Empresas y finanzas

Menos del 1% de las constructoras certifica su huella de carbono

  • Los edificios consumen el 40% de los recursos y generan el 40% de los residuos
  • La industrialización y la digitalización serán claves para que el sector avance hacia la sostenibilidad
Foto: Archivo

El sector de la construcción tiene un peso muy relevante en el total de las emisiones de efecto invernadero. De hecho, la actividad de construcción es el mayor consumidor de recursos naturales, sin embargo, menos del 1% de las empresas de esta industria miden su huella de carbono.

Así se extrae del informe elaborado por ACR, que apunta que solo 50 empresas habían incluido hasta el pasado mes de abril su huella de carbono en el Registro Voluntario del Ministerio para la Transición Ecológica, y el Reto Demográfico, en el que figuran casi 1.100 organizaciones de todos los sectores de la economía.

Si se analiza el alcance de la certificación, únicamente 10 constructoras obtienen el Alcance 1+2 y 3. Esto es, miden sus emisiones directas (Alcance 1), las indirectas asociadas a la generación de electricidad (Alcance 2) y otras emisiones indirectas, incluyendo materias primas y actividades realizadas por subcontratas (Alcance 3).

Entre estas firmas destacan Sacyr, Grupo OHLy Becsa, que además obtienen el sello de "Calculo" y "Reduzco", mientras que solo una de estas diez, Vías y Construcciones, logra el sello de "calculo" y "Compenso".

Construcciones ACR es otra de las compañías que forma parte de esta lista al certificar su huella de carbono, convirtiéndose además en la primera constructora centrada en edificación de su segmento con Alcance 3.

Cambiar los procesos

"Aunque se han realizado muchos avances en los últimos años, el proceso de construcción sigue siendo altamente artesanal e ineficiente", explica Guillermo Jiménez Michavila, director General de Construcciones ACR, que apunta que la lucha contra el cambio climático "es uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos como sociedad y el sector de la construcción no puede mantenerse al margen".

En la Unión Europea, los edificios consumen el 40% de los materiales, el 40% de la energía primaria y generan el 40% de los residuos. En el caso concreto de España los resultados son similares, ya que la construcción de edificios supone en torno al 41% del consumo de recursos naturales y entre el 30 - 40% de los residuos sólidos generados, según los últimos datos disponibles. Con estas cifras, es imprescindible que el sector de la construcción y, más concretamente el de la edificación, se plantee estrategias para mitigar el impacto ambiental de su actividad.

"Tradicionalmente, los esfuerzos se han centrado en siempre en reducir el impacto ambiental de los edificios y no tanto en el propio proceso de construcción".

La reducción de la Huella de Carbono es una vía a penas explorada por este sector, ya que tradicionalmente, los esfuerzos se han centrado en siempre en definir políticas enfocadas a reducir el impacto ambiental de los edificios, centrándose en el uso del inmueble y no tanto en el propio proceso de construcción.

Según explica el informe de ACR, "en este ámbito, ya se han desarrollado estándares y normativas que regulan la obtención de edificios de Consumo Casi Nulo, en los que la demanda energética sea lo más pequeña posible y el bajo consumo asociado esté suministrado mediante energías renovables".

Pero lo cierto es que todavía queda mucho por hacer, y tal y como señala Jiménez, "tras una situación como la que hemos sufrido recientemente y con el cambio que se puede producir en el sector, tenemos que aprovecharlo para dar un impulso a iniciativas que vayan enfocadas a mejorar la sostenibilidad de nuestra industria".

"Para nosotros la sostenibilidad es uno de los ejes fundamentales de la compañía, que está seriamente comprometida con ella en todas sus vertientes, también en el ámbito medioambiental, por lo que ha emprendido un camino sin retorno para disminuir el impacto de su actividad sobre el planeta y nuestro objetivo es trabajar para en los próximos años además de calcular la huella de carbono podamos reducir emisiones y compensar", asegura el director General de ACR.

En el mercado actual existen ya metodologías y tecnologías que, correctamente adaptadas al sector, pueden ayudar a la consecución de todos estos objetivos. La incorporación de metodologías y análisis de ciclo de vida que permitan una economía circular, la industrialización o prefabricación de procesos y sistemas, el diseño de nuevos materiales o la incorporación de sensores que permitan la captación de datos en tiempo real y, por tanto, el análisis y detección de puntos críticos. "Todo ello, sin lugar a duda, permitirá conocer los procesos, optimizarlos y reducir el impacto de las actividades de construcción", según indica el informe de ACR.

Procesos colaborativos

"Nosotros nos hemos apoyado en las palancas de la innovación, y también en la digitalización, y estamos trabajando mucho en la implementación de la metodología Lean", que sirve para planificar las obras y coordinar a todos los proveedores de forma que se controla mejor el consumo de materiales y los tiempos de ejecución.

"Por otro lado, estamos muy involucrados con los procesos colaborativos, que nos llevan a diferenciarnos del proceso tradicional con el que se trabaja en la construcción", explica Jiménez. Hasta ahora, lo normal es que cada actor involucrado en una obra (promotor, arquitecto, constructor, proveedores, etc) entre en el proyecto en una fase concreta y realice su trabajo. "Hay que cambiar todo esto por un proceso más colaborativo en el que desde la fase inicial del proyecto trabajan de la mano el promotor, el diseñador, el contratista y los proveedores para diseñar de manera mas eficiente, no solo el el edificio, también todos los procesos constructivos que nos permitan mejorar y optimizar los plazos y mejorar el resultados para todos", detalla el directivo, que está convencido de "que los procesos colaborativos serán una herramienta fundamental en los próximos años para mejorar la eficiencia del sector".

Otra de las palancas en la que está avanzando ACR es en la de la industrialización. "Este es otro de los elementos que van a transformar en los próximos años el sector de la construcción y de la edificación en España", asegura Jiménez. "Todavía queda mucho por andar en ese terreno y aunque hay otros países que nos llevan ventaja, estamos detectando mucho interés por parte de los promotores para empezar a desarrollar proyectos con esta metodología, pero hay que romper el paradigma del método tradicional y empezar a diseñar los proyectos para que puedan ser construidos bajo la fórmula de industrialización".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin