Empresas y finanzas

Las TV de pago negociarán a la baja los derechos de la próxima Champions

  • Movistar, Orange y Vodafone combatirán la 'locura' de precios

Los principales operadores de televisión de pago no están dispuestos tirar la casa por la ventana para ofrecer a sus clientes los partidos de la próxima edición de la Champions League. Ni mucho menos. De hecho, intentarán negociar a la baja las próximas renovaciones de contratos con el actual propietario de los derechos: Mediapro.

Según ha podido saber elEconomista de fuentes del mercado, "Telefónica, Orange y Vodafone han aprendido la lección de los últimos años y, en adelante, procurarán no incurrir en los mismos errores". El problema de todos ellos guarda relación directa con el precio pagado por los derechos audiovisuales. "Para rentabilizar el fútbol deberíamos cobrar a los abonados más de 50 euros al mes por este concepto, algo que resulta absolutamente inviable", añaden las mismas fuentes.

La preocupación de las telecos por incluir el fútbol en sus respectivas parrillas aumentará el próximo año, cuando les llegue el momento de sentarse con Mediapro para negociar los derechos de las próximas ediciones de Champions League. La productora catalana se adjudicó el pasado verano el paquete más preciado e la UEFA a cambio de 1.100 millones por tres temporadas a partir de 2018 (la 2018/2019, 2019/2020 y 2020/2021).

A partir de ahora, Mediapro intentará rentabilizar su inversión a través del máximo número de plataformas de televisión de pago.

A modo de ejemplo, Movistar pagó 750 millones de euros por disfrutar del mejor partido de cada jornada de Liga (el Partidazo) durante tres temporadas, cifra a la que se añaden otros 2.400 millones de euros pagados a BeinSports por el resto de los partidos de Liga y de la Champions League. Esos 3.150 millones de euros de coste de todo el fútbol supone para Telefónica una inversión anual de 1.050 millones al año o, lo que es lo mismo, unos 87,5 millones al mes.

Sólo para equilibrar los gastos e ingresos por el fútbol, Telefónica necesitaría que todos sus abonados de TV de pago (3,7 millones) se suscribieran al fútbol y pagaran cada mes 23,6 euros, incluidos los meses de julio y agosto en los que no existe competición. Ante esos datos, no es extraño que el consejero delegado de Telefónica, Ángel Vilá, reconociera en la última conferencia con los analistas que su grupo ha notado una "reciente" inflación en los derechos del fútbol en las cuentas del tercer trimestre. Así, Vilá apuntó que su compañía analizará "el resultado de la ecuación entre costes y beneficios del contenido concreto de forma racional para tomar una decisión en consecuencia".

Por su parte, Vodafone España abonó 318 millones en su último ejercicio fiscal por derechos de emisión televisivos del fútbol, el motor y las series. Ese importe representa una inversión mensual de 26,5 millones, por lo que cada uno de sus abonados de TV de pago (1,28 millones) debería pagar 20 euros por estos contenidos sólo para empatar las cuentas.

Las cifras de Vodafone podrían extrapolarse con las de Orange, aunque este último tiene casi la mitad de clientes de TV de pago (600.000) que su competidor. El pasado 26 de octubre, el consejero delegado de Orange España, Laurent Paillassot, ya calificó de "locura" los precios del fútbol, el mismo término que también utilizó el pasado verano cuando le pidieron opinión sobre los 1.100 millones de euros que pagó Mediapro por los derechos televisivos de la Champions League para las tres temporadas a partir de la de 2018-2019. Por estas razones, Paillassot propuso ser "mucho más razonables", ya que no cree que los clientes estén dispuestos a pagar un precio "tan alto" por este contenido.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud