Empresas y finanzas

Los fondos españoles para 'startups' tienen mil millones de euros

  • Seaya, Kibo o Ysios, algunas de las últimas gestoras en lanzar programas de inversión
Imagen: iStock

En plena pandemia mundial, el sector del venture capital español se encuentra en uno de sus mejores momentos y hace gala de la fortaleza del ecosistema de startups y emprendedores españoles. Prueba de ello es que, en lo que va de año, un buen número de gestoras nacionales han captado recursos -o se encuentran en proceso de ello- por valor de unos 1.000 millones de euros. Una cantidad impensable hace algunos años, cuando la inversión en venture capital era algo muy poco común y apenas había fondos nacionales especializados en este tipo de compañías.

Uno de los mejores ejemplos de ello llegó la semana pasada de la mano de Kibo Ventures, que ha conseguido realizar el primer cierre -condición necesaria para empezar a invertir- de su tercer fondo levantando más de la mitad del objetivo estimado en 100 millones de euros y para el que tienen un plazo aproximado de 12 meses más. Este vehículo invertirá con 'tickets' de entre 1 y 3 millones de euros, con hasta un máximo de 10 millones por compañía. Su foco está puesto en big data, inteligencia artificial, movilidad, logística, fintech, sanidad y educación digital.

Una captación de recursos que ha llegado en un momento de gran incertidumbre por la pandemia. Sin embargo, Aquilino Peña, cofundador y managing partner de Kibo, es muy optimista con su sector. "Nuestro portfolio está lleno y funcionando. Lo que nosotros hacemos, compañías digitales en 'series A', con cierto desarrollo y un enfoque muy global, está funcionando muy bien", asegura a elEconomista. El fondo invertirá en aproximadamente 20 compañías y aunque aún no han "disparado", reconoce que "están deseando empezar a invertir" y ya tienen en el objetivo muchas startups.

También esta semana, la gestora española Seaya Ventures ha lanzado su tercer fondo con un primer cierre de 85 millones y un tamaño objetivo de 125 millones de euros. Esta compañía ha respaldado a conocidas startups como Glovo o Cabify, entre otras. Estará abierto a nuevos inversores durante los próximos meses y su objetivo es tomar participaciones en las empresas tecnológicas de mayor potencial basadas en el sur de Europa. El fondo, capitaneado por Beatriz González, toma participaciones significativas en las compañías, para ser el inversor de referencia para los fundadores y dar apoyo continuado.

Adara, hizo lo propio el año pasado levantando su tercer fondo de venture con 65 millones de euros para invertir en deep tech. Son solo algunos ejemplos que ilustran el momento que vive el sector y al que también se unen los bancos. Por ejemplo, Santander, que lanzó a principios de septiembre un fondo de venture capital con 334 millones para invertir en fintech.

Pero, ¿qué hay detrás de tantos lanzamientos y más en un momento como el actual? A juicio del fundador de Kibo y actual presidente de Ascri, confluyen dos factores. Por un lado, uno meramente cronológico ya que "muchos de los fondos españoles somos del 2012-13 y del 2015-16 y coinciden cada cuatro años los lanzamientos", explica Aquilino Peña. "En eso, en España hemos tenido mala suerte, hay mucha confluencia, por ejemplo el año pasado muchos fondos estaban secos y ahora se están cerrando muchos", añade. Sin embargo, reconoce que el tema cronológico no es la única causa detrás del auge que está viviendo el venture en los últimos tiempos. "Hay interés por la categoría por parte de los inversores. Todavía está lejos de otras categorías y del nivel de otros países, pero hay interés", reconoce Peña.

Año a año, el venture capital está dando un salto de madurez en España con cifras que comienzan a ser muy relevantes y todo parece indicar que 2020/2021 puede cerrar con cifras récord. "Van a ser años excelentes para invertir, las compañías que destaquen en estos años van a ser compañías que realmente tengan un producto muy potente y un equipo con una ambición, energía y poderío total", asevera el fundador de Kibo.

Colaboración público-privada

Peña reconoce confiar en la colaboración pública privada ya que es la base sobre la que nació el venture en EEUU o Israel, cunas del sector. El presidente de Ascri, explica a elEconomista que defiende un modelo basado en inversiones en capital. Por otro lado, el punto débil del sector siguen siendo los grandes patrimonios, los inversores institucionales.

Aunque es evidente que está creciendo mucho el interés por los fondos venture, "todavía hace falta que los grandes patrimonios, institucionales dediquen porcentajes mas altos a venture capital", reconoce Peña que es optimista y considera que eso va a pasar cuando los fondos den retornos importantes, algo que va en la buena dirección.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin