Empresas y finanzas

Mantener las rutinas, indispensable para lograr un buen descanso pese al cambio de hora

Tempur Sealy Internacional aconseja mantener las rutinas diarias para adaptarse al horario de invierno. Este año el cambio de hora se producirá en la madrugada del domingo 25, cuando los relojes deberán retrasarse una hora de manera que, cuando los relojes marquen las tres de la madrugada se tendrán que atrasar a las dos. Además del cambio al nuevo horario, la disminución de horas de luz y el descenso de las temperaturas propio del otoño influyen en los ritmos biológicos.

Para los expertos de Tempur Sealy es indispensable mantener unos horarios fijos en cuanto a descanso y alimentación para evitar el cansancio y la sensación de fatiga. Junto a esto, es de gran importancia contar con un buen equipo de descanso, compuesto por un colchón y almohadas de calidad, para adaptarse al nuevo horario sin que el sueño se vea afectado. A pesar de que solamente se retrasan los relojes una hora, los estudios indican que el organismo puede tardar días en adaptarse al nuevo horario provocando distintos trastornos.

Estos son los cinco consejos que señala Tempur Sealy para adaptar nuestro sueño al cambio de hora, logrando un descanso óptimo:

Mantener una rutina de horarios: llevar un ritmo de vida regular a la hora de acostarnos y levantarnos, así como a la hora de las comidas, proporciona estabilidad a nuestro organismo.

Dormir en un equipo de descanso de calidad. El colchón debe tener una firmeza y un tamaño proporcionados, adaptándose a las características de nuestro cuerpo. La longitud mínima recomendada para una cama es la correspondiente a la altura del cuerpo más 20 cm; en cuanto a la anchura, una cama individual nunca puede tener una anchura inferior a 90 cm y la de una doble nunca debe ser inferior a 160 cm. La almohada debe ofrecer un soporte adecuado a la cabeza, cuello y columna.

Cuidar la postura adoptada en la cama. La postura ideal para dormir, según los expertos, es de lado, con las caderas y piernas flexionadas, en posición fetal. Dormir boca arriba también es correcto. No es recomendable dormir boca abajo ya que puede dificultar la respiración.

Orientar nuestro dormitorio al descanso y la relajación, teniendo en cuenta la temperatura (la ideal es de 18 grados), la luz y la ventilación de la habitación. Es muy importante evitar el uso de smartphones y tablets antes de acostarse: además de activar nuestros pensamientos, la luz emitida por estos dispositivos influye negativamente en la calidad de nuestro sueño.

Llevar un estilo de vida activo y realizar ejercicio, evitando pasar muchas horas seguidas sentados.

"Es necesario desconectar por completo y lograr que, al dormir, el cuerpo alcance un descanso total: solamente así nuestro cuerpo y nuestro cerebro descansan y el organismo se recupera de las presiones diarias. El descanso nocturno hay que tomárselo muy en serio, ya que del mismo depende la calidad de vida", aseguran los expertos de Tempur Sealy.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin