Empresas y finanzas

La francesa Altice compra Unísono, el 'contact center' de Santander, Iberdrola y Naturgy

  • Su filial marroquí Intelcia adquiere el 100% de la española
  • La operación está valorada en el entorno de los 200 millones de euros
Ángel Corcóstegui, hasta ahora accionista de Grupo Unísono

La firma de telecomunicaciones francesa Altice, a través de su filial de origen marroquí Intelcia, ha cerrado la compra del Grupo Unísono, empresa española especializada en la prestación de servicios de 'contact center' que cuenta entre sus clientes con el Banco Santander, BBVA, ING, Iberdrola, Naturgy, Endesa, Cepsa, Vodafone, Virgin o Abertis, entre otros, según indican fuentes del mercado a 'elEconomista'.

Intelcia ha adquirido el 100% del capital de Unísono, participada en un 51% por su fundadora y presidenta, María del Pino Velázquez, y en un 49% por Ángel Corcóstegui, exconsejero delegado del Banco Santander Central Hispano (BSCH) y fundador de Magnum Capital, y por Baldomero Falcones, exconsejero delegado de FCC y exdirectivo del Santander.

El valor de la operación se estima en el mercado en el entorno de los 200 millones de euros. Unísono, creada en 1999, genera anualmente un resultado bruto de explotación (ebitda) próximo a los 25 millones de euros y una facturación de 147 millones de euros. La compañía, focalizada en la mejora de la experiencia de los clientes a través de 'contact centers multicanal', business process services (BPS) y consultoría, cuenta con 16 centros de operaciones distribuidos entre España, Chile, Colombia y Reino Unido, que suman cerca de 9.000 empleados.

Con esta adquisición, Intelcia desembarca en España y expande sus actividades por Europa y Latinoamérica

Con esta adquisición, Intelcia, con sede en Casablanca (Marruecos), desembarca en España y expande sus actividades por Europa, donde estaba presente hasta ahora en Francia y Portugal, y por Latinoamérica, donde tiene actividades en Colombia –además de varios países del Caribe como Jamaica y República Dominicana–. La empresa cuenta con operaciones también en África (Marruecos, Senegal, Egipto, Costa de Marfil, Kenia, Mauricio, Camerún y Sudáfrica), y en Estados Unidos.

Objetivos ambiciosos


La compra de Unísono permitirá a Intelcia avanzar en su apuesta por convertirse en uno de los mayores grupos mundiales en la gestión de clientes e innovación tecnológica y alcanzar un volumen de negocio de 700 millones de euros en 2021. Contará con 35.000 empleados en 18 países, con 72 centros gestionando a más de 300 clientes. Con el horizonte del año 2025, su objetivo es conseguir una facturación de 1.500 millones de euros. Para ello, la firma pretende continuar su expansión internacional con nuevo centors en América, Caribe y otros mercados europeos. Una estrategia para la que cuenta con el apoyo de su principal accionista, el grupo de telecomunicaciones francés Altice, que adquirió el 65% del capital en 2016.


Intelcia nació apenas un año después que Unísono, en el 2000, y en los últimos 21 años ha acometido otras adquisiciones como Eurocall o Atento Marruecos. Entre los clientes de Intelcia figuran grandes grupos internacionales como Google, Microsoft, Orange, Axa, Toyota y Bosch. Las fuentes consultadas aseguran que el plan inicial de la compañía marroquí es prescindir de la marca Unísono. Al frente de la división de Latinoamérica y España de Intelcia estará Sandra Gibert, hasta ahora directora general de Unísono, cargo en el que se ha desempeñado desde el año 2011.


La compraventa de Unísono por parte de Intelcia abunda en los movimientos en el mercado de empresas especializadas en contact center y outsourcing a nivel global. En España, en 2019 Santander y Pai Partners vendieron el 80% de Konecta al presidente de la firma, José María Pacheco, a otros directivos y al fondo ICG.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.