Empresas y finanzas

Los concesionarios dan por seguro el retraso del nuevo estándar de coches

  • Evitará un encarecimiento de 1.100 euros en coches menos eficientes

Faconauto, la patronal de los concesionarios de vehículos, da por sentado que el Ministerio de Industria establecerá un período de transición de dos años a la entrada en vigor del nuevo protocolo europeo para el control de las emisiones y el consumo de carburante de los vehículos, conocido como WLTP, que tendrá lugar el 1 de septiembre.

Faconauto, al igual que Anfac, la patronal de los fabricantes, considera "buena" la medida, que evitará una subida de 700 a 1.100 euros en el precio del automóvil, según su nivel de eficiencia. El Ministerio reconoce que lo está estudiando.

El WLTP (siglas de Procedimiento Mundial Armonizado de Pruebas para Vehículos Ligeros en inglés) mide las emisiones de CO2 y el consumo de los vehículos en condiciones más próximas a las reales que el actual sistema, el NEDC (Nuevo Ciclo de Conducción Europeo, también en inglés), aplicado desde 1992 y puesto en solfa por el escándalo del Dieselgate.

Los coches, según las nuevas pruebas de homologación, emitirán un 20 por ciento más CO2 que ahora. Y eso aumenta su precio, puesto que el Impuesto de Matriculación está directamente relacionado con el nivel de las emisiones: en la actualidad no lo pagan el 25 por ciento de los vehículos -porque emitien muy poco según el NEDC-, pero pasarán a pagarlo el 70 por ciento.

Un 10% menos de ventas

Este vuelco del mercado, que afectará sobre todo a los coches más pequeños y económicos, contraerá las ventas del 7 al 10 por ciento el año que viene, según los datos del sector, el cual, para evitar el impacto, ha venido demandando al Gobierno varias medidas. Una de ellas consiste en fusionar el Impuesto de Matriculación y el de Circulación en un único tributo, de modo que no se grave la compra del vehículo, sino las emisiones producidas al usarlo, algo con una mayor lógica ambiental.

Otra es modificar los actuales tramos del Impuesto de Matriculación, porque tiene poco sentido que exactamente el mismo vehículo cueste más de un día para otro, según el principio del rigor comparable.

Y la tercera es aplicar un filtro a los datos obtenidos con el WLTP gracias a una herramienta informática denominada CO2MPASS, que reduce su diferencia con el NEDC al 5 por ciento. Se haría hasta 2020, año a partir del cual la UE aplica los datos obtenidos con el WLTP a los objetivos de reducción de emisiones. Con esta medida, todos los vehículos matriculados a partir del 1 de septiembre tendrán dos niveles de consumo y de emisiones, el obtenido con el WLTP y el resultante de aplicarles el CO2MPASS, que serían los válidos a la hora de tributar y superar las pruebas de la ITV.

El anterior Gobierno aprobó esta solución transitoria, calificada de moratoria, hasta diciembre de este año. E Industria, como reconoce a elEconomista, está estudiando extenderla hasta la próxima década, aunque aún no tiene nada aprobado. Si finalmente se decide, no estará solo: otros socios de la UE, como Francia o Italia, ya lo han hecho.

La urgencia por deshacerse del stock de vehículos homologados por el WLTP ha derrumbado los precios un 30 por ciento y ha disparado las automatriculaciones de concesionarios y fabricantes -superan las 15.000 en dos meses-, algo que podría haberse evitado si se hubieran aprobado antes las eventuales medidas paliativas.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin