Empresas y finanzas

Mango replica a Inditex: acerca su producción para poder renovar a diario sus tiendas

  • Cambia ya cada día la ropa en sus tiendas
Imagen: Archivo

Mango replica el modelo de Inditex y se apunta a la fast fashion o moda rápida. El gigante catalán ha acercado la producción desde Asia a España, Portugal, Grecia, Turquía y Marruecos con el objetivo de acelerar el cambio de colecciones y poder abastecer de forma diaria a sus tiendas, para lo que el año pasado abrió también una gran plataforma logística en Lliçà d'Amunt (Barcelona) y cuenta con un gran centro de diseño en la localidad de Palau-Solità i Plegamans. Es el mismo modelo que está siguiendo desde hace tiempo Inditex, la dueña de Zara.

El vicepresidente de Mango, Daniel López, ha explicado en la presentación de una nueva tienda en Serrano, Madrid, que "si hace dos o tres años teníamos en proximidad tan sólo un 10% de la producción, ahora supone ya un tercio". Todo ello responde al objetivo de ser más dinámico y poder ajustarse al día a las demandas de los consumidores.

Al igual que está haciendo Inditex, Mango ha decidido también reconvertir sus espacios comerciales y abrir tiendas más grandes, cerrando en este sentido algunas de las pequeñas. "Desde 2013 hemos hecho un gran esfuerzo con una inversión de 600 millones de euros y la apertura de 200 megastores". Son establecimientos que tienen entre 800 y 1.500 metros cuadrados.

En los próximos años, el plan pasa por la apertura de entre 60 y 70 nuevas tiendas, gran parte de las cuáles tendrán también estas dimensiones. El crecimiento se centrará, sobre todo, en Europa, pero también en Oriente Medio, Rusia, el Sudeste asiático o Latinoamérica. En este caso, y al contrario que Inditex, el desarrollo en Estados Unidos está por ahora descartado.

La nueva tienda en Serrano

Mango apuesta también en las grandes capitales por la inauguración de flagship stores, o tiendas emblemáticas. El último ejemplo es la tienda que se abrirá mañana al público en la madrileña calle de Serrano y que cuenta con una superficie de 2.000 metros cuadrados, incorporando las líneas de hombre, mujer y niño en cuatro plantas.

El local, en el que se han invertido 67 millones de euros (60 millones para la compra del inmueble y el resto en obras), está equipado con las últimas tecnologías que la compañía ha empezado a implantar en sus puntos de venta, como probadores digitales, ticket electrónicos, o la aplicación Shazam In-Store, que permite a los clientes cambiar la música de la tienda. Tras esta apertura, Mango está preparando también otro gran establecimiento en la calle de Preciados, también en Madrid, y busca localización para otro más en la Gran Vía. 

Con 2.200 tiendas en la actualidad, el grupo que preside Isak Andic cerró 2015 con unas ventas de 2.327 millones de euros, lo que supone un incremento del 14% respecto a 2014 y un ebitda (resultado bruto operativo) de 170 millones.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0