Empresas y finanzas

Deoleo pacta con los Salazar recuperar 8 de los 220 millones desviados: recuperar el resto era una posibilidad "remota"

  • Los Salazar pagarán 8.400 euros para eludir la vía penal
  • Los antiguos gestores se han declarado insolventes
Ignacio Silva, presidente de Deoleo

Deoleo ha sellado con los hermanos Jesús y Jaime Salazar, antiguos gestores de la compañía, un pacto para evitar ir a juicio en la Audiencia Nacional por el desvío de 220 millones de euros en 2008, por el que ingresará entre 8 y 12 millones de euros en total, asegurando que la posibilidad de cobrar el resto era "remota". El acuerdo era una condición imprescindible para poder pactar la refinanciación de la deuda acordada con los acreedores. Las acciones de la compañía cerraron el viernes con una caída del 22,71% hasta los 0,032 euros por título.

La empresa ha emitido un comunicado en el que asegura que "se han completado una serie de acuerdos alcanzados con la totalidad de las personas y entidades que eran parte de los diversos pleitos penales y civiles, en virtud de los cuales Deoleo se asegura el cobro efectivo de unas cantidades por un importe neto estimado de entre 8 y 12 millones de euros, en función del valor de realización último de algunos activos que serán transmitidos en pago a la sociedad".

Vía penal

Respecto a la vía penal, y según el pacto alcanzado con la Fiscalía, Jesús Salazar Bello ha aceptado, de momento, 21 meses de prisión y 5.100 euros de multa por delito societario, apropiación indebida, abuso de mercado, estafa e insolvencia punible, y su hermano Jaime acata 10 meses y medio de cárcel más una sanción de 3.300 euros por delito societario, apropiación indebida y abuso de mercado. Gracias a este pacto, ninguno de los dos hermanos tendrá que ingresar así en prisión. Uno de los cargos que desaparecen respecto a la querella original es el de blanqueo de capitales. 

La compañía ha comunicado a la CNMV que "la revisión de tales procedimientos judiciales ha puesto de manifiesto, de una parte, la realidad de unas expectativas de cobro remotas, dada la práctica insolvencia de los antiguos administradores de la Sociedad y las grandes dificultades de cobro derivadas de la existencia de múltiples procedimientos concursales, tanto de los propios querellados como de las sociedades propiedad o controladas por éstos, que dificultarían enormemente la recuperación efectiva de los importes reclamados judicialmente a través de una sentencia condenatoria".

Y todo ello, según admite la empresa, "con un elevado coste, económico y en tiempo, en los múltiples procedimientos; y, de otra, la exigencia de las entidades acreedoras con las que se está negociando la reestructuración financiera de la Sociedad, en el sentido de concluir esta situación de forma que se eliminen todas las posibles contingencias por reclamaciones, y las incertidumbres asociadas a las mismas".

Un caso que cumple once años

El próximo día 30 de abril se cumplen precisamente once años desde que el consejo de administración de la antigua SOS Cuétara, la actual Deoleo. acordara la destitución de ambos tras descubrir los hechos. En ese momento, Jesús Salazar, presidente y consejero delegado de la compañía en ese momento, era el primer accionista con una participación del 17,68% y su hermano Jaime, vicepresidente primero y también consejero delegado, era dueño de otro 10,54%.

Tras la presentación de una querella contra ellos por parte de la compañía en la Audiencia y después de siete años de instrucción, el 27 de septiembre de 2016 el entonces titular del juzgado número 4, Fernando Andreu, acordó en un auto la apertura de juicio oral, sentando a ambos en el banquillo junto a otra serie de directivos, a pesar de que un informe de la Agencia Tributaría negaba la existencia de delito alguno.

El juez había solicitado en 2015 el embargo de cuentas y activos financieros encontrados en Suiza en poder de los dos hermanos Salazar tras un primer embargo de cuentas, mansiones y coches de lujo para cubrir una fianza de responsabilidad civil por importe de 360 millones.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.