Empresas y finanzas

WiZink diversifica el negocio y entra en créditos personales

  • El banco también prevé lanzar este nuevo segmento en Portugal
Foto: Archivo.

WiZink, la entidad especializada en tarjetas revolving, busca diversificar su negocio a través de los créditos personales. El banco anunció ayer cuatro nuevos productos, a contratar completamente por la vía online, con intereses comprendidos entre el 4,59% y el 8,3% TAE, según el préstamo. El objetivo de WiZink con este cambio de rumbo en la estrategia, es convertirse en el banco líder digital de crédito al consumo de la Península Ibérica.

Los nuevos cuatro productos que pone en el mercado son el Préstamo WZ Eco, para ayudar a financiar los proyectos más verdes y sostenibles, para lo que presta hasta 30.000 euros al 4,59% TAE, el más barato de todos. El Préstamo WZ Formación es para financiar proyectos como nuevos estudios con hasta 30.000 euros al 6,17% TAE. También lanza el Préstamo WZ Reforma, con hasta 30.000 euros al 6,96% TAE y, finalmente, el Préstamo WZ Personal, para financiar cualquier proyecto con hasta 30.000 euros y un interés del 8,3%. Los cuatro créditos no tienen comisión por estudio, apertura o cancelación, ni costes adicionales.

Reactivación de la demanda

El consejero delegado de WiZink, Miguel Ángel Rodríguez Sola, aseguró ayer a través de un comunicado que lanzar préstamos personales es una clara oportunidad de crecimiento para la entidad y un hito en la estrategia de diversificación para liderar el mercado de crédito al consumo en la Península Ibérica en el ámbito digital. "Vamos a aprovechar la reactivación del consumo en España entrando en el segmento con mayor volumen de mercado y apalancándonos en nuestras ventajas competitivas, con una propuesta 100% digital, sin ningún tipo de comisión, fácil de gestionar y contratar y a precios muy competitivos", dijo. La entidad prevé entrar en el negocio de préstamos personales en Portugal antes de fin de año.

El banco cambia así la estrategia tras el golpe judicial de 2020 contra los elevados intereses de las tarjetas revolving, que obligó a la entidad a elevar las provisiones por litigios, además de las de para cubrirse de la mora entrante por la pandemia, cerrando el año con pérdidas de 47 millones.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.