Empresas y finanzas

Las empresas aceiteras se marchan a África para poder vender en EEUU

El arancel del 25% impuesto por el Gobierno de Donald Trump al aceite español ha obligado a las empresas a sustituir el producto español por otro del norte de África para poder seguir vendiendo a Estados Unidos. "Para poder seguir en el mercado norteamericano la única opción posible pasa por importar el producto de otros países, como Marruecos o Túnez, para envasarlo después aquí o marcharse directamente y envasar allí", aseguran fuentes de Asoliva, la Asociación Española de la Industria y el Comercio Exportador del Aceite de Oliva .

Las mismas fuentes critican que España no ha sabido defender sus intereses, al igual que han hecho otros países, como Italia o Portugal, que no tienen arancel, y no ocultan su preocupación por la magnitud del problema. "Estados Unidos era el segundo mercado hasta ahora para el aceite español, pero en las actuales condiciones es absolutamente imposible seguir vendiéndolo; nos han expulsado del mercado y las empresas tenemos que buscar alternativas para poder salir adelante", dicen.

El envasado en otras zonas productoras, tanto en el norte de África, como en otros países como Portugal, Turquía o Siria, irá en cualquier caso más lento porque requiere llegar a acuerdos con envasadores locales o llevar a cabo inversiones en infraestructuras propias.

Otro golpe al campo

En Asoliva admiten que, aunque las empresas puedan buscar otras vías de ingresos, el problema lo van a tener los agricultores. Y no es pequeño, porque todo apunta a que si la situación se mantiene se pueden perder en total 160.000 toneladas, lo que equivale a más del 10% de toda producción española y recrudece aún más la crisis que atraviesa el campo. Para los agricultores, el cierre del mercado norteamericano se agrava, además, por el hecho de que el consumo a nivel nacional está cayendo y la producción aumenta, por lo que si no se encuentran nuevas salidas, la repercusión sobre los precios puede aumentar.

El director general de Asoliva, Rafael Pico, detalla que "España está exportando actualmente unas 120.000 toneladas de forma directa a Estados Unidos, y aunque la mitad no paga arancel porque es a granel, estamos vendiendo unas 85.000 toneladas más de aceite nacional con marca italiana y otras 15.000 toneladas de distribuidores de Reino Unido, Bélgica o Alemania" .

España es el primer país productor mundial de aceite de oliva, con una producción media anual de 1,3 millones de toneladas, aunque en las últimas campañas se ha llegado a alcanzar un récord de 1,8 millones de toneladas. Con más de 300 millones de olivos cubriendo más de 2 millones de hectáreas, su superficie cultivada representa más del 25% de la superficie olivarera mundial. España es también el primer país exportador mundial, con una media anual en los últimos cinco años de unas 850.000 toneladas vendidas en los mercados internacionales.

Un líder mundial

Italia es el principal mercado del aceite de oliva español, seguido de Estados Unidos, Portugal, Reino Unido, Japón y Francia. Según los datos de Asoliva, hay casos especialmente llamativos, porque de las 110.000 toneladas que está exportando actualmente Italia casi el 70% se vende con aceite español.

"España aún exporta un gran porcentaje de su aceite a granel. No obstante, las exportaciones de envasado han incrementado su relevancia de forma espectacular, habiéndose triplicado en los últimos cinco años y continuando su tendencia al alza", aseguran en Asoliva.

La producción de aceite de oliva en España se distribuye a nivel regional entre Andalucía, que acapara el 80% del total de la producción; Castilla-La Mancha, que suma otro 8%, Extremadura, con el 5%, Cataluña con el 3% y el resto, con otro 4%.

Los aranceles impuestos por el Gobierno de Donald Trump a los productos agroalimentarios europeos no solo están hundiendo las exportaciones aceite nacional a EEUU, sino también de vino francés y español, de acuerdo con los datos del Observatorio Español del Mercado del vino (OEMV). Tras varios meses de crecimiento, Francia registró en noviembre -el primer mes tras la entrada del arancel que grava el producto con una tasa del 25%- una caída en valor del 37,8% en noviembre y del 37,5% en diciembre. En el caso español, en términos de valor hubo igualmente descensos del 11,7% y del 11,5%, respectivamente, en noviembre y diciembre.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin