Empresas y finanzas

Uno de cada tres empleados en España podría teletrabajar, según un informe de CaixaBank

Un 32,6% del total de los empleados en España, es decir, uno de cada tres, podría trabajar desde casa, según un informe de CaixaBank Research, que sostiene que desde que se empezaron a implantar medidas de confinamiento el país se ha situado "muy cerca" de ese potencial máximo, en torno a un 30%.

El informe del servicio de estudios de Caixabank titulado "La covid-19 da un empujón al teletrabajo", sostiene que este 32,6 % es el porcentaje de empleados que "podría potencialmente" llevar a cabo su trabajo en remoto y apunta que en 2019 solo un 8,3 % de los ocupados en España tenían la posibilidad de trabajar desde su domicilio, ya fuera habitualmente o de forma ocasional.

Actualmente, España se sitúa claramente por debajo de la media en términos de teletrabajo, con ese 8,3 %, frente a la media de la UE del 16,1 %, y muy lejos de economías líderes en teletrabajo en la eurozona, como los Países Bajos (37,1 %) y Luxemburgo (33,1 %).

El estudio recurre a una metodología elaborada por dos investigadores de la Universidad de Chicago (Jonathan I. Dingel y Brent Neiman) sobre el potencial de teletrabajo de cada profesión, que estimaba que un 37 % de los empleados de EEUU podrían teletrabajar, y la aplica a los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

El resultado es que, "en general, el potencial de trabajar desde el domicilio es algo superior para las mujeres -aunque no detalla exactamente en cuántos puntos más que los hombres- y que aumenta con la edad y el nivel educativo".

Es decir, que las personas con grados universitarios y superiores tienen un 51 % de potencial de hacer teletrabajo, mientras que ese porcentaje se reduce hasta el 11 % en el caso de quienes solo tienen estudios inferiores al bachillerato.

El informe sostiene que el potencial promedio del teletrabajo en la eurozona, entendida como la antigua UE, con 28 países, es del 37,7 %, algo mayor que el de España, por la "elevada capacidad de países muy avanzados respecto al trabajo en remoto", como Luxemburgo, con un potencial del 53,4 %; Suecia, con un 44,2 %, o Reino Unido, con un 43,5 %.

Las diferencias entre los países se explican por la disparidad en las composición sectorial de sus economías, de forma que "las economías con mayor peso de servicios de valor añadido, como la información, las comunicaciones o los servicios financieros, presentan un mayor potencial de teletrabajo que los países donde prevalecen sectores como la construcción o el comercio minorista", recuerda el informe.

En esta línea, el estudio relaciona el potencial para el teletrabajo con el posible impacto económico de la pandemia, y cruzando previsiones económicas hechas en octubre de 2019 con otras de abril de 2020 concluye que "los países con una alta capacidad para el teletrabajo parecen ser los que se verán menos afectados por el shock del coronavirus".

Y es que, aunque las consecuencias económicas del "shock" "dependerán de muchas variables", reconoce el informe, "el potencial de los trabajadores para llevar a cabo sus tareas desde casa es un mecanismo importante para mitigar los efectos del confinamiento".

Por otra parte, CaixaBank Research menciona dos estudios recientes, uno de la Comunidad Valenciana y otro de Eurofound, que calculaban en un 30 % los empleados que han estado trabajando en remoto y desde sus domicilios desde que empezaron a implementarse las medidas de confinamiento, y apunta que ese porcentaje es una cifra "muy cercana" al potencial estimado de teletrabajo para España.

Después de la crisis del coronavirus es muy probable que las empresas redoblen su apuesta por la transformación digital, lo que podría facilitar que el teletrabajo continúe creciendo

El estudio también relaciona el potencial de hacer teletrabajo en cada sector con el impacto económico derivado de la pandemia, y concluye que "los sectores que más sufrieron el impacto económico de la covid-19 en las últimas semanas de marzo se caracterizan por un menor potencial de teletrabajo", como las actividades artísticas o recreativas, así como el comercio minorista, la hostelería y el transporte.

En cambio, actividades como las telecomunicaciones o las actividades financieras "tienen un mayor potencial de teletrabajo y han conseguido mantener un mayor grado de actividad", añade.

"El teletrabajo se ha revelado como una pieza fundamental de la actividad económica, dada la situación que vivimos. Aquellas empresas que consigan implantarlo satisfactoriamente podrán sostener su capacidad productiva de manera más sólida", concluye. Y añade que en otros casos existe el potencial de teletrabajar, pero "hace falta invertir en el capital digital necesario", así como en el capital humano.

El informe sostiene, en esta línea, que "después de la crisis del coronavirus es muy probable que las empresas redoblen su apuesta por la transformación digital, lo que podría facilitar que el teletrabajo continúe creciendo".

comentariosforum7WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 7

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Nicaso
A Favor
En Contra

Estudios y estudios para llevarse el gato al agua. Al teletrabajo se apuntan los interesados que más bien lo hacen por comodidad, si fuera más penoso no se apuntaría ni el gato.

En cuanto a actividades como las telecomunicaciones o las actividades financieras que aquí mencionan en teletrabajo se pueden hacer algunas cosas y otras no. Por otro lado, las empresas tienen que seleccionar meticulosamente que se puede y no se puede hacer para evitar que ninguna información confidencial termine en manos de terceros. Salvo concesiones a la galería a ninguna empresa le interesa el teletrabajo más allá de una colaboración casual. Déjense de adorar a becerros de oro que Dios les va a castigar.

Puntuación 0
#1
Julandrones
A Favor
En Contra

Ahora se han dado cuenta.....que con el teletrabajo ahorran en metros cuadrados de oficina, con el subsiguiente ahorro en electricidad, agua, papel de wáter etc...etc........e incluso se han dado cuenta de que a distancia pueden exigir mas...e incluso despedir a distancia....

Puntuación 2
#2
Juan
A Favor
En Contra

A nicaso, eso, nicaso. El teletrabajo ha venido para quedarse. Bueno, ya estaba aquí, pero no avanzaba porque los jefecillos intermedios de las empresas no lo potenciaban, porque si lo potenciaban su inutilidad quedaba muy a la vista en muchos casos. Ahora de la necesidad por la pandemia se ha hecho virtud. Conozco gente que lleva meses trabajando desde casa haciendo reuniones y videoconferencias constantemente y produciendo mas que presencialmente.

Puntuación 0
#3
Nicaso
A Favor
En Contra

Claro que si, claro que si Juan. el teletrabajo lo conozco yo desde hace dos lustros por lo menos y sirve para eso que dices tu hacer reuniones y videoconferencias constantemente pero de trabajo trabajo nada positivo. Se decía, y con razón, que los principales enemigos de los teletrabajadores eran sus compañeros de trabajo porque al final eran a los que le que le caían encima parte de los trabajos de los telecurrantes.

La dichosa pandemia ha dejado claro que nos quieren meter por el culo de una aguja con el teletrabajo y con la retirada del pago en metálico, bajo supuestas bondades de difícil demostración. Con lo primero es una manera fácil de no hacer casi nada y lo segundo una manera de coaccionar tu libertad económica, porque ni va a desaparecer el dinero negro ni el tráfico de capitales pero si el de tu cuenta corriente si no te espabilas.

No le hagas caso a Nicaso y cuando te ocurra me los cuentas.

Suerte amigo.

Puntuación 7
#4
Hurl
A Favor
En Contra

El teletrabajo perpetuo es muy frio y aislante.

Hasta ahora ha sido facil porque la mayoria conoce a sus compañeros y su forma de actuar de cuando se estaba en la oficina. Pero la llegada de nuevas personas es mas complicada de integrar si todos estan en su casa.

Por supuesto que tiene cosas buenas, a parte de la evidente no perdida de tiempo en desplazamiento, como menos interrupciones (si no hay peques en casa), mejor conciliacion, etc... Pero tambien hay riesgo de menos visibilidad y en empresas donde la imaginacion es importante (publicidad, marketing...) el desarrollo aislado es mas dificil.

Al final lo mejor sera tener un poco de todo, con dias en teletrabajo y otros en la oficina. Eso para quien pueda, claro.

Puntuación 3
#5
Juan
A Favor
En Contra

Será necesario una regulación en profundidad del teletrabajo.

La empresa tendrá que facilitar el equipo informático, la impresora-escaner, tinta, conexión a internet, móvil y linea, pago de la electricidad que consuman los equipos y la carga del móvil.

Además de cumplir con el horario establecido fichando en el ordenador al abrir y cerrar sesión y con respecto al teléfono corporativo, con el registro de llamadas según hora y día.

Para evitar horas "extras" y controlar la desconesión.

Puntuación -4
#6
A Favor
En Contra

¡ Uno de cada tres empleados pueden teletrabajar en España ! ¿ Pero qué información tiene esta gente sobre la situación laboral ? ¿ Cuántos millones trabajan de camareros en los más de tres millones de establecimientos de hostelería, de kellys en los hoteles, de empleados del hogar , y de repartidores ? ¿ Es que pueden realizar su tarea desde su casa ? Y ya no digo nada de los taxistas, conductores de autobús, servicio de limpieza , empleados de comercio y obreros de la construcción. Pedir la transformación digital para estos profesionales, muchos de ellos con grado universitario, es una tarea más ardua que atar una mosca por el rabo.

Déjense de exprimir tanto la imaginación, calenturienta por lo demás , y consideren , haciendo causa común con los profesionales antes mencionados , que nunca han trabajado tanto, con tanta angustia, con tanta ansiedad, con el corazón en un puño y la lengua de fuera, y con menos rendimiento económico . Y con el terror añadido en el cuerpo y en el alma a que el próximo lunes les espere la carta de despido. ¡ Vaya vida ! ¿ Y todo esto saben por qué es ? Pues es lo que tenían que tener bien presente : por la falta absoluta de viviendas para ellos , viéndose obligados a compartir piso o habitación con terceros , incapaces de hacer frente a los altísimos alquileres privados por la falta de competencia de vivienda pública . Vivienda pública cuya construcción por millones traería consigo el resurgir de la industria y el comercio ahora colapsados en beneficio de los bazares orientales.

Puntuación 1
#7