Empresas y finanzas

La gran distribución augura caídas en el consumo no alimentario de hasta el 50% por el coronavirus

  • Anged prevé que el año concluya con una caída en el consumo del 10%
  • En términos de empleo, 100.000 trabajadores del sector se ven afectados por los Ertes
  • Proponen medidas de mejora de la liquidez y de flexibilidad laboral
La gran distribución afronta uno de los momentos más complicados de su historia.

La Asociación Nacional de Grandes Superficies (Anged) augura un desplome sin precedentes en el consumo no alimentario en España. El director general de la patronal de la gran distribución, Javier Millán-Astray, ha desvelado que "los datos de China revelan un descenso sin precedente de entorno al 40-50%". "En España vamos a perder en estos meses del coronavirus más ventas que todo lo que se perdió durante la última crisis (30-35%), en apenas unos meses vamos a ver un desplome del 40-50% en el consumo no alimentario. Este es el panorama que nos vamos a encontrar cuando vuelvan a abrir los establecimientos, pero confiamos en que esta cifra vaya mejorando en los próximos meses. En los próximos seis meses se podría empezar a hablar de una recuperación en unos términos más sensibles", añade.

Los expertos de Anged apuntan también que los datos que tienen hasta la fecha muestran un crecimiento en la facturación de las empresas de alimentación del 25%, que choca con el 70% de caída en las de textil y del 50% en las empresas que se dedican a productos de alta tecnología. "Con estos valores, en las mejores previsiones (que se pudiera recuperar la actividad en un mes o mes y medio) podríamos cerrar el año con una caída en el consumo del 10%", explican. En números, esto supondría una caída en la facturación de 25.000 millones de euros.

En términos de empleo, su previsión es que los Ertes del sector afecten a unas 100.000 trabajadores. "Los empleos que se puedan perder dependerá del diálogo social de las empresas con los trabajadores, de los ajustes que se puedan realizar y de la flexibilidad con la que se realicen", argumenta Millán-Astray. Por su parte, el presidente de Anged, Alfonso Merry del Val, señaló que "tenemos que defender por encima de todo el empleo y todas nuestras empresas lo están haciendo, pero no sólo el de hoy, también el de dentro de tres y seis meses. El impacto que podamos tener en el sector comercial se deriva también en la industria y en los proveedores, por eso es muy importante mantener vivo el comercio y el consumo".

Liquidez y flexibilidad, prioridades

"El primer problema que van a enfrentar las empresas es la liquidez, tienen que atender una cantidad de pagos con ingresos cero: salarios, pagos al Estado, suministros básicos de electricidad.... Es muy difícil, desde el punto de vista de liquidez, que las empresas puedan sobrevivir", continúa el presidente de Anged. Por eso, desde la asociación de la gran distribución piden "ampliar las líneas de financiación del ICO, porque se ha quedado pequeña".

Además, el director general de Anged apuntó a que España debería hacer "como otros países europeos y dar una suspensión o moratoria de las obligaciones fiscales de las empresas, aliviando la situación de urgencia de tesorería y también a nivel de comunidades autónomas". Anged también ha revelado que hoy mismo ha presentado sus propuestas al Gobierno.  

El segundo gran eje de las medidas se ha centrado en la flexibilidad en el mercado laboral. "Si el objetivo es salvar los puestos de trabajo, lo primero que hay que hacer es salvar a las empresas. Por eso es clave el diálogo social, ahí es donde las patronales (CEOE y Cepyme) van a tener que dar la talla con los sindicatos para llegar a un acuerdo para esos ajustes, que inevitablemente hay que hacer", argumenta Millán-Astray. 

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint