Empresas y finanzas

Las 'telecos' más televisivas son de EEUU

  • La menor conexión a la TV de las operadoras europeas se refleja en márgenes más pobres
  • La cifra de clientes de AT&T que paga por contenidos es del 25%, frente al 3% de Telefónica

Las grandes compañías norteamericanas del sector están protagonizando una descarnada batalla corporativa para integrar contenidos televisivos en sus ofertas y atraer y fidelizar a los clientes con mayor valor añadido en un mercado maduro con pocas opciones de crecimiento. En Europa, la industria encuentra más problemas para avanzar en esta irremediable estrategia.

Conseguir al cliente de mayor valor añadido en un mercado con una elevada competencia. Ése es el objetivo que los expertos en el sector de las telecomunicaciones consideran que tienen las compañías de la industria. Sin embargo, es una meta hacia la que no todas las grandes telecos están avanzando con la misma eficacia. Mientras los actores norteamericanos consiguen hacer crecer el porcentaje de clientes que pagan por sus plataformas de televisión, en las europeas es menor y se muestra estancado. Una tendencia que se traslada a los mayores márgenes que se consiguen al otro lado del Atlántico, que explica buena parte del mejor comportamiento en bolsa de las estadounidenses y sostiene las mejores expectativas.

Desde hace ya un lustro, la estrategia del sector en Estados Unidos y también en Europa viene siendo incluir televisión en su oferta para superar la madurez de su mercado tradicional y para encontrar crecimiento, acotado por la fuerte competencia en la prestación de los servicios clásicos de telefonía y conexión a Internet y amenazado por las plataformas que triunfan en la Red, con Netflix como ejemplo paradigmático, ante la que la mayoría de telecos se ha tenido que plegar y buscar acuerdos de explotación.

La última y sintomática muestra de este irremediable giro de la industria es la efervescencia corporativa que se está viviendo en Norteamérica. El primer gran movimiento lo protagonizó el gigante AT&T al comprar Time Warner, en una decidida apuesta por los contenidos que ha desencadenando una batalla encarnizada -de ofertas y contraofertas- entre actores como Comcast y Disney. La primera intenta integrar los contenidos de Fox en su oferta de televisión por cable y la segunda, que lleva ventaja en la batalla por el grupo de Rupert Murdoch, reforzarse frente a Netflix. Si Disney acaba por llevarse el gato al agua, Comcast mantiene la opción de hacerse con Sky, con las mismas intenciones.

Ofertas convergentes

La teoría dice, efectivamente, que la televisión permite a las telecos empaquetar sus ofertas y cumplir tres objetivos: "Fidelizar a los clientes y evitar la tasa de desconexión -reducir el número de altas y bajas de clientes-, conseguir un margen adicional al añadir la televisión a sus servicios y captar nuevos al ofrecer un producto diferencial", resume Javier Borrachero, experto de Kepler Cheuvreux. 

AT&T, en concreto, "busca impulsar el crecimiento ante la ralentización del mercado clásico de las telecomunicaciones", explica el equipo de análisis de JP Morgan, que detalla que "tiene la intención de aprovechar la programación de Time Warner para generar una nueva fuente de ingresos con la publicidad y de mejorar su plataforma de televisión de pago, DirecTV".

Estas mismas metas tiene Telefónica, y hacia ellas se encaminó cuando adquirió Digital +. Y también son las de Vodafone, Deutsche Telekom... aunque los datos reflejan mayores problemas para alcanzarlas entre estos grupos europeos, que entre los estadounidenses. El porcentaje de clientes de AT&T que incluye televisión en sus contratos es del 25%, el de Comcast del 39% y el de Verizon del 5%, mientras que el del operador español apenas alcanza el 3%, en torno al que se mueven el resto de competidores continentales.

Esta menor conexión a la televisión de las europeas tiene consecuencias directas en los márgenes: ninguna alcanza el 38% que se espera que consiga Verizon al cierre del presente ejercicio. También en el crecimiento del ebitda (beneficio bruto de explotación) proyectado: los analistas esperan que Comcast, Verizon y AT&T incrementen sus ganancias cerca de un 10 % en 2019, respecto a 2017, mientras que solo Deutsche Telekom se acerca a ese ritmo y, de hecho, se estima que Telefónica mantendrá plano su ebitda en este mismo periodo. Pero el gran lastre de la española es que es la compañía del sector más apalancada, con una ratio deuda/ebitda que se situará en las 2,8 veces al cierre de 2018.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

jesús
A Favor
En Contra

Pues Movistar en fibrfa puede que bien pero en cobrfe esos 11.5 megas que da con tv son escasos cuando se hace uso del descodificador , cuando en muchas ocasiones y como el contrato en sí dice 20 megas. Pero en Movistar es algo normal dar algo menos cuando puede dar algo más, como siempre incompresible y fuera de lugar y que conste que lo digo con ánimo de que se den por aludidos no por criticar.

Puntuación 2
#1
Mejoren contenidos y luego ...
A Favor
En Contra

Yo solo quiero internet. La operadora que me oblige a la television, me pierde. Solo me interesa wifi por el movil y netflix, la television en España es malisima y de tanto Real Madrid y Salvame Varios, en mi casa ya solo ponemos Saber y Ganar para tomar el café. Los informativos son sensacionalistas desmesuradamente, los deportes son madridistas y si quiero series y peliculas, tengo NETFLIX. En España, el problema, es al tipo de espectador al que se dirigen.

Puntuación 2
#2