Empresas y finanzas

Rovi reconoce que había acero inoxidable en las vacunas contaminadas de Moderna

  • La sustancia encontrada es acero inoxidable de grado 316
  • Este material se encuentra en válvulas cardiacas
  • Las investigaciones descartan que causara fallecimientos

Los primeros resultados de las investigaciones sobre la contaminación de dosis de Moderna en la fábrica de Rovi descartan que este incidente esté relacionado con la muerte de dos japoneses tras haber recibido la segunda dosis de la pauta de vacunación. Las partículas son acero inoxidable y se desprendieron en la línea de ensamblaje de tapones. "En este momento, no hay evidencia de que las dos trágicas muertes que siguieron a la administración de la vacuna Moderna CCovid-19 (del lote 3004734) estuvieran relacionadas de alguna manera con la administración de la vacuna. Actualmente, la relación se considera una coincidencia", explican las compañías Moderna y Takeda. La compañía Rovi lleva dos jornadas (la de ayer y la de hoy) mejorando sus datos en la bolsa. Entre las dos jornada ha crecido por encima del 7%.

La sustancia encontrada es acero inoxidable de grado 316. Este material se utiliza tanto en la industria de la alimentación como la médica. "Las partículas metálicas de este tamaño inyectadas en un músculo pueden provocar una reacción local, pero es poco probable que provoquen otras reacciones adversas más allá del lugar local de la inyección", según la investigación. "El acero inoxidable se utiliza habitualmente en válvulas cardíacas, reemplazos de articulaciones y suturas y grapas metálicas. Como tal, no se espera que la inyección de las partículas identificadas en estos lotes en Japón resulte en un mayor riesgo médico", añaden en su comunicado las compañías.

La investigación sobre cómo pudieron contaminarse los lotes también la ha dado a conocer Rovi a su socio Moderna. La causa más probable de las partículas identificadas en el lote 3004667 está relacionada con la fricción entre dos piezas de metal instaladas en el módulo de taponado de la línea de producción por una incorrecta instalación.

Las dos piezas son la rueda de estrella y la pieza del dispositivo de alimentación de tapones que introduce los tapones en la rueda de estrella. "Se cree que todo ocurrió durante el ensamblaje de la línea antes de la producción del lote 3004667 y fue el resultado de una alineación incorrecta durante un cambio de línea antes de comenzar este lote", le ha explicado la firma española a Takeda y Moderna.

Según el análisis realizado por Rovi, el problema de fabricación solo afectó a los tres lotes que se incluyeron en la suspensión. La firma de los López-Belmonte ha tomado las siguientes medidas para corregir y prevenir futuros defectos: inspección completa de la línea de fabricación; mejorar el procedimiento operativo estándar para el cambio de línea de fabricación; y establecer límites de inspección de alerta en la inspección visual automática, como control interno del proceso.

Por su parte, Takeda, encargada de la distribución de la vacuna de Moderna en Japón, tiene previsto iniciar el retiro del mercado de los tres lotes suspendidos (3004667, 3004734 y 3004956) del mercado a partir del 2 de septiembre.

Japón sigue investigando

El Gobierno de Japón señaló ayer que seguirá investigando las posibles reacciones en pacientes a las vacunas de Moderna, después de que la compañía afirmara que las partículas de acero halladas en algunas de sus dosis no suponen un riesgo sanitario. Un portavoz del Ministerio de Sanidad nipón dijo que se continúan analizando los casos de posibles reacciones a las vacunas, incluyendo los dos fallecimientos. La misma fuente no quiso pronunciarse sobre si las autoridades niponas contemplan imponer una sanción a las farmacéuticas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud