Empresas y finanzas

La regulación lusa hunde un 74% el beneficio de EDP

Foto: Archivo

EDP ganó 297 millones de euros hasta el mes de septiembre, un 74% menos que en el mismo período del año anterior, al anotarse en el tercer trimestre una provisión de 285 millones a resultas de que el Gobierno portugués le reclame esa cantidad por una "sobrecompensación" recibida a cuenta de la disponibilidad de sus centrales eléctricas.

La compañía presidida por Antonio Mexia –que ha reclamado la decisión del Gobierno por la vía administrativa y prepara la vía judicial, sin excluir un arbitraje internacional– indica que en términos recurrentes, el beneficio del Grupo sube un 2%, hasta los 570 millones, y recuerda que en el mismo período del año anterior se anotó 558 millones extraordinarios como resultado de la venta de Naturgás que también influyen en la comparación entre ambos períodos.

El 'ebtida' baja un 6%

El beneficio bruto operativo (ebitda) se redujo un 26%, hasta situarse en 2.410 millones. En términos recurrentes la bajada es del 6%, con todas las áreas de negocio –Iberia, Brasil y Renovables– en números rojos.

Los resultados, en línea con las previsiones, se vieron lastrados por el efecto del tipo de cambio y la menor generación eólica –bajó un 11%–, con los subsiguientes menores ingresos. En el lado positivo, pesaron la mayor hidraulicidad y el crecimiento en la capacidad de generación, que aumento un 2%, hasta los 26.974 MW, con un 74% de renovables.

En cuanto al capítulo de la inversión, se redujo desde los 1.483 millones hasta los 1.460 millones. La mayor caída fue en Iberia, en la que invirtió 16 millones menos.

La deuda neta alcanzó los 14.505 millones, un 4% más que en el cierre del año 2017, debido a que se destinaron 957 millones de flujo de caja a financiar la expansión de las actividades.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.