Empresas y finanzas

ING paga 775 millones a la fiscalía holandesa para zanjar el caso de lavado de dinero

  • Los fiscales aseguraban que ING no cumplía sus deberes de vigilancia

Fiscales holandeses han explicado esta mañana que habían resuelto un caso de lavado de dinero con el banco ING por 775 millones de euros.

Los fiscales dijeron que culpaban a ING por violar la ley del país para prevenir el lavado de dinero y financiar el terrorismo "estructuralmente y durante años" al no impedir el uso de cuentas de clientes para el lavado de dinero durante el periodo 2010-2016.

Los fiscales dijeron que ING no había cumplido sus deberes de vigilancia, ya que a veces no identificaba a los propietarios finales de las cuentas y no advirtió transacciones inusuales en las mismas.

"El resultado fue que los clientes pudieron hacer uso de las cuentas bancarias de ING para actividades delictivas durante años prácticamente sin intromisiones", dijo un comunicado de la fiscalía. "ING debería haberse dado cuenta de que las corrientes de dinero que pasaban por esas cuentas bancarias posiblemente provenían del crimen", dijeron los fiscales.

Del importe acordado, 675 millones de euros fueron destinados a una multa y 100 millones de euros como devolución de ganancias obtenidas ilegalmente, dijo la fiscalía financiera del país en un comunicado.

ING asume la responsabilidad y reconoce sus errores

"No cumplir con los estándares requeridos es inaceptable y ING asume toda la responsabilidad", dijo en un comunicado la entidad naranja. "A pesar de que nuestras políticas y procedimientos en los Países Bajos nos llevaron a terminar las relaciones con miles de clientes, no fue suficiente".

El banco dijo que su consejo de administración, encabezado por el CEO Ralph Hamers, había aceptado renunciar a cualquier bonificación para 2018.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.