Empresas y finanzas

EEUU pide a Deutsche Bank 12.500 millones, cuatro veces lo previsto

  • Se hunde un 9% en bolsa ante la propuesta de multa por las hipotecas 'basura'

Justo en la semana en que se cumple el octavo aniversario de la quiebra de Lehman Brothers, Deutsche Bank, el banco con un mayor riesgo sistémico para la economía mundial a ojos del Fondo Monetario Internacional (FMI), vuelve a enfrentar serios problemas. El Departamento de Justicia de Estados Unidos exige a la entidad capitaneada por John Cryan un total de 14.000 millones de dólares (12.500 millones de euros) para cerrar el caso relacionado con la venta de activos respaldados por hipotecas.

Una suma que el banco alemán "no tiene intención de pagar", ya que la cantidad propuesta ?no se acerca? a la que baraja la propia compañía. Recordemos que Deutsche Bank ya desembolsó 1.900 millones de dólares (1.700 millones de euros) para finiquitar las acusaciones de fraude a las entidades hipotecarias esponsorizadas por el Gobierno estadounidense, Fannie Mae y Freddie Mac, a las que vendió activos respaldados por hipotecas por valor de 14.200 millones de dólares antes de que estallara la crisis financiera de 2008.

Es por ello que el equipo legal del banco esperaba una cifra que se aproximase más a los 3.000 millones de euros (alrededor de 3.200 millones de dólares). Sin embargo, uno de los diez principales inversores de Deutsche Bank reconoció a la agencia Reuters que la multa puede subir hasta los 4.000 ó 5.500 millones de euros. De hecho, dado que nos encontramos en un ciclo electoral, el pago puede ser mayor, de entre 6.000 ó 7.000 millones de euros.

Negociación

Pese a que ambas partes deben negociar antes de lograr un acuerdo definitivo, un procedimiento rutinario para los reguladores a este lado del Atlántico, los analistas hacen ya sus cábalas sobre el impacto que el número total tendrá sobre las cuentas de la entidad. Kian Abouhossein, analista de JP Morgan afirmó que una cifra cercana a los 2.400 millones de dólares (2.150 millones de euros) sería "positiva", ya que se encontraría por debajo del umbral que observa el propio equipo legal de la entidad alemana. Sin embargo, un nivel que supere los 4.000 millones de dólares (3.575 millones de euros) "planteará dudas sobre el posicionamiento de capital de la entidad con la necesidad potencial de incrementar sus reservas legales".

Al cierre del pasado 30 de junio, Deutsche Bank contaba con un colchón de 5.500 millones de euros para hacer frente a los casos judiciales pendientes. Fuentes cercanas al banco afirman que la entidad asumía que la multa del Departamento de Justicia no superaría los 3.000 millones de euros. Es por ello que nada más filtrarse la cuenta inicial de 14.000 millones de dólares, las acciones de la compañía germana se desplomaron casi un 7 por ciento, incluso con la sesión cerrada. Durante la jornada del viernes, sus títulos incrementaron esta brecha con un desplome de más del 9 por ciento. Una dinámica que potencia la sangría experimentada por su valor de mercado, que ha borrado más de un 44 por ciento en lo que llevamos de ejercicio.

Con sus acciones operando a menos de un tercio del valor de sus libros y pocas perspectivas de poder enderezar la situación a corto plazo, Deutsche Bank podría verse forzado a ampliar capital de nuevo en detrimento de sus inversores. De materializarse este eventual escenario que vigilan los distintos analistas, estaríamos hablando de la cuarta vez que el banco se ve obligado a incrementar capital desde 2010. Desde entonces hasta ahora, la compañía ha captado alrededor de 22.000 millones de dólares (unos 20.000 millones de euros) si incluimos los 8.500 millones de dólares obtenidos en junio de 2014. Los bonos convertibles contingentes de la entidad, comúnmente conocidos como CoCos, también sufrieron ante la preocupación por la capacidad del banco para pagar los cupones de dicho activo.

Sanción histórica

Un cúmulo de contratiempos que posicionan en estos momentos a Deutsche Bank a costear una de las multas más elevadas a los distintos bancos como represalia a sus malas prácticas previas a la crisis de las hipotecas basura. Bank of America desembolsó casi 17.000 millones de dólares (15.200 millones de euros) para dar carpetazo a los distintos casos abiertos, JP Morgan pagó casi 13.000 millones de dólares (11.630 millones de euros), mientras que Goldman Sachs cerró sus negociaciones con una factura de 5.100 millones de dólares (4.560 millones de euros).

Las negociaciones del Departamento de Justicia y Deutsche Bank llegan en un momento delicado donde cualquier decisión puede caldear el ambiente político entre Washington y Bruselas. Con la Comisión Europea presionando a Irlanda para que recupere 13.000 millones de euros en impuestos impagados por parte de Apple, esta decisión puede dificultar la rebaja de la multa al banco alemán. El propio ministro de Finanzas germano, Wolgang Schäeuble, hizo un inusual comentario al respecto y dijo que el Gobierno alemán espera "un resultado justo".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin