Empresas y finanzas

Sacyr apuesta por el negocio del agua con dos contratos de Abengoa

  • Concede un crédito a la ingeniería y subirá su participación en dos desaladoras

Sacyr refuerza su posición en el negocio del agua con dos proyectos de operación y mantenimiento de las desaladoras de Skikda y Honaine, en Argelia. La compañía que preside Manuel Manrique, a través de Sacyr Agua, ha llegado a un acuerdo para conceder un préstamo a Abengoa y ordenar las participaciones de ambas en los contratos de las instalaciones.

La operación, instrumentada a través de la cesión de determinados derechos de crédito, servirá para que la ingeniería sevillana coja aire de cara a afrontar los pagos más urgentes (nóminas y proveedores) en los próximos meses a la espera de que se pueda concretar alguna de las ofertas para adquirir Abenewco 1, poseedora del negocio, y el rescate por parte de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), con una inyección de 249 millones de euros.

Sacyr Agua subirá sus participaciones actuales en ambos contratos de operación y mantenimiento

En virtud del acuerdo, que aún está pendiente de la aprobación del cliente, Algerian Energy Company, propiedad de Sonatrach, Sacyr Agua subirá sus participaciones actuales en ambos contratos de operación y mantenimiento. En este momento, la firma de infraestructuras tiene el 33% y el 50%, respectivamente, de las plantas desaladoras de Skikda y Honaine. Abengoa, por su parte, ostenta el 67% y 50%. Las fuentes consultadas apuntan a que Sacyr tomaría el 100% de ambos, aunque oficialmente no está confirmado. En todo caso, el grupo potenciará sus credenciales como operador de instalaciones de agua en Argelia, un mercado activo en el desarrollo de este tipo de infraestructuras y que ofrecerá oportunidades en los próximos años. La multinacional española tiene en las concesiones de agua una de sus patas de crecimiento futuro y, en esta línea, recientemente también ha adquirido a Técnicas Reunidas el 50% de la desaladora de Binningup, en Australia, alcanzando así el 100%.

Propiedad de los activos

Ambos contratos de operación y mantenimiento se instrumentan a través de un mecanismo de pago por disponibilidad y tienen al gigante energético argelino Sonatrach como cliente. En el caso de la planta de Skikda la concesión arrancó en 2009 y se prolonga durante 25 años, hasta 2034, mientras que en el de la de Honaine, el plazo, también de 25 años, finaliza en 2037.

Además de los contratos de operación y mantenimiento, Sacyr se mantiene, a través de su división de concesiones, como uno de los propietarios de las plantas argelinas. En concreto, en la de Skikda tiene una participación del 16,83% y en la de Honaine del 25,5%. El accionista mayoritario es Algerian Energy Company, con el 49% en ambos activos. Completa el capital Atlantica Sustainable Infrastructure (antigua Abengoa Yield), que compró en 2015 a Abengoa el 34,17% de la planta de Skikda y el 25,5% de la de Honaine.

Sacyr, Abengoa y ACS ganaron en 2005 con el contrato para la construcción y posterior explotación y mantenimiento de la desaladora de Skikda, ubicada al noroeste de Argelia. Posteriormente, el mismo consorcio se adjudicó en 2007 el proyecto para la planta de desalación de Honaine, cerca de Orán.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin