Empresas y finanzas

Prisa necesita 275 millones para bajar su deuda al no vender Media Capital

  • Si no logra pagar antes de abril de 2020 el coste de su pasivo se disparará al 7%
  • Cebrián se queda sin la prima de 1,9 millones vinculada a la operación

La última gran operación cerrada por Juan Luis Cebrián como presidente de Prisa se ha ido al traste. La dueña de El País y Altice han roto el acuerdo de venta de la filial lusa Media Capital por 321 millones de euros ante las críticas de la comisión de la competencia portuguesa, la Autoridade da Concorrência (AdC), que ha rechazado la propuesta de Altice para comprar la firma y dijo que la integración amenazaba la competencia en su mercado.

La decisión de romper la operación antes de que la AdC se pronuncie oficialmente deja al expresidente del grupo si el bonus de 1,9 millones de euros vinculado al éxito de la enajenación del negocio de televisión de pago y pone en riesgo el futuro financiero de Prisa, que ha reconocido que "se verá negativamente afectada" si la operación fracasaba y necesita encontrar al menos 271 millones para cumplir sus compromisos. No en vano, las acciones de la editora han llegado a caer 10 por ciento tras hacerse oficial la noticia aunque finalmente han cerrado con un descenso del 6,34 por ciento a los 1,75 euros.

La venta de Media Capital a Altice formaba parte de los hitos del plan de Refinanciación de Prisa que tiene que entrar en vigor el 30 junio. El plan de la dueña de La Ser y Santillana era usar los fondos de la enajenación para amortizar deuda, cumplir con sus acreedores y empezar julio con un pasivo neto de 935 millones de euros. Sin la venta, la deuda de la firma será de 1.367 millones de euros después de usar 563 millones de la ampliación de capital en pagar a sus acreedores antes de finales de mes. A partir de ahora, Prisa tiene un periodo de gracia para buscar los 321 millones que ha dejado de ingresar ya que el acuerdo de Refinanciación contemplaba la opción de que la venta fracasara.

Así, el grupo podrá buscar otro comprador para Media Capital en su totalidad o en parte, vender rápidamente otro activo o buscar fondos por otras vías. Lo único que no está sobre la mesa es la venta de Santillana, que es el negocio que genera caja para pagar la deuda.

El próximo gran hito que Prisa tiene que cumplir es la amortización de 275 millones de euros antes de abril de 2020. Aunque el pago no consta como una obligación, si Prisa no cumple con este hito tendrá que afrontar un encarecimiento de los costes de su deuda, lo que puede lastrar su cuenta de resultados y complicar el cumplimiento de otros hitos como la amortización de 15 millones antes de diciembre de 2020 y de 25 millones en diciembre de 2021. Así, según el contrato, si Prisa no paga los 275 millones, a partir del mayo el tipo de interés de la deuda aplicable será Euribor más un margen de 5,5 por ciento (ahora es del 4) y a partir de diciembre subiría al 7 por ciento.

A su vez, la anulación de la operación lleva a que Prisa solo pueda vender el 50 por ciento de Santillana a Holdoc, una empresa española propiedad del grupo, y que siga siendo deudor. En plan es que solo lo fuera Holdoc, que se quedaría con el 75 por ciento.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin