Empresas y finanzas

FCC venderá sus activos inmobiliarios en España por más de 300 millones

  • Pondrá en marcha una nueva vía de negocio con la promoción de viviendas
  • Se deshará de fincas, pisos y locales y analiza desinvertir en concesiones
  • Conserva el 36,8% de Realia, que controla su primer accionista, Slim

FCC tiene activos inmobiliarios por valor de 328 millones de euros. La compañía que controla el mexicano Carlos Slim trabaja en la venta de todos ellos que, situados en España, incluyen promociones de viviendas, fincas, garajes y locales. No en vano, en el último año ha reforzado sus equipos en la división de Real Estate, que se ha convertido en una suerte de agencia inmobiliaria. No obstante, lejos de desligarse del mercado inmobiliario, la multinacional española quiere aprovechar la recuperación del sector para conjugar la construcción de viviendas con la promoción y abrir así una nueva vía de negocio.

Bajo el mando de Xavier Fainé, exdirectivo de Cementos Portland, FCC Real Estate busca poner en valor sus activos inmobiliarios para proceder a su venta ordenada. La progresiva, aunque lenta, recuperación del mercado en España y las positivas perspectivas ayudan en esta tarea -la compraventa de viviendas ha crecido un 9,2% en el primer trimestre, aunque todavía está un 56,9% por debajo de los registros de 2007-. Desde la compañía señalan que los activos inmobiliarios cuelgan de FCC Construcción "y desde ahí se administran".

El activo inmobiliario más valioso de FCC es un conjunto de fincas en desarrollo en Tres Cantos, en Madrid, con un valor en libros de alrededor de 120 millones. En la capital también cuenta con la finca de Las Mercedes, por alrededor de 10 millones. En Barcelona posee fincas en Sant Joan Despí y en Badalona que en conjunto suman unos 64 millones. Destacan igualmente varias promociones de viviendas que posee en Vitoria, en Huelva y en Pino Montano, Mairena de Aljarafe y el Polígono de Oporto, en Sevilla, así como pisos, locales y garajes en diversas ciudades. Para FCC, todos ellos suman 328 millones. El mercado, en todo caso, dictará la cifra.

Refuerza su apuesta

Con la llegada de la crisis, el grupo que entonces controlaba Esther Koplowitz vendió sus sedes en Las Tablas (Madrid), antes incluso de construirla (en 2010), y en Barcelona (2011), así como de su edificio más emblemático, la Torre Picasso, en Madrid (2011).

En paralelo a la venta de activos inmobiliarios, el grupo trabaja en nuevas líneas de negocio que contrarresten el desplome de la inversión en obra pública en España, que ha obligado a FCC a redimensionar su estructura en la división de construcción. En este sentido, rastrea las oportunidades que pueda ofrecer el mercado de nueva vivienda. Así, la filial que dirige Fainé pretende potenciar y maximizar un negocio, el de la construcción de pisos, en que siempre ha estado presente y, para ello, quiere entrar también en la actividad de promoción.

FCC quiere reforzar su apuesta por el negocio inmobiliario. En esta línea, mantiene el 36,8% de Realia. La constructora, de hecho, no ha acudido a la oferta pública de adquisición (opa) de Slim. El mexicano tiene el poder de la inmobiliaria con una participación directa del 30,3%, a la que suma, de forma indirecta, ls títulos de FCC.

La puesta en valor de los activos inmobiliarios que FCC tiene en propiedad se trata, en cualquier caso, de una estrategia que está implementando en todos aquellos negocios que no contribuyen al resultado operativo (ebitda). Entre ellos, además del inmobiliario, figuran Globalvia, que ya ha vendido activos financieros no corrientes a la venta (como el 3,44% de Yoigo), sociedades concesionarias, su participación en Realia y participadas en agua y medio ambiente en México, Argelia o Egipto.

Con su puesta en valor, el grupo quiere llamar la atención de los inversores sobre estos activos que, a juicio de FCC, los tiene contabilizados por debajo de mercado, y que tengan así un impacto positivo sobre la cotización. Su venta, en unos casos, está descartada en el corto plazo, pero en otros dependerá del momento y de si hay ofertas convincentes. El objetivo ahora es maximizar su valor frente a la obtención de caja.

A este respecto, FCC estudia operaciones en algunas de sus concesiones para dar entrada a socios. Esta área incluye Ibisan, la sociedad que gestiona la autopista entre Ibiza y Sant Antoni de Portmany, la Autovía Conquense, el Túnel de Coatzacoalcos, en México, Puente de Mersey, en Reino Unido, varias autovías de Cataluña, líneas de Metro de Málaga y de Barcelona, los tranvías de la Ciudad Condal, Zaragoza y Murcia y un hospital de Torrejón de Ardoz (Madrid). FCC valora actualmente sus activos concesionales en 117 millones. En la misma línea, la firma saldrá de aquellas concesiones de ciclo integral de agua deficitarias en España.

El futuro de Realia

Hace un año, en la junta de FCC, tanto su presidenta Esther Alcocer Koplowitz como el entonces consejero delegado Juan Béjar incidieron en que la compañía avanzaría en el proceso de desinversiones, que en los años previos habían reportado cerca de 2.000 millones, para proseguir con la reducción de la deuda.

Desde entonces, la firma ha cerrado la venta del 50% de Globalvia por 220 millones -ya ha recibido un primer pago de 83 millones de euros , que se completará con 137 millones más en 2017-.

En total, los activos de FCC que no contribuyen al ebitda están valorados en 771 millones: las participadas en agua y concesiones alcanzan 162 millones, mientras que los activos financieros no corrientes a la venta suman 44 millones.

En este último capítulo se integra la participación en Yoigo, que se encuentra en pleno proceso de opa. FCC, no obstante, prevé mantenerla, toda vez que acumula fuertes minusvalías. También su participación en Realia, cuya valoración asciende a 120 millones y que, al menos en el corto plazo, conservará.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin