Empresas y finanzas

China abre a su gigantesca flota mercante la ruta del océano Ártico gracias al cambio climático

La capa de hielo en invierno se ha reducido a niveles nunca vistos. REUTERS

China quiere que los buques que enarbolan su pabellón utilicen el Paso del Noroeste, a través del océano Ártico. Se trata de una vía que se ha abierto gracias al calentamiento global, y que permite reducir los tiempos de viaje entre Europa y el gigante asiático. Así queda claro en la guía de 356 páginas que la Administración de Seguridad Marítima de China ha publicado este mes.

La alternativa tradicional, que es encaminar los barcos por el océano Índico y a través del canal de Suez, es 2.800 millas náuticas más larga, por lo que esta nueva ruta permitiría acortar sensiblemente los tiempos de tránsito entre Shanghai y Hamburgo.

China se ha convertido en un actor en la región polar, y de hecho ya es en uno de los países con mayores inversiones en interses mineros en Groenlandia. Cuenta además con un tratado de libre comercio con Islandia y, en 2013, el Consejo del Ártico admitió a China e India como países observadores.

"Una vez que esta ruta sea de uso general, va a cambiar el transporte marítimo mundial y a tener un profundo impacto en el comercio internacional, en la economía mundial, en el flujo de capitales y en la explotación de recursos," afirma el portavoz del ministerio chino responsable de la navegación Liu Pengfei, citado en un diario.

Otro responsable de seguridad martíma explica que "a medida que el hielo marino ha ido disminuyendo por el calentamiento global, han aumentado las posibilidades para vanegar por el Ártico"

En la guía se deja claro que la nueva ruta no es un camino de rosas: faltan infraestructuras como puertos en la costa norte de Siberia que sirvan para repostar o hacer reparaciones, los icebergs amenazan siempre la navegación y el clima es impredecible.

Pese a ello, China no renuncia al océano más septentrional, tampoco militarmente: el pasado mes de septiembre, mientras el presidente de los EEUU visitaba el estado de Alaska, cinco buques de la Armada china dejaban clara su presencia en las aguas internacionales del Mar de Bering. El océano polar ya no es sólo el patio trasero de Rusia y Estados Unidos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin