Empresas y finanzas

China, a por el aceite: suma ya tantos olivos como la provincia de Jaén

  • El Gobierno impulsa la producción por el fuerte crecimiento del consumo
Campo de Olivos en España.
Madrid

China quiere convertirse en uno de los grandes productores de aceite de oliva a nivel mundial. El gigante asiático se ha lanzado en masa a la plantación de olivos y suma ya 59 millones en el valle del río Bailong, lo que ha provocado que empiecen a saltar las primeras alarmas en el sector.

El proyecto chino, según destacan desde el gigante español Deoleo, propietario de marcas como Koipe, Carbonell o Bertolli, "igualará la superficie olivarera de Jaén, provincia española que por sí sola aporta un 20% de la producción mundial". Actualmente, España exporta 30.000 toneladas de aceite a China, lo que supone el 80% del total de lo que el país compra en el exterior. Es una cifra que representa el triple que Italia, que vende a China el 13% del aceite que importa.

En el gigante asiático las primeras plantaciones se remontan a los años 60 del pasado siglo, aunque con escaso éxito. Hacia 1979 se establecieron algunos cultivos en la comarca de Wudu, pero fueron arrasados por el frío y no ha sido así hasta los últimos años, cuando tras la adopción de patrones alimenticios occidentales y la irrupción del aceite de oliva en la cocina el consumo ha ido en aumento, así como las importaciones del producto.

Actualmente, el consumo de aceite en China llega solo a 60.000 toneladas, con lo que su producción apenas abastece el 12% de la demanda total y el Gobierno está financiando proyectos para impulsar el cultivo, posibilitando así fijar además la población en el medio rural. El objetivo es alcanzar en cinco años una producción de 22.000 toneladas, pero las previsiones apuntan a que el consumo seguir al alza. De hecho, se espera que suba más de 16% hasta 2022 y supera las 70.000 toneladas.

Según los datos de la revista especializada Olimerca, el país cuenta ya con 35 almazaras, la mayoría de ellas de pequeño tamaño, situadas en las provincias de Gansu, Sichuan, Chongquing, Yunnan y Zheijang y el sector oleícola da empleo ya a más de 3.000 familias.

En Deoleo mantienen que "a la vista del incremento progresivo de la producción mundial de aceite de oliva, sobre todo en los países hasta ahora principalmente importadores -como es el caso chino- los países productores tradicionales podrían ver peligrar su hegemonía". Y es que todo indica que ante la expansión del consumo se amplíe también la globalización de la producción.

España se mantiene como primera potencia mundial en producción de aceite de oliva y de aceituna de mesa, ya que cuenta con la mayor superficie de olivar del mundo

España se mantiene como primera potencia mundial en producción de aceite de oliva y de aceituna de mesa, ya que cuenta con la mayor superficie de olivar del mundo. Son en total 2,58 millones de hectáreas, de las que 76.947 están destinados a la producción de aceituna de mesa. El 60% de los olivos españoles se encuentran en la zona de Andalucía y, de forma muy especial en Jaén. A España le siguen en el ranking de principales productores, con gran diferencia en cuanto a hectáreas y volumen de producción, Italia, Grecia y Túnez, es decir, países de la cuenca mediterránea. Y a mayor distancia aún Portugal, Chipre, Eslovenia, Líbano, Siria o Turquía.

En total, el 98% de los 1.000 millones de olivos que existen en la actualidad en todo el mundo, repartidos en 10 millones de hectáreas, se cultivan en el área mediterránea. En el otro extremo del mundo, en Australia, hay actualmente 10 millones de olivos en unas 30.000 hectáreas.

En el sector advierten que más allá del incremento de la producción en otros países, como pueda ser por ejemplo el caso de China, el principal riesgo para España como primer país productor y exportador, viene, sin embargo, ante la deriva proteccionista que están tomando algunos de los nuevos países productores, como ocurre en Estados Unidos, donde la industria está presionando ya al Gobierno de Donald Trump para que se fije un arancel similar al establecido a la aceituna de mesa española.

Ya el año 2010 el Olive Center de la Universidad de California, promovido por una serie de productores locales, publicó un informe en el que afirmaba que el 69% de los aceites de oliva importados en Estados Unidos no cumplían con los estándares internacionales de calidad. Es una conclusión que se desprendía, supuestamente, de distintos análisis sensoriales realizados a varias muestras de marcas italianas, en contraposición, sobre todo, a dos marcas californianas cuyos resultados sí fueron satisfactorios.

Hay que tener en cuenta que Estados Unidos es el segundo importador mundial por detrás de Italia. De acuerdo con las últimas cifras disponibles, importa el 99% del aceite que consume. A partir de 1999 comenzó a apostar de forma más determinante por la producción al implantar el olivar intensivo, con variedades españolas y griegas fundamentalmente, en detrimento de las italianas. Entre 2005 y 2009 se plantaron 7.500 hectáreas nuevas en la zona de California, principalmente y ahora hay en marcha también más planes en el mismo sentido.

El hecho es que, desde la publicación del informe de la Universidad de California sobre el aceite de oliva importado, aquellos operadores con intereses contrarios a los del aceite extranjero empezaron una auténtica cruzada para sembrar dudas y confusión en la mente de los consumidores estadounidenses. Los ataques provenían de los medios, de las asociaciones de consumidores, de abogados, legisladores, bloggers y lobistas. California Olive Ranch, el principal productor norteamericano, responsable del 65% de la producción en EEUU, impulsó incluso la creación en 2014 del Olive Oil Comission for California (OOCC), un equivalente al COI, el Comité Oleícola Internacional, de ámbito local, que ha acabado aprobando una normativa de calidad propia que establecía estándares químicos más restrictivos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum5
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

John Galt
A Favor
En Contra

Sinceramente esto no me parece que suponga una amenaza. Seria toda una ventaja que China promoviese el consumo de aceite de oliva ya que abriria la puerta a un mayor consumo, que con la poblacion de China esa produccion no daria para sostener dicho consumo. Con esa puerta abierta, España podria aprovechar mejor y vender mas alli...

Lo que si es un riesgo es Italia y que no seamos capaces de vender fuera con marcas propias y que no haya una sola buena distribuidora de aceite.

Por otra parte, la UE no deberia permitir las inversiones estatales...

Como ultima reflexion, los productores españoles si quieren vender fuera deberian conocer los mercados extranjeros: por ejemplo, los ingleses compran el aceite mas "sucio", el que tiene mas restos en el fondo. Eso es una catetada ya que el nuestro simplemente esta filtrado. Que hacen los italianos? No lo filtran....

En fin, es un sector que deberia plantearse muchas cosas....

Puntuación 1
#1
ALFREDO
A Favor
En Contra

COMO LOS ESPAÑOLES SOMOS TAN BONDADOSOS Y GENEROSOS ADEMÁS DE GILIPILLAS EN GRADO MÁXIMO, TENÍAMOS QUE ENVIAR A CHINA INGENIEROS AGRÓNOMOS EXPERTOS EN OLIVAR PARA ASESORARLES EN TODO Y PLANTAR ALLÍ MÁS OLIVARES QUE AQUÍ TENEMOS EN ESPAÑA, CLARO PARA HUNDIR NUESTRO OLIVAR, SI NOS PIDIESE CHINA TIEMPO NOS FALTARÍA.........???

Puntuación 4
#2
ODYSSÉOS 0.95
A Favor
En Contra

No puedo ver los comentarios hoy. Sería conveniente que lo arreglárais.

Puntuación 0
#3
JonS
A Favor
En Contra

Según nos enseñan las leyes económicas, las exportaciones a China bajarán (ya que se autoabastecerán en mayor medida) y, en consecuencia, los precios del mercado interior disminuirán (ceteris paribus). No es mala noticia por lo tanto (aunque a los exportadores españoles no les hará tanta gracia)

Puntuación 2
#4
Mk
A Favor
En Contra

Luque va a dejar a los andaluces pelaos y con cara de no enterarse de nada.

DCoop va a tirar de aceite marroquí a bajos precios...y si hace falta con aceite chino...y os va a dejar en la estacada.

Puntuación 3
#5