Empresas y finanzas

OHL se prepara para ganar músculo en Arabia Saudí tras el AVE a La Meca

  • Aspira a obras del metro de Jeddah, el puente Obhur Creek...

OHL tiene el punto de mira en Arabia Saudí, un mercado que desde la propia compañía han considerado susceptible de entrar en el selectivo de países estratégicos que integran Estados Unidos, México, España, Canadá, Perú, Chile, Colombia y República Checa. En esta apuesta decidida, el grupo afronta el nuevo año con la expectativa de ganar músculo en el país, coincidiendo con la finalización de la línea de alta velocidad entre Medina y La Meca. En los próximos meses, la compañía que dirige Tomás García Madrid aspira a contratos por más de 4.000 millones de euros.

La caída del precio del petróleo ha llevado al nuevo Gobierno de Arabia Saudí a revaluar su plan de inversiones en infraestructuras. No obstante, mantiene como prioritarios importantes proyectos en los que ha invitado a participar a OHL. Sobresalen tres contratos: el metro de Jeddah, el puente Obhur Creek, en esta misma ciudad y el ferrocarril que cruzará el país de Este a Oeste. Adicionalmente, el grupo que controla la familia Villar Mir estudia diversos proyectos de la petrolera Saudi Aramco, que prevé invertir casi 300.000 millones.

OHL está a punto de terminar la superestructura y la electrificación de la línea de alta velocidad entre Medina y La Meca, una obra que ejecuta un consorcio de 12 empresas españolas -y dos árabes-. Con un presupuesto de más de 6.700 millones, el proyecto ha estado siempre bajo las disputas internas del consorcio y con el propio cliente, la Saudi Railway Organization (SRO). Con todo, OHL ha defendido que el proyecto "va muy bien". Así lo dijo en febrero de 2016 el entonces consejero delegado Josep Piqué, quien limitó el conflicto a la gobernanza del consorcio.

Piqué defendió que la relación de OHL con el cliente "es muy buena". No en vano, en el acuerdo que el consorcio alcanzó con Arabia en noviembre pasado para aplazar la entrega del proyecto hasta 2018 y obtener el reconocimiento de ciertos sobrecostes, jugó un papel principal el director general de la división de construcción de la compañía, Ignacio Botella.

En virtud de estas relaciones fluidas, Arabia quiere contar con OHL para desarrollar nuevos proyectos y la constructora no ha dudado en coger el guante. Para la firma española, Arabia es un mercado con seguridad jurídica y que ofrece suficientes garantías frente a otros países del Golfo Pérsico. Es la premisa principal del grupo en su estrategia actual de mejorar la generación de caja, acuciada por los desencuentros en algunos contratos en Qatar, Argelia o Turquía.

FCC e Isolux, precedentes

En su apuesta por Arabia, OHL tiene la vista puesta en el Obhur Creek Bridge, un puente en Jeddah con un presupuesto de casi 1.000 millones y cuya adjudicación se espera para principios de este año.

OHL ha unido sus fuerzas con la japonesa IHI Corporation y la griega Consolidated Contractors Company (CCC). Compite con otros consorcios de los que forman parte, entre otros, Hochtief, la filial alemana de ACS. El proyecto consiste en la construcción de un puente de dos kilómetros de longitud que incluirá ocho carriles de carretera, dos de ferrocarril y dos aceras.

Este proyecto está relacionado con el nuevo metro de Jeddah, en el que OHL también aspira al contrato para desarrollar la fase 1, valorada en más de 2.000 millones (en conjunto rebasa los 11.500 millones) y que conectará el Aeropuerto Internacional King Abdulaziz con el estadio Príncipe Abdullah Al-Faisal. Otros suburbanos saudíes ya tienen acento español, como el de Riad, con FCC, y el de La Meca, para el que Isolux negocia en la actualidad su financiación.

La firma que preside Juan Villar Mir también lucha por el ferrocarril convencional entre Dammam y Jeddah, el denominado land bridge (puente terrestre), con inversiones de más de 1.500 millones.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin