Empresas y finanzas

El 'Adiro' vuelve a las farmacias: Bayer traerá la aspirina a España desde Italia

  • Soluciona la falta de existencias que sufría el fármaco desde el 26 de abril
Fotografía: Luis Moreno.

El Adiro, la aspirina más vendida en España, volverá a las farmacias esta semana tras haber desaparecido desde el pasado mes de abril por un problema de producción en Bayer, la dueña del fármaco. Según ha podido saber elEconomista, la filial española de la farmacéutica alemana ha conseguido solucionar el grave problema de desabastecimiento y traerá miles de cajas de la aspirina a nuestro país desde Italia, concretamente desde la fábrica que el laboratorio alemán tiene en las afueras de Milán, en la localidad de Garbagnate.

"En el caso de Adiro y de forma excepcional se ha registrado una planta de producción alternativa para España", afirman desde la filial española. Hasta ahora, toda la producción del Adiro se hacía en Alemania, en la localidad de Leverkusen, pero un parón a principios de año en esta planta para reformar las instalaciones había provocado el caos en el resto de filiales europeas.

En España, el Adiro de Bayer fue el año pasado el segundo medicamento más vendido en las farmacias españolas, solo por detrás del Nolotil. Hasta 17 millones de cajas se dispensaron en las farmacias españolas el año pasado de este producto, que cuenta con dos versiones con dosis de 100 mg o de 300 mg de ácido acetilsalicílico, a diferencia de su hermana mayor la Aspirina, que lleva una dosis de 500 mg. De hecho, aunque en España el nombre comercial es Adiro, en el resto del mundo Bayer vende este producto con la denominación de Aspirin Cardio.

Bayer vende este producto en el resto del mundo con la denominación de Aspirin Cardio

En el año 2017, la multinacional alemana obtuvo unos ingresos de 581 millones de euros por las ventas de Adiro en todo el mundo, lo que supuso hasta un 8% más que los 538 millones facturados un año antes.

Visto bueno de Sanidad

La filial de Bayer en España ha tenido que recibir el visto bueno de la Agencia Española de Medicamentos para poder traer el fármaco desde la fábrica de Italia, ya que aunque su composición es exactamente la misma así como sus indicaciones, es cierto que el medicamento procedente de esta segunda planta de fabricación presenta diferencias visibles", afirman fuentes del laboratorio. La filial española de Bayer asegura, no obstante, que el principio activo del Adiro que vendrá de Italia sigue procediendo de la planta asturiana de La Felguera, donde la multinacional alemana obtiene la base de todas las aspirinas que vende en el mundo.

Bayer España ya ha enviado una circular a las farmacias para informarles de la disponibilidad del medicamento a partir de la primera semana de diciembre. El producto llegado desde Italia ha recibido también un nuevo código identificativo. "Ambos medicamentos se presentan en blíster y solo difieren por su material de acondicionamiento primario, por el número de comprimidos por blíster y por sus condiciones de almacenamiento", según ha indicado Bayer a las farmacias españolas.

Según los últimos datos aportados por los Colegios Oficiales de Farmacéuticos en España, a fecha de 25 de noviembre, la falta de Adiro afectaba al menos a 1.420 farmacias de hasta 46 provincias españolas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.