Empresas y finanzas

EEUU y Reino Unido congelan los aranceles relacionados con los subsidios a Airbus y Boeing durante 4 meses

Nueva York

Estados Unidos y Reino Unido ha publicado este miércoles una declaración conjunta en la que anuncian una suspensión de cuatro meses de los aranceles relacionados con los subsidios a Airbus y Boeing.

"Reino Unido y Estados Unidos llevarán a cabo una suspensión arancelaria de cuatro meses para aliviar la carga de la industria y dar así un paso audaz y conjunto hacia la resolución de una de las disputas más largas en la Organización Mundial del Comercio", reza el comunicado emitido por la Ofician del Representante Comercial de EEUU (USTR, por sus siglas en inglés).

La estrategia del gobierno de Boris Johnson ha surtido efecto. Reino Unido dejó de aplicar aranceles en represalia por los incentivos de EEUU a Boeing desde el pasado 1 de enero de 2021 con el objetivo de rebajar las tensiones. De esta forma abrió la puerta para alcanzar una solución negociada a las disputas con Washington.

Es por ello que, pese a que Katherine Tai, la representante comercial elegida por el presidente de EEUU, Joe Biden, no ha sido todavía confirmada por el Senado, la Administración del demócrata ha decidido responder al gesto de buena voluntad de Londres.

Así, según indicó el comunicado, EEUU suspenderá los aranceles de represalia en la disputa por los subsidios a Airbus a partir del 4 de marzo de 2021, durante cuatro meses. Esto dará tiempo para centrarse en la negociación de una solución equilibrada y comenzar a abordar seriamente los desafíos planteados por los nuevos participantes en el mercado de la aviación civil de países como China.

"Esto beneficiará a una amplia gama de industrias a ambos lados del Atlántico y permitirá centrar las negociaciones del acuerdo para garantizar que nuestras industrias aeroespaciales puedan finalmente ver una resolución y centrarse en la recuperación del Covid y otros objetivos compartidos", insistió el USTR.

La situación, sin embargo, supone un revés para la Unión Europea, dado que el pasado 12 de febrero la Administración Biden acordó que "no era necesario" revisar las acciones que gravan con un 25% productos europeos como el aceite, vino o lácteos por valor de 7.500 millones de dólares (unos 6.900 millones de euros) anuales. 

Así, el gobierno estadounidense ignoró inicialmente la propuesta transmitida por Bruselas a través de su embajador, Stavros Lambrinidis, para suspender los gravámenes durante seis meses y permitir así un nuevo margen de negociación sin el lastre punitivo de estos aranceles.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin