Empresas y finanzas

La fotovoltaica de Cedillo requiere un "desafío logístico" para la instalación de la subestación encapsulada

Traslado de subestación - IBERDROLA

Las obras de la planta fotovoltaica de Cedillo (Cáceres) de 100 MW que Iberdrola está construyendo, y que "muy pronto" se pondrá en marcha, han supuesto dos "hitos importantes".

En primer lugar, se ha abordado la instalación de la subestación encapsulada (GIS) de 400 kV, fabricada completamente fuera del emplazamiento y que ha supuesto "todo un desafío logístico", ya que ha habido que transportarla desde Italia hasta España.

En segundo lugar, está el "desafío tecnológico", que ha exigido la combinación de la infraestructura propia de la nueva subestación con la ya existente. El montaje se ha llevado a cabo sin interferir con las cuatro líneas de evacuación de la central hidráulica adyacente, en servicio, explica en nota de prensa Iberdrola.

Por otra parte, la subestación encapsulada ocupa un espacio de sólo 300 metros cuadrados, muy inferior a la hectárea (10.000 metros cuadrados) que ocupan las subestaciones habituales, por lo que también se ha logrado "minimizar" el impacto medioambiental.

Además, en la edificación de la planta fotovoltaica se han implantado medidas especiales de preservación del entorno ya que se encuentran en las inmediaciones del Parque Natural del Tajo Internacional, un área protegida entre España y Portugal.

Esta innovadora infraestructura también dará servicio a una futura planta fotovoltaica de 375 MW. De esta manera, se evita instalar más redes de evacuación, lo que favorece de nuevo la reducción del impacto ambiental y la integración en el territorio, incide Iberdrola.

Finalmente, la compañía incide en que Extremadura es una de las regiones europeas "más ricas en recursos naturales" y un enclave "fundamental" para el desarrollo de la energía solar.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin