Empresas y finanzas

Las 'telecos' proponen la colaboración de las empresas para rentabilizar el 5G

  • Coinciden en que los fondos europeos podrían ayudar a democratizar la tecnología entre las pymes
Madrid

El 5G no es solo una nueva generación de telefonía móvil, es una transformación radical que va a romper barreras entre las redes de telecomunicaciones, los servicios, las plataformas y las API, con el objetivo de crear una nueva alianza que transformará el mundo conocido.

La quinta generación promete grandes cambios en el mercado, pero no solo en el ámbito empresarial, donde va a suponer el impulso definitivo a la conectividad de aplicaciones empresariales y al Internet de las Cosas, sino también en mercados como la salud, la movilidad, el turismo o el comercio. En todos los sectores de actividad habrá espacio para que los operadores de telecomunicaciones puedan colaborar con los desarrolladores de aplicaciones y las empresas para rentabilizar el 5G y generar nuevos negocios, la mayoría de ellos aún por descubrir. Estas han sido algunas de las principales conclusiones de la II Jornada Empresarial Innovation Meetings, organizada ayer por elEconomista, con el patrocinio de Inetum y Axway.

La jornada fue inaugurada por Enrique Dans, Senior Advisor for Innovation and Digital Transformation en IE University, que destacó la importancia del 5G como respuesta a las necesidades que se abren en un nuevo modelo estructural de cambio de cultura y pensamiento. Para Dans, el efecto final del despliegue de 5G sobre el consumo de las redes de telecomunicaciones no está aún claro, y hay debate entre dos escuelas de pensamiento diferentes: "Por un lado, proveedores europeos como Telia o Nokia tienden a pensar que el incremento en el uso de energía se compensará con equipos más eficientes", lo que repercutirá en que no haya un aumento neto en el uso de energía. Por otro lado, con la que coincide el experto en nuevas tecnologías, y es que proveedores como Huawei opinan que el consumo de energía disminuirá inicialmente, pero que el tráfico de datos 5G, y con ello el despliegue de redes aumentará, y por tanto el uso de energía.

Según Dans, las compañías cifran este aumento en una tasa del 5% anual desde 2022 hasta 2025, "un valor que dependerá de los progresos en el desarrollo de tecnologías 5G eficientes". "Si estas tardan en llegar", señala "podríamos encontrarnos con que el uso global de energía por parte de las redes de telecomunicaciones se incrementase en un 30% adicional", cuando actualmente, "el consumo de este tipo de redes se estima en torno al 2% del total". Con estos parámetros, incorporar tecnologías de optimización de la carga de la red para reducir el consumo energético se convierte prácticamente en una necesidad.

No obstante, no es todo tan sencillo como parece, "dado que el consumo de energía en una célula pequeña es menor que en una celda convencional, las grandes antenas masivas con múltiples entradas y salidas tienen muchos más componentes de hardware en cada estación base", por lo que aumenta el consumo total de energía de las estaciones base 5G en comparación con 4G. Sin embargo, a medida que se desarrolla esa tecnología masiva MIMO, su eficiencia energética también mejora, y la multiplexación -combinar dos o más señales, y transmitirlas por un solo medio de transmisión- también reduce el consumo de energía al dividirlo entre más usuarios.

Esta cuestión marcó el inicio de la mesa redonda posterior, en la que participaron Agustín López Fernández, Software Reliability Engineering Lead de Grupo MásMóvil; Julia Velasco, directora de Red de Vodafone España; Jesús Otero, director de innovación de Inetum; Ana Montalvo, directora del Núcleo Plataformas y Sistemas de Red de Telefónica; Alexis Salas, director de Ingeniería de Red de Orange, y Carlos Bravo, director de Cloud Strategy Execution de Ericsson.

De hecho, gracias a las telecomunicaciones, se minimizó el impacto social y económico durante la pandemia, salvando la actividad de miles de empresas. Pero, ¿están las empresas españolas preparadas para esta transformación digital y revolución tecnológica? Según Alexis Salas, director de Ingeniería de Red de Orange, "va a ser un viaje conjunto en el que tenemos que transformarnos nosotros para entender las necesidades de los clientes, en un aprendizaje mutuo".

Para Jesús Otero, director de innovación de Inetum, esta transformación va a habilitar la creación de nuevos casos de uso que hoy en día son difíciles de implementar. "Siempre que nos enfrentamos a esta serie de retos, nuestro enfoque siempre está basado en la creación de casos de uso que podemos ofrecer al usuario final o a un ecosistema de innovación", con el objetivo de "poder crear soluciones basadas en la cooperación de diferentes actores, con la importancia de las API, habilitador de toda esta transformación".

Un mundo de alianzas

Para Ana Montalvo, directora de Núcleo Plataformas y Sistemas de Red de Telefónica, las API y el 5G abren grandes posibilidades, donde afirma que "están trabajando a través de alianzas para liderar esta red". "Hemos hecho más de 80 casos de uso que nos ha dado muchísima información acerca de cómo vamos a poder desplegar nuestras redes y creemos que es fundamental recoger los resultados de esas pruebas que hemos realizado para que cuando nuestro 5G esté disponible poder ayudar más a las personas que están en el mercado, dando agilidad, rapidez y flexibilidad a nuestros clientes".

Para Julia Velasco, directora de Red de Vodafone España, la red 5G es una transformación tecnológica diferente que en el ámbito de las telecomunicaciones está deshaciendo las barrera entre red, sistema, servicio y software, donde en Vodafone, su apuesta es por un cambio de enfoque tecnológico que "aíslen los servicios que la sociedad va a necesitar de la complejidad técnica inherente a las telecomunicaciones".

El director de Ingeniería de Red Orange, Alexis Salas, ve una transformación en la manera de trabajar a nivel interno y con la industria. "Debemos tener la capacidad de cambiar las cosas según vamos avanzando, adaptando las ideas a los casos de uso, y el 5G nos abre este camino", afirma. "Se trata de buscar nuevos partners e ir adaptándonos a las nuevas ideas y conceptos".

Para Agustín López Fernández, Software Reliability Engineering Lead del Grupo MásMóvil lo importante es adelantarse a las consecuencias de la democratización de las telecomunicaciones y "ofrecer plataformas que faciliten el acceso a los operadores".

En opinión de Carlos Bravo, director de Cloud Strategy Execution de Ericsson, "el 5G es un sistema nuevo que nos da la posibilidad de beneficiarnos de todas esas capacidades en un entorno aún más distribuido, con una nueva conectividad".

Como conclusión, los expertos coinciden que, aunque es cierto que España está a la cabeza en la adopción digital, los fondos de recuperación europeos resultarán claves a la hora de democratizar la tecnología en pymes, así como la colaboración entre empresas para rentabilizar la nueva red de telecomunicaciones, en un nuevo escenario donde la complejidad de las telecomunicaciones desaparece y queda todo el espacio para los usuarios.

Asimismo, el Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia prevé una inversión de 4.000 millones de euros hasta 2023 para impulsar la conectividad, el 5G y la ciberseguridad

Específicamente para 5G, la estrategia de impulso de la tecnología 5G, presentada en diciembre pasado en el marco de la agenda España Digital 2025, prevé una inversión pública de 2.000 millones de euros hasta 2025 para impulsar el despliegue, con especial atención a las zonas rurales, y fomentar la I+D+i tanto para la realización de pilotos innovadores y proyectos que contribuyan a dotar de conectividad 5G los grandes motores socio-económicos como para generar capacidades para el desarrollo futuro del 6G.

Los expertos, muy críticos con las cargas impositivas a nivel europeo, agradecen el apoyo español prestado a este sector, en el que se necesita una gran inversión para que España siga a la cabeza en este sector.

No se trata simplemente de una mejora en la rapidez de transmisión de la voz o los datos para los clientes finales, como coinciden los expertos, sino de un salto cualitativo en cuanto al volumen de información, la inmediatez y la densidad de dispositivos conectados que, junto con el desarrollo exponencial de la inteligencia artificial y el análisis masivo de datos, puede tener un enorme impacto económico y social al propiciar innovaciones tecnológicas y aumentos de productividad en el conjunto de los distintos sectores.

Horesnyi: "Las API crean nuevos modelos de negocio y van a generar mucho dinero"

Las API (Application Programming Interfaces) son una poderosa herramienta que genera valor internamente. Gracias a ellas "puedes crear tu plataforma, además de nuevos modelos de negocio y generar mucho dinero, como hacen los gigantes de la tecnología", explicó Eric Horesnyi SVP, API Platform EMEA en Axway. "Se trata de un medio simplificado para conectar su propia infraestructura a través del desarrollo de aplicaciones nativas de la nube", pero también para compartir sus datos con clientes y otros usuarios externos. En el ámbito de la seguridad de acceso, "si quieres abrirte al mundo necesitas seguridad", afirmó Horesnyi.

En este sentido, Enrique Dans, de IE University, incidió en el próximo cambio cultural y estructural, que permitirá la transición al vehículo conectado -capaz de automultar a sus propios usuarios- o la transformación del Internet de las Cosas (IOT), en la que se podrá conectar "aquello que se nos ocurra", desde "sensorizar un objeto a nuestro propio cuerpo". También constató que Internet "va a conectar a la red billones de dispositivos", por lo que se necesitará "una red más grande, mejor y más rápida".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin