Empresas y finanzas

EEUU sopesa restringir el uso de las plataformas de pago chinas Alipay y WeChat Pay

Nueva York

Tras su asalto a TikTok, propiedad de ByteDance, y WeChat, el servicio de mensajería de Tencent, la Administración del presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, quiere ir más allá y pone sus miras en dos servicios de pago en China. Según adelantó Bloomberg, sus funcionarios plantean restringir el uso de Alipay, parte de Ant Group, y WeChat Pay, propiedad de Tencent, alegando que ambas plataformas digitales suponen un riesgo para la seguridad nacional del país.

Si se continúa adelante con este proceso, el impacto más inmediato recaería sobre Ant Group, que planea cotizar simultáneamente en Shanghai y Hong Kong, en una salida a bolsa que muchos ya perfilan que se convertirá en la oferta pública de venta (OPV) más grande del mundo, con una recaudación aproximada de 35.000 millones de dólares. La compañía de Jack Ma, el fundador de Alibaba, apunta a una valoración de 250.000 millones de dólares, lo que la convertiría en una de las firmas financieras más valiosas del mundo adelantando incluso a Bank of America.

Los funcionarios estadounidenses se han mostrado preocupados por la creciente popularidad de Alipay y WeChat Pay a nivel internacional, que brinda a China un acceso sin precedentes a datos bancarios que, en última instancia, también podrían incluir información personal sobre cientos de millones de estadounidenses.

En un primer momento, la incursión de Alipay en el mercado estadounidense se limitó a los lugares más transitados por los consumidores chinos, como tiendas de lujo en Nueva York. No obstante, el año pasado, la plataforma de pagos logró acuerdos con múltiples minoristas patrios, como la cadena de farmacias Walgreens, exponiendo su servicio a millones de consumidores estadounidenses.

Paralelamente, en noviembre, Visa y Mastercard anunciaron acuerdos que permiten agregar sus tarjetas a las carteras de WeChat Pay y Alipay, lo que facilita a los titulares de tarjetas extranjeras comprar en China, donde las aplicaciones ya dominan todas las formas de comercio electrónico y convencional.

Cabe recordar como la administración Trump ya ha tomado medidas para prohibir WeChat y TikTok en EEUU. ByteDance, la matriz de la popular aplicación de vídeo, alcanzó un acuerdo con Oracle y Walmart para formar una nueva compañía, TikTok Global, con sede en EEUU, para permitir que sus servicios continúen operando con normalidad. No obstante, tanto el gobierno de EEUU como el de China deben ofrecer todavía su veredicto final a esta operación.

Mientras tanto, las prohibiciones para descargar ambas aplicaciones en las plataformas estadounidenses activadas por el Departamento de Comercio de EEUU fueron bloqueadas por varios jueces federales. El próximo 4 de noviembre hay una audiencia programada para que un magistrado decida si permite o no que la Administración Trump prohíba las transacciones con TikTok.

Trump también agregó al gigante chino de telecomunicaciones Huawei a la lista negra del Departamento de Comercio a mediados de 2019 alegando también preocupaciones de seguridad nacional y prohibió a las empresas estadounidenses operar con esta compañía en mayo. Por su parte, el pasado agosto, el secretario de Estado, Mike Pompeo, anunció su iniciativa, "Red limpia", que busca tomar medidas enérgicas contra las aplicaciones y servicios chinos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.