Empresas y finanzas

La familia Puig compra un 4,7% de Colonial y entra en su núcleo duro

  • Compra su sede a BBVA por 50 millones de euros, según el mercado
  • Entra en la inmobiliaria con un paquete valorado en 117 millones

La familia Puig, propietaria de la compañía catalana de perfumes como Paco Rabanne o Jean Paul Gaultier, ha dado un paso más en su relación con la inmobiliaria Colonial. Si el pasado febrero, ambas sellaban una joint venture para construir una nueva torre al lado de su actual sede, ahora la familia Puig ha entrado en el núcleo duro de su accionariado con la compra de un 4,7 por ciento de la cotizada. La operación la ha llevado a cabo a través de Inmo, la sociedad inmobiliaria de la familia.

Con la capitalización bursátil que cerró ayer Colonial, la participación de Puig estaría valorada alrededor de unos 117 millones de euros. De modo que accede al núcleo duro de accionistas de la compañía como la sexta con más peso.

En en el sector inmobiliario. Inmo también ha cerrado la compra del edificio que alberga la sede de Puig en L?Hospitalet (Barcelona). Los Puig tenían una opción de compra viva sobre este edificio que finalizaba en 2020 y por el que habían pactado pagar 60 millones de euros, por lo que la cantidad según fuentes del mercado se sitúa alrededor de los 50 millones.

Con esta oferta, el grupo ha resultado "ganador en el proceso competitivo con el que BBVA ha puesto en el mercado el edificio que alberga la sede de Puig en la Plaça Europa de L´Hospitalet", explica la firma. El inmueble, diseñado por Rafael Moneo y GCA Arquitectos, tiene una superficie de 14.300 m2 y 21 plantas.

Con esta adquisición, el grupo familiar gana presencia en esta zona de crecimiento en la ciudad, donde además, está levantando otra torre de forma conjunta con Colonial, que supondrá una inversión de 32 millones de euros y que representa "la construcción del mayor edificio de oficinas de nueva planta proyectado en la Ciudad Condal en los últimos años". 

El desarrollo de este rascacielos, de 24.500 m2 contará con 17 plantas diáfanas de 1.800m2, se hará al 50% con Colonial, sobre unos terrenos que aporta la rama inmobiliaria de Puig. Por otra parte, la empresa baluarte de la familia también presentó resultados ayer. La firma de perfumes  y moda Puig cerró el pasado ejercicio con un beneficio neto de 155 millones de euros, un 23 por ciento más que en 2015.

Resultados

La firma propietaria de fragancias tan conocidas como Paco Rabanne, Jean Paul Gaultier o Carolina Herrera sigue alzando el vuelo para cumplir su plan trianual: facturar 2.000 millones en 2017. El pasado año, sus ventas crecieron un 9 por ciento más hasta alcanzar los 1.790 millones de euros. Sin embargo, esta evolución es algo menor a la prevista, debido al impacto que ha tenido la fluctuación de algunas divisas como la libra esterlina tras el Brexit o el peso argentino y el real brasileño.

Su presidente y consejero delegado, Marc Puig, pronostica que conseguirán alcanzar los 2.000 millones "sin grandes incorporaciones a nuestro portafolio", aunque la compañía no descarta adquisiciones "si son buenas oportunidades y aportan valor". La empresa está centrada desde hace años en mercados emergentes, una apuesta que viene de lejos por su peso demográfico. De hecho, Puig ha cerrado recientemente una joint venture en Singapur y ha creado una filial en Australia y Colombia.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0