Empresas y finanzas

Robotnik impulsa sus robots para revisar redes eléctricas y transporte

Roberto Guzmán, CEO de Robotnik. GUILLERMO LUCAS
Valencia

En sus 18 años de historia la empresa valenciana Robotnik ha puesto en el mercado más de 4.700 robots, desde equipos para automatización industrial a la que se ha convertido en su auténtica especialidad: la robótica móvil. Un mercado en el que quiere crecer con nuevas soluciones propias en dos áreas principales, los servicios de inspección para grandes compañías, como las redes energéticas Red Eléctrica e Iberdrola, y los vinculados a transporte y logística.

"Tradicionalmente la mayoría de nuestro negocio se dirigía a I+D de universidades y centros de investigación", explica Roberto Guzmán, CEO y cofundador de Robotnik. De hecho, su mayor éxito en ventas fue un robot de uso para poder el aprendizaje del sistema operativo ROS, un software especializado de robótica, con más de 3.500 equipos.

"En los últimos años el tipo de cliente ha dado un giro, sigue siendo básicamente para I+D, pero son grandes empresas Google, Intel, Airbus o Acciona que desarrollan sus propias aplicaciones", explica.

Además de sus productos para I+D, su apuesta por dos líneas en que desarrolla proyectos prácticamente a medida. "La de más éxito es la de robótica de inspección: son robots que supervisan el estado de una infraestructura". En su caso se centran en robots autónomos que recurren para instalaciones eléctricas, desde líneas de transporte a subestaciones que permiten automatizar estos procesos. Una línea en que la firma valenciana colabora con Iberdrola y que le ha llevado a entrar en su hub de innovación.

La otra línea es la logística, que está teniendo un rápido crecimiento por la fuerte demanda en los últimos años. "Entramos con aplicaciones para las que las soluciones estándares no son suficientes", comenta Guzmán.

Tras crecer a un ritmo del 30% anual y superar los 6 millones de euros este año, la firma, que hace siete años operaba en un bajo comercial, ha adquirido una nueva sede con 7.000 metros cuadrados a la que se trasladará a inicios de 2022.

Conectado al 5G

Las posibilidades que abre la tecnología 5G al permitir mayor rapidez y mejor conexión en la transmisión de datos es una de las bases de nuevos desarrollos de Robotnik. Entre sus proyectos, trabaja en un robot móvil autónomo capaz de cargar contenedores de residuos de hasta 180 litros y que dentro del proyecto Audere pretende desarrollar un sistema inteligente de recogida de residuos sólidos urbanos.

Un sistema que también se estudia trasladar a la logística de la última milla en la entrega de mercancías y paquetería.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.