Empresas y finanzas

"Con referentes y visibilidad el deporte femenino es un filón"

  • Falta mucha profesionalización en la mayoría de los deportes

Asunción Loriente, la única presidenta de las 32 federaciones impulsadas por Iberdrola, se ha propuesto un doble reto: dar visibilidad a su deporte, el remo, y apoyar el deporte femenino. Es la presidenta de la Federación Española de Remo. Lleva en el cargo desde 2018, y fue reelegida en junio de 2021. Su agenda está llena de retos. Se ha propuesto dar visibilidad a un deporte minoritario como el remo, salir de la zona de confort y conseguir que las competiciones de remo sean atractivas. "El que es aficionado al remo va a verlo, pero queremos que nos vea el resto de los aficionados al deporte". Y apoyar el deporte femenino, "la sociedad lo demanda". Su presencia y su trabajo -como el de las deportistas españolas que no dejan de cosechar éxitos internacionales- ya es un referente.

¿De dónde le viene su vinculación con el deporte?

Me viene de nacimiento. Soy de Castropol, un pueblo de Asturias en la ría que marca frontera con Galicia, y aunque es muy pequeño tiene un club de remo con mucha historia. El remo es el deporte familiar, mi padre remó, mis hermanos remaron, mi tío… Todos hemos pasado por el Club de Mar de Castropol.

Desde la Federación de Remo, ¿cómo se plantea el impulso al deporte femenino?

Acabamos de iniciar nuestra colaboración con Iberdrola y su plan de impulso al deporte femenino a través de las Federaciones Nacionales. A partir de ahora contamos con un patrocinio directo que vamos a enfocar en el deporte femenino. Dentro de las diferentes modalidades de remo que hay, el año pasado empezamos una liga de remo de mar, un deporte en auge, para darle visibilidad. No es olímpico todavía, pero todo apunta a que lo será en Los Ángeles. Ahora, gracias al patrocinio de Iberdrola, podremos apoyar un poco más a la parte femenina.

¿Qué supone el patrocinio de Iberdrola?

Fundamentalmente, que está tan identificado con el deporte femenino que vamos a ganar mucho en visibilidad, porque ya somos parte de la comunidad Iberdrola, somos parte de una marca, y eso es muy importante para nosotros, que somos un deporte minoritario. Ahora llevaremos a Iberdrola en nuestra ropa, el color corporativo estará en las boyas, es nuestro patrocinador, y nuestras deportistas se sienten parte de algo mucho más grande, porque Iberdrola también patrocina a Carolina Marín, a Lydia Valentín, a grandes referentes del deporte.

¿Esa apuesta por el deporte femenino se nota en las federaciones?

La nuestra acaba de sumarse, pero se nota mucho a nivel general en todos los deportes. Desde que Iberdrola está impulsando el deporte femenino es una marca y tiene mucha más visibilidad. En balonmano todos los viernes televisan los partidos de la Liga Iberdrola. Cualquier referente femenino del mundo del deporte se identifica con Iberdrola. Las deportistas de las federaciones se sienten parte de algo más grande, reconocido, y aunque seamos un deporte minoritario, ya no están solas, forman parte de un equipo. Y eso es muy importante.

¿Cómo repercute en la práctica esta apuesta tan ambiciosa en las federaciones nacionales?

Sobre todo, aporta visibilidad. Necesitamos base, muchas niñas y jóvenes, en nuestro caso remando, y necesitan referentes. Esos referentes se hacen con trabajo, esfuerzo, éxitos deportivos, pero también con visibilización. El deporte no es solo entrenar ocho horas diarias, es tener todos los apoyos necesarios para que esos referentes nuestros no les falte de nada y puedan llegar a los más alto y cosechar éxitos. Garantizar esos referentes hace que las deportistas de base quieran llegar ahí.

¿Y específicamente en el caso de la Federación de Remo?

Además de patrocinio directo, la acción de Iberdrola se articula a través del programa Universo Mujer del Consejo Superior de Deportes, y nuestra intención es trabajar en un barco de equipo femenino de cuatro. Hasta ahora, nuestros éxitos venían de barcos pequeños, pero tenemos un buen plantel. Es un proyecto a largo plazo, con el objetivo de llegar a París. Pero no se va a acabar ahí. Empezamos ahora, pero, quién sabe, a lo mejor llegamos a Los Ángeles.

¿Qué más hace falta para seguir avanzando en la incorporación de la mujer al mundo del deporte de una forma definitiva?

Falta mucha profesionalización, por supuesto en remo, pero en la mayoría de los deportes, salvo en los mayoritarios que sí se están profesionalizando. Hemos avanzado mucho, porque es la propia sociedad quien lo demanda. Y lo cierto es que en los deportes de base la participación entre niños y niñas es muy igualitario, con excepciones, pero hay muchos factores específicos para el abandono de la práctica deportiva en el caso de las mujeres. El deporte universitario, por ejemplo, no está todo lo desarrollado que sería deseable. Hay mucho potencial por explotar, solo hay que ver los éxitos deportivos que están consiguiendo las mujeres.

¿Y en lo que se refiere al deporte profesional?

Avanzar en visibilidad, ganar presencia en los medios y reivindicarnos más para conseguir el reconocimiento que merece el deporte femenino, porque requiere el mismo esfuerzo que el de los deportistas masculinos. Tenemos que reivindicar la misma presencia y convencer al escéptico.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin