Empresas y finanzas

El fondo de impacto de Mapfre y GSI cierra cinco nuevas inversiones

  • Aspira a levantar 50 millones para invertir en África Subsahariana y Latinoamérica
  • Cuenta con 27 millones comprometidos de institucionales y family offices
  • "Queremos ser en un referente de la inversión con impacto social"
Pedro Goizueta, Responsable de relación con inversores y operaciones de Global Social Impact

El fondo de impacto del grupo asegurador Mapfre AM y Global Social Impact Investments SGIIC (GSI), la gestora de fondos de inversión de impacto fundada por María Ángeles León y el holding familiar Santa Comba, ha realizado cinco nuevas inversiones valoradas en 3,5 millones de euros, superando los 6 millones de activos bajo gestión durante el último año.

El fondo, cuyos principales inversores son Santa Comba y Mapfre, dispone de 27 millones comprometidos, principalmente de inversores institucionales y family offices, y prevé alcanzar los 50 millones

El foco inicial del fondo de deuda privada, denominado Global Social Impact Fund (GSIF), son modelos de negocio consolidados del África Subsahariana aunque prevé expandirse a Latinoamérica. Su objetivo es contribuir a la inclusión económica y social del billón de personas más vulnerables y pobres del planeta y, a la vez, generar un 5%-8% de rentabilidad neta a sus inversores

En los últimos 12 meses, el fondo ha acometido cinco inversiones. Las dos más recientes, Burn (Kenia) y Babban Gona (Nigeria), son fruto de la colaboración de las empresas desde sus orígenes con el equipo que realiza la medición de impacto de la gestora. En concreto, Burn Manufacturing fabrica cocinas eficientes que consumen menos combustible reduciendo la emisión de carbono frente a las deforestación; y Babban Gona es una plataforma tecnológica para el desarrollo del trabajo en la agricultura en Nigeria.

Impacto en África

Pedro Goizueta, responsable de inversores y operaciones de la gestora, explica que sus esfuerzos se centran en demostrar el impacto real de las inversiones. "Tenemos la obligación de demostrar a nuestros inversores y al mercado que es posible generar un retorno financiero atractivo y a la vez contribuir de forma directa y medible a la creación de empleo y, por ende, a la inclusión económica y social de los colectivos más desfavorecidos del planeta. Las inversiones acometidas en el último ejercicio son un paso en la dirección adecuada".

Desde Mapfre, aseguran que el "fondo de impacto está muy alineado con nuestra filosofía y apuesta por las inversiones socialmente responsables, principalmente, aquellas en las que se pone especial atención a la S, de social. No entendemos la rentabilidad financiera sin la rentabilidad social", sostiene Eduardo Ripollés, director de desarrollo de negocio. institucional de Mapfre AM.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin