Empresas y finanzas

El salario de los CEO crece en 40 años un 1.304% más que el de un trabajador típico

  • En 2020, los CEO de 350 empresas de EEUU ganaron casi 25 millones
  • Bonificaciones y compensación en acciones es el 85% de lo que ganan
Foto: Dreamstime

La disparidad en el salario de los CEO y su plantilla de trabajadores, en lugar de reducirse, parece agravarse conforme pasa el tiempo. Desde 1978, los CEO de las principales compañías de Estados Unidos han visto como sus salarios se han incrementado un 1.322%, frente al escaso 18% que lo ha hecho el de un trabajador típico, según una estimación dl Instituto de Política Económica (EPI).

Solo en 2020, los CEO de las 350 empresas estadounidenses más importantes ganaron 24,2 millones de dólares, es decir, 351 veces el sueldo de un trabajador medio.

Por norma general, esto se suele deber a que las empresas consideran que cuentan con el mejor consejero delegado y debe recibir una remuneración en consonancia, es decir, por encima de la media, apunta Lawrence Mishel, miembro del EPI, a CNBC Make It. La cuestión es que, como todas las compañías hacen lo mismo y se suelen comparar unas con otras, se entra en un círculo vicioso en el que ese salario solo puede incrementarse para seguir superando al resto.

Sin embargo, el grueso de las ganancias anuales de los CEO de las grandes empresas no proviene de su salario sino de bonificaciones y compensaciones en forma de acciones. Según Mishel, esta última representa el 85% de la cantidad percibida por los CEO

Todo esto es resultado de una serie de circunstancias que durante este periodo han favorecido a los consejeros delegados pero no tanto a los trabajadores, entre ellas: una amplia oferta de capital humano, la globalización, la perdida de poder de negociación sindical, unas normas laborales más laxas, el aumento de las cláusulas de no competencia y la subcontratación nacional. 

El valor de un CEO se suele relacionar con el rendimiento generado por las acciones de la compañía que dirige. Contrariamente a lo que se suele pensar, una mayor remuneración no implica necesariamente que la empresa vaya a obtener un mayor rendimiento que sus competidores, como demostró un informe de MSCI Inc publicado en 2016.

Los CEO del Ibex ganan 86 veces más que sus plantillas

A pesar de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus, la brecha salarial entre los directivos de las compañías del Ibex 35 y sus plantillas se incrementó en 2020. En concreto, los CEO cobraron de promedio 86.257 euros, un 3,6 más que de los empleados sin cargo, según un estudio elaborado por la escuela de negocios EADA y la consultora ICSA. 

En comparación con los datos de 2019, los salarios de los directivos de las empresas de grandes empresas experimentaron en 2020 un incremento del 0,95% y los de las empresas de tamaño medio mejoraron un 2,3%. Los trabajadores de las empresas de las grandes empresas y las de tamaño medio ganaron un 3,2% y un 3,4% más, respectivamente.

Los únicos directivos que vieron su sueldo reducido en 2020 fueron los de las empresas de menor tamaño, en total un 0,97% frente al 0,68% más que habrían ganado sus empleados.

Cambio de tornas

Todavía es pronto para saber el efecto que tendrá la continuidad de la pandemia en los salarios de este año. A esto habría que sumar la crisis laboral en la que están inmersas varias economías, la cual podría derivar en un incremento en el poder de negociación de los trabajadores.

En Estados Unidos, el número de vacantes alcanzó en el mes de julio un récord histórico al superar las 10 millones. Esto se debe a que la pandemia ha cambiado las preferencias de muchos trabajadores y ya no están dispuestos a trabajar por el mismo sueldo que antes. 

En el caso de Reino Unido, la dificultad a la hora de encontrar cubrir los puestos vacantes es consecuencia de la reactivación económica y del Brexit, proceso que dio lugar a que muchos extranjeros abandonasen el país. Para hacer frente a esta situación, las empresas están optando por ofrecer mejores condiciones, salarios más altos incluidos.

Una escasez de trabajadores que ha llegado hasta China, donde los jóvenes se niegan a trabajar en las fábricas por miedo a contagiarse de Covid-19 y se inclinan por empleos en el sector de los servicios, que están mejor pagados o son menos exigentes, según The Wall Street Journal.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud