Empresas y finanzas

Sacyr refuerza su negocio industrial con su filial Sadyt, especializada en proyectos de agua

  • La división industrial disparó ingresos un 38% en 2016, hasta 400 millones
Manuel Manrique, presidente de Sacyr.

Sacyr ha integrado en su división industrial la actividad de construcción e ingeniería (EPC) de su filial especializada en el tratamiento de agua Sadyt. Con ello, la constructora busca reforzar esta rama que se revela como una de sus principales apuestas de crecimiento en su plan estratégico.

Según explican las fuentes consultadas, la medida se ha adoptado en el arranque del año y supone que Sadyt queda bajo el paraguas de Sacyr Industrial, con excepción de la parte relativa a la tecnología y la ciencia. De este modo, la división que dirige Pedro Sigüenza se beneficiará de las sinergias entre ambas para ejecutar proyectos ligados al agua. La mayor especialidad de Sadyt es la desalación, tanto en diseño y construcción como en operación, siendo una de las 10 mayores empresas del mundo en este sector.

Dentro del segmento del agua, Sacyr cuenta además con su filial Valoriza Agua, dentro del área de servicios y dedicada a la explotación de plantas. Ésta centra sus esfuerzos en el negocio de desalinización y tratamiento. Busca desembarcar en Estados Unidos y reforzarse en sus mercados principales, Latinoamérica y Oriente Medio, con alianzas con socios locales en Arabia Saudí, Omán y Qatar.

Negocio industrial

Hace casi dos años, el grupo que preside Manuel Manrique lanzó una ofensiva para crecer en el negocio industrial. Para ello, la constructora se ha armado con adquisiciones y alianzas con otras empresas especializadas en distintas ramas de actividad. Así, en el verano de 2015, Sacyr anunció una alianza con la filial española del gigante de ingeniería estadounidense Fluor Corporation. La operación incluyó la compra por la constructora del 50% de Fluor, con un desembolso de 39 millones de euros.

Con posterioridad alcanzó sendos acuerdos con Nervión Industries y con Isotrón. Estos movimientos han permitido a Sacyr Industrial ganar músculo y capacidad tecnológica para realizar trabajos de mayor volumen y especialización en el ámbito de la energía (petróleo y gas) y la electricidad.

Los resultados no se han hecho esperar y en 2016 dispararon sus ingresos un 38,1%, hasta 400,5 millones, y el resultado bruto de explotación (ebitda) un 43,1%, hasta 30,1 millones.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin