del humor.

Tras concluir su etapa radiofónica en 2016, decidió experimentar con el lanzamiento de un podcast, llamado el 'No-Podcast' por su nulo interés en convertirlo en algo periódico. Sin embargo, el éxito de aquel primer capítulo, y de los que le siguieron -logró colarse en la lista de los podcast de deporte más escuchados, según Apple, por entonces copados por los programas de las radios generalistas-, junto con el apoyo de Spainmedia Radio, acabó consolidando un proyecto llamado Nodcast, en honor a aquel primer capítulo, y que ya va por la tercera temporada.

¿En qué momento decides lanzar un podcast?

No hay ningún momento en el que lo decida. Es un proceso gradual y casi invisible, incluso para mi. Un momento clave es cuando dejo de hacer la sección en Onda Cero, tras cinco años, en los que había hecho algo nuevo: como la Libreta que llevo haciendo desde 2004, pero con sonidos. Poco a poco voy viendo lo que funciona en la radio, lo que no... En principio es una sección hablando yo, y luego veo que hace falta más sonido. Voy haciendo montajes, muy breves... Y voy teniendo la idea de hacer algo con un formato distinto, más dinámico.

También influyó un experimento con mis amigos de Diarios de Fútbol. Tuvimos una temporada en los que nos enviábamos muchos mensajes de voz, muchos audios, y cuando teníamos sobredosis de audios, me los descargaba y hacía una especie de resumen. Y descubrí que se podían hacer cosas divertidas. Y además en la radio y en la tele se dicen muchas barbaridades y se prestaba mucho a ellos.

Y cuando deje Onda Cero decidí que iba a hacer el experimento. Pero lo hice como un experimento, no con la idea de lanzar un podcast. De hecho, mucha gente me decía "qué bien, un podcast de La Libreta todas las semanas". Y yo decía insistía en que no iba a haber podcast todas las semanas, me llevaba mucho trabajo. Y de hecho se llamó el 'No-podcast' de La Libreta, que es de donde viene luego la coña del Nodcast.

A la segunda semana, al ver que el primero había salido muy bien, decidí hacer otro. Al acercarse el final del año pensaba que tendría material suficiente y que no me costaría hacer un capítulo con el resumen del año. Y resulta que casi todo eran cortes sobre Zidane, así que en lugar de hacer un especial del año decidí hacer un episodio 1 sobre Zidane. Pero seguía pensando que no podía hacer un programa semanal, porque no podía dedicar tantas horas.

Y resulta que el episodio 1 se escuchó más que el 0, con el que yo ya estaba muy contento, pero lo achacaba al morbo de "a ver si este va a rajar de Onda Cero", a la curiosidad... pero el capítulo 1 lo escuchó mucha gente, y ya me encontraba liado haciendo el 2. Y a las pocas semanas ya veía que tenía aceptación, que tenía sentido hacerlo...

Pero cuando se convierte en un podcast con una obligación algo más que moral es cuando entra Spainmedia Radio y quiere incorporarlo a su parrilla, a su plataforma, y me comprometo con ellos a hacer toda esa temporada. Y ya vamos por la tercera. Ahí es cuando podemos establecer el momento en el que nace el podcast.

¿Te lo proponen ellos?

Sí. El redactor jefe de Spainmedia Radio, Sergio Núñez, ya me había propuesto antes hacer algo con ellos, cuando estaba en Onda Cero. Le gustaba La Libreta, le gustaba la sección... pero yo no tenía tiempo. Cuando escucha el podcast nuevo me vuelve a llamar y me propone hacerlo con ellos. Y esa ayuda ha sido fundamental. SIn ellos no llevaría tres años invirtiendo tantas horas a la semana en un proyecto que me supone muchas palmaditas en el hombro en redes sociales, pero nada más. Sin Spainmedia Radio no habría podido crecer de esta manera, no solo en cuanto audiencia, sino en cuanto al producto, que creo que es mejor ahora que al principio.

¿Tú ya eras oyente de podcast antes de lanzarte a esta aventura?

Sí. Yo, por ejemplo, ya era oyente de Spainmedia Radio, y muchos otros. Ninguno muy raro, los podcast que escucho son los más conocidos.

¿Crees que el auge de los podcast es real o hay un poco de burbuja?

Ya he visto el auge de los blogs y luego el de las redes sociales, y ahora toca los podcast. Y luego vendrá otra cosa. La historia es ver qué queda después de esto. Después de los blogs, que hubo un momento en el que había más blogs que habitantes en España casi, quedaron unos poquitos, a lo mejor reconvertidos, como en mi caso, que se ha convertido en una marca que está ahí en diferentes formatos.

Yo no me acabo de creer mucho el auge de los podcast. Hay mucha gente que está en el sector de los podcast porque cree que en este momento hay que estar, y no sé si hay tantos oyentes. A mi me gustaría que por lo menos esta burbuja, que creo que lo es, sirviera para aumentar la base de seguidores, y para que gente que no conoce los podcast tenga una aplicación en el móvil para suscribirse.

Un poco lo que pasó con Twitter. Al principio éramos muy poquitos, hubo un boom, se apuntaron los famosos... y al final la gente está en Twitter. A mi me gustaría que luego, cuando pase la fiebre del podcast hubiera gente. No sé si yo seguiré para entonces, porque igual me he cansado o no me merece la pena, pero como oyente me gusta mucho y me gusta que haya productos de calidad.

¿Qué carencias crees que hay en el sector?

Como en todos los proyectos periodísticos en España, lo que echo de menos no es el contenido -hacer buen contenido es relativamente fácil, hay muchos periodistas y buenos periodistas que saben hacer buenas entrevistas y buenos reportajes-, sino encontrar la manera de remunerar al profesional que haga esto y hacerlo sostenible. Yo puedo hacerme ahora un podcast de calidad, con buenas ideas, buenos contenidos... pero me tiene que reportar algo. Porque mi tiempo es limitado. Ese es el gran problema, y por lo que yo estoy viendo estamos en una fase inicial. Y ya llevamos así dos años, que es el tiempo que llevo con el podcast, y ya entonces estábamos con el auge del podcast, seguimos con el auge del podcast, pero en este tiempo en el tema de pasta estamos igual. Hemos mejorado los productos, ha aumentado la audiencia, pero la pasta sigue sin moverse.

¿Tenías o tienes algún plan de negocio?

No. Estuve dos meses de manera experimental. Luego apareció Spainmedia Radio, que me apoya económicamente. Y no busco un plan de negocio porque de momento estoy con ellos y estoy contento, y porque tampoco veo que el sector se preste mucho a tener planes de negocio.

Es cierto que vas viendo cosas por ahí y te rondan ideas por la cabeza. Por ejemplo, el caso de Pepe Diario, un podcast de suscripción, diario, de deporte... que hace Pepe Rodríguez, que cobra una suscripción de tres euros al mes: empezó en verano y ya está viviendo de esto. Se lo dije el otro día por Twitter: "Pepe, tu dedo señala el camino".

¿Será el futuro de ciertos podcast este de la suscripción? Pues no lo sé, pero son cosas interesantes que hace dos años eran inimaginables. Y además parece que ya hay cierta cultura de pagar por los contenidos o de apoyar a los creadores de contenidos.

El podcast es corto, pero complejo, con muchos cortes. ¿Cómo es el proceso de trabajo cada semana?

Me alegra que creas que es corto pero complejo. Porque es corto, objetivamente lo es, pero complejo, porque me lleva un montón de horas hacerlo. Más o menos una hora por minuto de podcast. Son muchísimos cortes, muchísimas fuentes, muchos programas de los que tienes que estar pendiente...

Mucha gente piensa que al ser corto me lleva poco tiempo, cuando es al revés. Si metiese todos los cortes que meto, pero en bruto, con un montaje menos dinámico, con menos edición, duraría 30 o 40 minutos pero para mi sería mucho más sencillo. Lo difícil es meterlo todo en 12 o 15 minutos, con la esencia.

El proceso que yo sigo es, primero, elegir un tema. Que habitualmente no lo elijo yo, sino los periodistas deportivos, que son los que hablan. Hay semanas en los que el tema está muy claro, y en otras tienes que tirar más de archivo. Pero generalmente no tengo ni que buscar el tema.

Después viene la fase más dura, la de documentación, que es escucharme todos los programas de radio y tele e ir sacando cortes.

¿Pero escuchas tú todos los programas, o tienes a alguien que te ayude?

No tengo ayuda, no. Lo hago yo todo, salvo alguno que me pueda decir en Twitter: "oye, escucha esto que ha dicho Roberto Gómez". No tengo a nadie para repartirme el trabajo.

Lo que hago es escuchar las partes que me interesan de los programas, especialmente las tertulias o los bloques en los que se habla del tema de la semana. Ir cortando, ir seleccionando, y me encuentro al final con 20 minutos de brutos sobre un tema. Ahí voy haciendo subtemas, que son en los que reparto en los distintos bloques del tema.

Y ahí ya he superado la parte más horrible, y paso a la que más disfruto, que es cuando pongo todo en orden, le doy un poco de sentido, hago una estructura… Y después hago un guion, una locución, y al final elijo la música que voy a poner.

Y después de montarlo, exportarlo y enviarlo a SpainMedia Radio, aún toca hacer la lista de artistas invitados, crear una imagen para redes sociales, publicarlo en redes sociales, hacer un seguimiento, retuitear a la gente que comparte el contenido… que son cosas que parecen tontas, pero hay que estar pendiente, sobre todo los lunes y los martes, que es cuando el episodio está caliente.

¿Has aprendido tú solo a editar? ¿Eres autodidacta?

Yo en la radio entraba por teléfono, en los estudios de Onda Cero solo estuve cuatro o cinco veces. Cuando estaba allí pedía los cortes a los compañeros por la radio: "oye, en Cuatro a tal hora han dicho tal cosa", y me ayudaban. Pero era más ágil aprender yo a hacer eso.

Uso una herramienta de software libre, que se llama Audacity, que los que entienden dicen que es un poco básica, pero he ido aprendiendo qué pasa si tocas un botón, si tocas otro... para hacer un sonido de robot busco un tutorial por internet...

¿Y con qué equipo técnico trabajas?

Tengo un micrófono USB. Lo grabo en mi casa, y he aprendido que debo hacerlo en una habitación lo más grande posible, para que el sonido no rebote, como pasaba al principio, que los primeros episodios sonaban fatal porque lo grababa en mi pequeño despacho. Spainmedia Radio pone a mi disposición su estudio, pero como grabo a horas intempestivas, a veces un sábado de madrugada, otras un domingo por la mañana... y no parece muy operativo tener un técnico pendiente de mi.

Has logrado competir en escuchas con los podcast de los grandes medios siendo independiente. ¿Cómo lo logras?

Estoy ahí porque hay mucha gente a la que le gusta el podcast, y porque cuento con una base de seguidores en redes sociales a la que le interesa lo que hago. Con mis 60 y pico mil seguidores me resulta más fácil generar interés por un contenido que un buen podcast con menos seguidores. La clave está en esas dos cosas.

¿Qué audiencia tienen tus episodios?

En Ivoox está teniendo unos 6.000 o 7.000 reproducciones la primera semana, y supera las 8.000 en las siguientes. Habría que sumar los oyentes que hay en el resto de aplicaciones, como iTunes o otras aplicaciones. Por encima de 10.000 cada episodio sí que está, pero no puedo ser muy preciso. Uno de los problemas de los podcast es que, al no estar centralizado, no puedes saber exactamente cuánta gente te escucha.

El episodio de hace unas semanas de 'Es Vinicius el nuevo Pele' fue el día que más escuchas tuvo el podcast en Ivoox, superando al mítico de 'Gerardo Piqué'.

Haces un podcast único. ¿Tienes alguna referencia?

No, la verdad que no. El único que se parece un poco es el de 'Los hilos de Washington', de Cuonda, que sí que incorpora algunos gags y efectos a la locución de Dori Toribio. No he escuchado ni antes ni después ninguna cosa que se le parezca al Nodcast. Igual se podría hacer con otras temáticas. Un día un amigo me dijo que me iban a copiar, y con que no lo hagan con la temática de la prensa deportiva, y no creo que se atrevan, me da igual.

¿Cambiaría algo el formato si en lugar de un podcast fuese una sección de un programa de radio, en directo?

En directo sería muy difícil de hacer, tendría que hacerse de otra forma, por la edición que conlleva. Cuando aparecía en Onda Cero, hablaba con Javier Ares, Mr. Chip y compañía y dábamos pase a cuatro o cinco cortes, no más. Ahora cuatro o cinco cortes los hay en 30 segundos de podcast. Sería complicado.

A mi me gusta tener el control de todo, controlar todo el mensaje, lo que voy a decir... y cuando estás en la radio en directo puedes utilizar una palabras que no es la que quieres, que se puede malinterpretar... yo en el podcast utilizo las palabras que quiero, las estudio mucho, lo tengo todo grabado y medido, y si me equivoco no tengo excusa. La radio en directo es muy distinta, tienes menos control, no intervienes tu solo... yo estoy muy contento con este formato.

Leí hace poco, en este sentido, que el directo estaba sobrevalorado. ¿Por qué hacer cosas en directo cuando se pueden hacer grabadas y quedan mucho mejor? Hay gente que piensa lo contrario, que el directo es la radio. Pero yo me encuentro cómodo así.

¿Qué planes de futuro tienes para el podcast?

Pues seguir creciendo poquito a poquito, y ver hasta dónde puede llegar. No deja de ser un hobbie venido a más, pèro no pierdo de vista que es algo que tiene éxito y que podría dar un salto de alguna manera. Pero, "a día de hoy", lo que pienso es en ir creciendo hasta final de temporada, y mientras Spainmedia esté a gusto y nos siga apoyando, seguiremos ahí. O igual al acabar la temporada me canso, veo que el programa es muy repetitivo y decido dedicarme a otra cosa.

¿Cambia la audiencia respecto al blog?

Yo creo que es muy parecida. Sí puede haber gente que no tiene costumbre de escuchar podcast, o que no se maneja mucho con el móvil, y que a través del blog puede haber descubierto este nuevo canal. Pero coincide, más o menos.

¿Te genera más problemas el podcast o el blog? ¿Te llaman más "sinvergüenza" por lo que escribes en el blog o por lo que dices en el podcast?

El blog y las redes sociales me han creado muchos más "problemas". Desde que he empezado con el podcast, quitando esa anécdota que me comentas con Roberto Gómez, cuando me llamó sinvergüenza, y que me tomo como un elogio, no recuerdo ninguna otra reacción negativa al podcast.

En cambio, los artículos del blog, siempre, desde el principio, han generado muchas discusiones bizantinas, y que al final acababan afectándome a mi. "Por qué hablas del Sport y no del Marca", "por qué hablas del Marca ahora que está Inda y no del Sport", "estás obsesionado con Pedrerol"... son cosas que he leído muchísimo.

Y desde que hago el podcast, no sé si es porque saco a todos, a los de un lado y otro, o porque requiere el esfuerzo de escuchar 15 minutos, vivo mucho más tranquilo.

¿Crees que La Libreta te abre o te cierra puertas?

Las puertas que me puede haber cerrado son puertas que no me interesa abrir. Pero a mi La Libreta me ha cambiado la vida, a muchísimo mejor. Cuando en diciembre de 2004 yo creo ese blog, nunca pensé que me iba a dar tanto en estos 14 años que han venido después. Si no hubiera creado La Libreta no sé dónde estaría ahora, pero seguro que no estaría dándole una entrevista a nadie, y mi vida sería mucho peor y habría sido peor durante todos estos años.

Has logrado algo que es el sueño de todos los grandes medios, que es crear una comunidad. ¿Cómo lo has hecho?

Es otra de esas cosas que he hecho sin plantearme mucho. Yo doy clases en algunos másters de redes sociales y blogs, y siempre les digo a los alumnos que tienen que tiene que planificar mucho las cosas, pensar bien el título de sus proyectos, el dominio -algo que yo, por ejemplo, no hice-, saber de qué van a hablar -algo que yo tampoco hice, empecé hablando de muchas cosas, y fue luego cuando decidí apostar por la prensa deportiva-... y el tema de la comunidad no lo he hecho voluntariamente. Creo que hablo de un tema que le interesa a mucha gente, y del que no habla mucha gente. Para los periodistas parece un tabú hablar de estas cosas. Los periodistas hablan mucho de otros periodistas, pero sin dar nombres propios. Hay pullitas entre ellos, pero son muy cobardes. "Hay una campaña por ahí contra Casillas...", pero no se atreven a decir "hay una campaña de Pedrerol contra Casillas". Entonces creo que a la gente le guste que se toquen esos temas y que se toquen como hay que tocarlos. Igual que se toca la actualidad del Real Madrid, por ejemplo. No dices "hay un jugador por ahí que está en baja forma", tú dices "Isco está para los leones". Creo que al final eso hace que mucha gente piense que esto es algo distinto y que no se ve.

Y también creo, sin pecar de soberbia, que yo le doy un enfoque periodístico. Hay mucha gente que se puede acercar a la crítica de medios desde el punto de vista del forofo y que no sabe de periodismo. Creo que mi mirada tiene un poco más de valor que la de un aficionado del Madrid enfadado con el Sport o uno del Barça cabreado con el Marca.

¿Qué importancia tienen para ti y para tu proyecto las redes sociales?

Desde 2010 para acá han sido esenciales. Hasta entonces, mi blog era conocido en el ambiente bloguero, pero era un ambiente muy reducido. Con el auge de las redes sociales el tráfico al blog y las escuchas del podcast se disparan. Es un contenido que, además, se presta mucho a las redes sociales, a lo viral. Tendemos a compartir más lo que nos cabrea que lo que nos agrada. Y lo que yo saco en La Libreta cabrea en mucha gente, aunque trato de hacerlo de una manera que agrade y que sea divertida. Yo trato de evitar cabrear más a la gente, lo que quiero es que se tomen la venganza, y que se rían de esos periodistas que les cabrean.

Además, las redes sociales me han permitido ponerme en contacto con muchos periodistas. Yo cuando cree el blog no me planteaba que me fueran a escuchar desde las redacciones, bueno, no me planteé muchas cosas,

Si me llegan a decir que me iban a leer en las redacciones no me lo hubiera creído. Y ahora sé que hay cientos de periodistas que me escuchan cada semana. Durante el Mundial las estadísticas de Ivoox mostraban que había muchas escuchas desde Krasnodar (Rusia).

¿Crees que es más fácil hacer el programa ahora que cuando empezaste?

Sí. Hay más tertulias que antes, más tiempo de opinión. Al principio me centraba solo en los cuatro grandes diarios deportivos, y recuerdo que una vez puse un corte de radio, que ni siquiera sabía cómo se subía ni como embeberlo, y un periodista me dijo "como empieces con las radios te vas a poner las botas". Y diez años después estoy centrado en las radios y en la tele, también porque es lo que se consume. Y yo soy el mejor ejemplo. Escribo menos en el artículos en el blog también porque no se lee. Cuando yo empecé, el blog tenía muchísimo tráfico todos los días, y ahora cuando escribo algo, pues igual lo leen 2.000 personas, salvo que sea algo muy relevante, como el terremoto de Isco con Diego Torres. Dedicas un tiempo a algo que no tiene relevancia -a mi me da pena porque me gusta mucho escribir, más que montar sonidos-, pero es que es un contenido que ahora no se demanda.

Mi pregunta iba también por los periodistas. ¿Son ahora más extremos en sus intervenciones?

Sí, también. Ahora si no eres un personaje y si no eres excesivo, tienes más complicado sobrevivir. Si vas a una tertulia a la tele y te muestras coherente, discreto… no vuelves. No te vuelven a llamar. Pero si sales en los 'zappings', si sacan tu vídeo en el As y el Sport, si vas con alguna parida ya preparada para soltarla, si te disfrazas, si sobre todo coges la bandera de un equipo o un jugador… es lo que te ayuda a hacer carrera en estos programas. Y todo eso me acaba dando a mi más juego.

Tú que lo has seguido de cerca, ¿eres capaz de fijar algún punto en el que se pervirtió completamente el periodismo deportivo?

El gran referente es 'El Chiringuito' de Pedrerol, antes 'Punto Pelota'. Recuerdo haber visto el primer programa, y yo pensé que iba a durar dos días. Hacían radio en televisión. El mismo programa que hacía Pedrerol en Punto Radio empieza a hacerlo en Intereconomía, con los mismos tertulianos, sin ninguna imagen, sentados en sillas, hablando... Esto no puede durar ni en Intereconomía, pensé. Se puede comprobar que acerté (risas). Poco a poco fueron creciendo, incorporando redactores, teniendo imágenes... y creo que es el programa que ha cambiado, para mal, la forma de debatir sobre el deporte. No digo que antes no hubier algún tertuliano visceral, pero las posturas extremas de este programa se han acabado contagiando, aunque sea un poco, a muchos otros.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin