Empresas y finanzas

Prisa premia a Cebrián con 7 millones tras dejarla con pérdidas de 103 millones

  • La antigua cúpula se reparte en total 10 millones tras ceder la gestión
  • El grupo prepara un plan de ajuste de 40 millones en tres años
Juan Luis Cebrián, expresidente de Prisa.

Juan Luis Cebrián cierra su ciclo como presidente ejecutivo de Prisa dejando unas pérdidas de 102,9 millones de euros, un 52% más que hace un año, y un nuevo plan de ajuste de 40 millones para la radio y la prensa sobre la mesa. Un balance que la dueña de El País y La Ser ha premiado con el pago de una indemnización el pasado mes de enero de siete millones de euros. Y es que, sólo por aceptar su renuncia como primer espada (sigue en el grupo con otros cargos), el experiodista ingresó seis millones en concepto de jubilación y otro millón más por retribución variable. A este premio por haber llevado a la firma al borde la quiebra en más de una ocasión, se suma el sueldo de 2017.

La indemnización de Cebrián no es, sin embargo, la única. El exconsejero delegado, José Luis Sainz, ha cobrado igualmente una indemnización de 1,87 millones de euros, equivalente a 15 mensualidades de su retribución total, así como 187.500 euros para que no vaya a trabajar a la competencia. Prisa ha aprobado además otra indemnización para Manuel Polanco, que ha cesado como vicepresidente pero continúa en calidad de presidente no ejecutivo, equivalente también a quince mensualidades , por importe de 905.000 euros, así como 264.000 euros más en concepto de retribución variable anual del ejercicio 2017. En conjunto, la antigua cúpula de la compañía se lleva 10,2 millones de euros por dejar la gestión.

Pero este no es el único pago millonario que han recibido pese a tener a la compañía en número rojos. Después de haber perdido 67,9 millones de euros en 2016, el presidente de la compañía, Juan Luis Cebrián; el consejero delegado, José Luis Sainz, y el vicepresidente Manuel Polanco se repartieron un bonus de 1,4 millones de euros ese mismo año. Cebrián cobró, en concreto, 691.472 euros en concepto de retribución variable, elevando así su remuneración total en el 2016 a 1,76 millones de euros. Sainz, que ingresó por ese bonus 538.285 euros, cobró en conjunto 1,29 millones, y Polanco, con una paga variable de 175.356, ingresó 640.000 euros.

Peores resultados

En cuanto al balance del año pasado, la fuerte apuesta personal del expresidente por la digitalización, que suponen el 13% de la facturación, no ha terminado de dar sus frutos. Los ingresos del grupo han caído un 1,2% en 2017 hasta los 1.170,7 millones de euros a pesar de la mejora registrada en América Latina de la mano de Santillana, la joya de la corona del grupo. Así, el área de prensa, que incluye a El País y Cinco Días, entre otro, ha ingresado un 8,1% menos hasta los 220,6 millones de euros. Lo ingresos digitales del negocio han subido pero no ha conseguido compensar la caída global en publicidad y en circulación. El ebitda ha caído un 75% y ha registrado un resultado neto de explotación (ebit) negativo de 14,1 millones pese a ajuste en los gastos.

En radio, la historia se repite. La facturación ha bajado un 6,8%, arrastrado por América Latina, y el resultado neto de explotación se ha reducido un 6,2%. En Educación, sin embargo, los ingresos han mejorado un 2,9% impulsados por el negocio internacional y el ebitda ha mejorado un 11,8% a los 110,2 millones de euros.

A pesar del deterioro general en la facturación, el grupo ha mejorado los margenes gracias a las políticas de austeridad que han llevado a Prisa a elevar un 0,5% el Ebitda hasta los 207 millones mientras que el Ebit (resultados neto de explotación) ha subido el 6,3% a los 105,7 millones. Pese a la mejora operativa, que no se ha conseguido mantener en la recta final del año, cuando todos los indicadores han caído, el grupo editorial ha elevado un 52% sus pérdidas netas por una serie de extraodinarios y de los resultados de operaciones en discontinuación.

De cara a 2018, Prisa, que ha cerrado una nueva refinanciación de la deuda, se ha comprometido a recortar 40 millones de euros de gastos en prensa, radio y corporativo en los próximos tres años y ha poner a la venta o en revisión los negocios que estén en pérdidas, como los diarios, y los inmuebles. No en vano, la refinanciación exige una serie de hitos y la última ampliación de capital de Prisa ya se hizo a un precio bajo.

comentariosforum5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 5

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Dracula
A Favor
En Contra

Tí­pico ejemplo de sanguijuela que destruye desde dentro un imperio como Prisa y no solo no acaba en prisión sino que se lleva crudos decenas de millones cada año de perdidas. Mientras, la plantilla cada dí­a es menor y peor pagada

Puntuación 21
#1
Fernan
A Favor
En Contra

Cebrián lleva muchos años de ejecutivo con grandes sueldos y grandes pérdidas, al principio tení­a una ideologí­a de izquierda liberal y eso que su padre fue un hombre del franquismo con prebendas.

Ya puede ganar, se ha divorciado 2 veces, tiene 6 hijos y en el íºltimo divorcio además de dejar la vivienda tiene que pasar 30.000 € al mes.

Puntuación 13
#2
rothbart
A Favor
En Contra

No te preocupes, es de izquierdas, seguro que se va de rositas

Puntuación -4
#3
ANALISTA DE HECES
A Favor
En Contra

CEBRIAN ES UN ESCREMENTO

Y PRISA YA NO TE CUENTO

Puntuación 2
#4
sobran 300.000 politicos y todos los aforados
A Favor
En Contra

eso si que es buena gestión !!!

Vergonzoso !!!

Puntuación 4
#5