Empresas y finanzas

Los Ruiz-Mateos ocultan la herencia de su padre para evitar su reparto

  • Bloquean el inventario de bienes tras pedirlo una hija del empresario
Extracto del testamento de José María Ruiz-Mateos y Jiménez de Tejada. Foto:elEconomista.

Los hermanos Ruiz-Mateos están tratando de bloquear, presuntamente, el reparto de la herencia de su padre. En su testamento, al que ha tenido acceso elEconomista, José María Ruiz Mateos, fallecido en septiembre de 2015, ordenaba el reparto de sus bienes entre su mujer, Teresa Rivero, y sus trece hijos a partes iguales.

Meses después, en un escrito presentado ante el notario Antonio Luis Reina hace justo un año, el pasado el día 21 de enero de 2016, una de las hijas del fundador de Nueva Rumasa, Begoña Ruiz-Mateos, requería la realización del inventario de los bienes de su padre para conocer los detalles del patrimonio. Begoña, que fue la única de los trece hermanos en asistir a la apertura del testamento en octubre de 2015, y que ha declinado hacer ahora ningún tipo de declaración, se ha encontrado, sin embargo, con la oposición del resto de la familia a desvelar los detalles de la herencia. Y es que en el último año ninguno de los coherederos ha presentado ningún documento que certifique la existencia de bien alguno.

Embargo del patrimonio

El juez de la Audiencia Nacional, José de la Mata, ordenó en septiembre de 2015 el embargo de la herencia a los seis hijos varones del empresario, que defienden ahora que sólo hay deudas. Sin embargo, fuentes próximas al entramado empresarial sospechan que se está ocultando parte del patrimonio con el que, entre otras cosas, los hijos de Ruiz-Mateos habrían montado la tercera Rumasa incluyendo más de una docena de restaurantes y una bodega.

La realización de un inventario de los bienes supondría aflorar la fortuna del patriarca, junto con el beneficio que ha generado en los últimos años Nueva Rumasa, para que finalmente, la parte de los seis hermanos, quedara bloqueada por la Justicia. Los procesados deben aún 289,1 millones de euros a las 4.110 personas que invirtieron en el grupo empresarial entre los años 2009 y 2011.

Según el último auto del magistrado que instruye el caso en la Audiencia Nacional, José de la Mata, los seis hijos del empresario habrían utilizado más de 4.067 cuentas bancarias y hasta 445 empresas, 56 de ellas en el extranjero, para desviar los fondos de Nueva Rumasa y ocultar los bienes.

"Las sociedades patrimoniales de control, la mayoría de Belice, son las propietarias de las sociedades productivas y las marcas comerciales", dice el juez. De hecho, al menos cuatro de las firmas beliceñas -Bleta International, Calwell Alliance, Ceslow y Spadoni- eran titulares de cuentas en entidades financieras españolas.

El sobrino: "Firmé los pagarés por lealtad, pero me enteré por televisión"

Zoilo Pazos Jiménez, sobrino de José María Ruiz-Mateos, está considerado por el juez uno de los principales testaferros de la trama que habría estafado a miles de inversores a través de la emisión de pagarés. En declaraciones a elEconomista, Pazos Jiménez asegura, sin embargo, que "yo no me he llevado ni un duro", insistiendo en que "todo lo que firmé lo hice por orden de mi tío y por lealtadad a él". Pazos Jiménez asegura, en esta misma línea, que no estaba al tanto de la operativa empresarial ni a qué se dedicaba el dinero de los pagarés. "Yo me enteré de todo lo que pasaba por televisión y ahora no tengo ni para vivir; subsisto con la pensión de mi madre", dice.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Manuel
A Favor
En Contra

¡Qué asco!

Puntuación 1
#1