Empresas y finanzas

El Supremo confirma la nulidad del Erte de Ryanair en Canarias y Girona

  • Confirma así el fallo de octubre de 2020 de la Audiencia Nacional
Imagen: Archivo

El Tribunal Supremo ha confirmado la nulidad del expediente de regulación temporal de empleo (Erte) aplicado por Ryanair a unos 200 trabajadores procedentes en su mayoría de las bases de Canarias y Girona, confirmando así el fallo de octubre de 2020 de la Audiencia Nacional.

En una sentencia fechada el pasado 22 de septiembre, la sala de lo social avala el criterio del Ministerio de Trabajo, que consideró injustificada la concurrencia de fuerza mayor solicitada por la aerolínea respecto de los trabajadores que habían sido despedidos antes de la pandemia y cuyo despido había sido declarado nulo.

La tramitación del expediente se llevó a cabo sin informar a los sindicatos de la lista de afectados, y además hubo fraude de ley, ya que Ryanair intentó que gran parte de los salarios de tramitación que debía abonar fuesen satisfechos por la Seguridad Social a través de prestaciones de desempleo.

En mayo de 2020, Ryanair presentó una solicitud para poder incluir en el Erte por fuerza mayor -a causa de la pandemia de coronavirus- a 206 trabajadores, de los que 12 de ellos no estaban incluidos en el ERE y tampoco en el Erte solicitado anteriormente.

Posteriormente el Ministerio de Trabajo anuló dicho Erte basándose en el informe de la Inspección, que consideró que era un "fraude de ley" puesto que lo que buscaba la aerolínea era "librarse, si no de toda, sí de una buena parte" del pago de los salarios y las cotizaciones sociales de los 224 trabajadores de estos centros a los que la Audiencia Nacional obligó a readmitir el pasado abril.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.