Empresas y finanzas

KKR, Pai y Carlyle se interesan por el negocio de herbicidas de Bridgepoint

  • HSBC y Uría Menéndez ultiman los flecos de esta transacción, valorada en 800 millones
  • Fuentes financieras señalan a otras firmas como CVC, Blackstone, Permira, Cinven y Eurazeo entre los interesados
Rovensa es la nueva marca de la antigua Sapec Agro Business. Foto: eE

Bridgepoint comienza a perfilar el proceso de venta de su negocio de herbicidas y pesticidas, Rovensa (la antigua Sapec Agro), que arrancará las próximas semanas. Un buen número de fondos, entre los que destacan KKR, Pai Partners y Carlyle, se están acercando a diferentes asesores con el objetivo de participar en esta subasta, que todo apunta a que será una de las transacciones más competidas del año. Fuentes financieras valoran la firma en una horquilla de precios de entre 700 y 800 millones de euros.

Por el momento, los asesores de la operación (HSBC y Uría Menéndez) están acabando de diseñar el proceso, que se desarrollará a lo largo de este año 2020. Las mismas fuentes consultadas señalan a Permira, CVC, Blackstone, Cinven, Eurazeo o Partners como otros posibles interesados en hacerse con esta compañía. No obstante, no se descarta que algún competidor industrial pueda hacerse con este activo.

La antigua Sapec Agro Business es una de las participadas más jóvenes de Bridgepoint, que entró en su accionariado a principios del año 2017 con el desembolso de 456 millones de euros. De hecho, la intención de la gestora capitaneada en España por Hector Pérez era esperarse un par de años más para la desinversión, pero el apetito de las gestoras de capital privado ha hecho que tomaran la decisión de lanzar este proceso, según adelantó elEconomista. Desde la entrada de Bridgepoint, la compañía española ha crecido hasta convertirse en un grupo internacional de referencia que vende sus productos a más de 80 países. Cuenta con fábricas, centros de investigación y laboratorios en Brasil, Francia, España, Portugal e Irlanda.

Desarrollo internacional

El objetivo de la entrada de esta gestora en su accionariado era dotar a la compañía del pulmón financiero suficiente para acometer su ambicioso plan de expansión internacional y el desarrollo de nuevos productos en el campo del conocido como agrobusiness. En este sentido, en los dos últimos años la facturación del grupo ha crecido un 44,3%, de 237 millones en 2017 a 342 millones en 2019. La previsión para 2022 es de 500 millones de euros y un resultado bruto de explotación (ebitda) superior a 900 millones de euros.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin